El Parlamento británico se enroca y rechaza todas las alternativas al Brexit de May

El líder laborista, Jeremy Corbin, reclama elecciones generales

Control aduanero simulado por partidarios de la Unión Europea en la frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda.
Control aduanero simulado por partidarios de la Unión Europea en la frontera entre Irlanda del Norte y la República de Irlanda. AFP

Con el futuro de la relación entre Reino Unido y la Unión Europea todavía en el aire, a tan solo 11 días de la nueva fecha marcada a fuego, el Parlamento británico ha arrancado una nueva semana de votaciones y debates parlamentarios sobre las distintas opciones posibles, mientras la fractura del Gobierno se hace cada vez más visible y hace temer una rebelión interna que haga caer a Theresa May.

La Cámara de los Comunes trató este lunes sin éxito de buscar alternativas al acuerdo de salida negociado entre el Gobierno de Theresa May y la Comisión Europea, que ya ha sido derrotado en tres ocasiones, sin que los diputados hayan logrado ponerse de acuerdo en qué rumbo tomar y sin que se descarte una nueva votación, que sería la cuarta ya. Todo ello, con la mirada puesta en el Consejo Europeo convocado para el próximo 10 de abril en el que la premier tendrá, de nuevo, que retratarse.

Los diputados han rechazado una a una las cuatro enmiendas no vinculantes que se han votado, de un total de ocho presentadas. De nada ha servido que el líder laborista, Jeremy Corbin, pidiera a sus diputados que votaran a favor de la solución noruega, con la que buscaba respaldar un Brexit suave que dejara a Reino Unido dentro del mercado interior de la UE.

La denominada como solución Noruega + fue tomando fuerza conforme avanzaba la tarde gracias al apoyo de los laboristas, pero fue rechazada finalmente por 21 votos, con 282 votos en contra frente a 261 a favor.

La moción, bautizada como Common Market 2.0, se fija en la relación actual entre Noruega y la Unión Europea. Un propuesta que fue tumbada la semana anterior por 283 votos en contra frente a 188 a favor y que ayer contó con el respaldo de los laboristas. El partido de la oposición dio indicaciones a todos sus diputados para que apoyaran esta moción.

La propuesta busca que Reino Unido se incorpore a la Asociación Europea de Libre Comercio (EFTA) en la que ya están Noruega, Liechtenstein e Islandia. Con este mecanismo podría participar en el Espacio Económico Europeo (EEA), disfrutando de las ventajas del mercado único europeo, pero esquivando las políticas comunes en materia agrícola y de pesca.

Además, Reino Unido tendría que permanecer dentro de la unión aduanera, con la consiguiente aplicación de la salvaguarda irlandesa (backstop) durante el tiempo que se extendieran las negociaciones para la relación comercial futura entre Londres y Bruselas.

También se han rechazado las otras tres enmiendas, todas ellas no vinculantes; la más ajustada ha resultado la de un Brexit con garantías de una negociación sobre la futura relación aduanera con la UE que la semana pasada fue tumbada por solo seis votos; en este caso, el rechazo ha sido solo por tres votos (276 en contra frente a 273 a favor).

Las otras dos, fueron asimismo rechazadas. La propuesta de un nuevo referéndum de confirmación del acuerdo de Brexit alcanzado entre May y Bruselas fue tumbada por 12 votos. Y la denominada supremacía parlamentaria fue la más clara, con una mayoría en contra de 101 votos. En este caso se solicitaba que el Gobierno pidiera una extensión del artículo 50 si dos días antes de la salida, esto es, el 10 de abril, Reino Unido no ha aprobado el acuerdo. Si el día 11 no se ha aprobado una prórroga, el Ejecutivo tendrá que preguntar al Parlamento si aprueba un Brexit duro, y si la Cámara no lo aprueba, entonces el Ejecutivo tendrá que revocar el artículo 50 y anular el Brexit.

Entre tanto, el líder laborista, Jeremy Corbin, reclamó la convocatoria de elecciones generales. Tras conocer el resultado de las votaciones, el ministro para el Brexit, Stephen Barclay, aseguró que “la única opción es encontrar una manera que permita a Reino Unido salir con un acuerdo”.

Está previsto que el Ejecutivo de May se reúna este martes para decidir cómo proceder. La primera ministra, que se enfrenta a una guerra interna en su partido, tratará de impulsar la cuarta votación a su acuerdo de salida de la UE. Por lo pronto, nada más conocerse el resultado de la votación, el conservador Nick Boles -encargado de impulsar la enmienda Noruega Plus- presentó su dimisión, alegando que su partido no está dispuesto a comprometerse.

Normas