Calviño llama a incluir la perspectiva de género en las ciencias económicas

La ministra sostiene que indicadores como el PIB no tienen en cuenta externalidades positivas y negativas esenciales

La ministra de Economía, Nadia Calviño, en la inauguración de un foro organizado por la Fundación Ramón Areces y la OCDE.rn
La ministra de Economía, Nadia Calviño, en la inauguración de un foro organizado por la Fundación Ramón Areces y la OCDE. EP

De lo que no se habla, no existe. Y lo que no se mide, tampoco. La ministra de Economía, Nadia Calviño ha reivindicado este miércoles un enfoque más plural de las ciencias económicas, que integren la dimensión de género, así como otras disciplinas que han sido tradicionalmente relegadas de los análisis.

Tras detallar la buena marcha de la economía española, la ministra aprovechó su intervención durante la inauguración del foro Entender cómo funciona la economía y cómo hacerla trabajar en beneficio de todos, organizado por la Fundación Ramón Areces y la OCDE, para llamar a una mayor inclusión de la perspectiva de género en las ciencias económicas, una de las “disciplinas con mayor sesgo masculino, lo que condiciona lo que se estudia y lo que se observa”.

No es casual, prosiguió, que la “variable hegemónica” usada para medir la economía –el PIB–, ignore externalidades positivas y negativas muy importantes, como por ejemplo las actividades “no monetizadas” en términos de mercado, como son la economía doméstica y de los cuidados, mayoritariamente desempeñadas por mujeres. "Según este indicador, estas actividades no están contribuyendo en absoluto al progreso económico, algo que atenta contra el sentido común más básico", subrayó. 

 De las misma forma, la titular de la cartera de Economía insistió en la necesidad de que las investigaciones económicas, además de sostenerse en las matemáticos o en modelos cuantitativos, sean a su vez complementados por otras "ciencias un poco despreciadas", como la economía política, la sociología  incluso la psicología. "La economía de la salud o del bienestar son ámbitos esenciales para determinar la evolución social y sin embargo reciben mucha menos atención por parte de los investigadores", opinó. 

Una visión compartida por la directora de la OCDE y Sherpa para el G7 y G20, la mexicana Gabriela Ramos, quien destacó que el PIB per cápita -a pesar de ser un indicador comparativo muy importante- distorsiona la realidad que experimenta cada grupo social, al no capturar “indicadores cualitativos fundamentales” como la confianza -un elemento básico para la cohesión social-, la seguridad o las aspiraciones vitales y expectativas de futuro.

"Nuestras economías están ancladas en modelos simplistas que no funcionan. Tenemos que pensar como complementarlos para añadir dimensiones que mejoren los resultados", alentó. Por esa razón, Ramos explicó que la OCDE ha creado indicadores que integran más de 24 dimensiones para captar una imagen más certera de la realidad y llegar a diferentes grupos de la población.

La mexicana también llamó a revertir el paradigma económico y la forma de avanzar hacia el crecimiento inclusivo. "Siempre tenemos la idea de crecer primero y redistribuir después. Crecer primero, y limpiar después. Pero en esta senda de crecimiento bajo, lo importante es generar la idea de que se puede crecer de manera distinta. Hay que incorporar la equidad y la sostenibilidad ex ante y no ex post", concluyó.  

España crecerá bastante más que la eurozona este año

Antes de que el INE publique este viernes los datos definitivos del PIB, la ministra de Economía, Nadia Calviño, adelantó este jueves que España “creció significativamente más” que los principales países de la UE y la eurozona en 2018 y vaticinó que ese diferencial “se mantendrá o incluso ampliará en 2019”.

Calviño detalló que el Gobierno mantiene la previsión de que el PIB crecerá este año un 2,2%, en línea con el Banco de España y el resto de analistas. Una oportunidad, dijo, para emprender reformas y “sentar las bases de un crecimiento sostenible e inclusivo para los próximos 20 o 30 años”.

Aún así, llamó a no ser autocomplacientes y señaló la necesidad de corregir “desequilibrios importantes”, como el paro, la deuda y el déficit público, así como la desigualdad. “En los últimos 10 años, la desigualdad ha aumentado de forma sustancial en España y no hemos conseguido reducirla a pesar del intenso crecimiento desde 2014”, advirtió.

Normas