Buenas noticias en RSC

Casos como el de Paul Polman muestran que puede esperarse mucho de la movilización empresarial por el interés general

Sede de Unilever en Rotterdam.
Sede de Unilever en Rotterdam.

Hay desarrollos esperanzadores en RSC.

El ejemplo de Paul Polman. Paul Polman ha dirigido Unilever en la última década. The Economist lo califica como “uno de los más interesantes y distintivos CEO de grandes multinacionales”. The New York Times dice que “emergió como una de las más prominentes voces en el mundo corporativo, estimulando a las grandes empresas a reducir emisiones, abrazar la energía renovable, mejorar las condiciones de los trabajadores y generar productos más saludables”. El primer día de su gestión dejó de publicar informes de ganancias cuatrimestrales señalando que apostaba al largo plazo. Diseñó un plan de sostenibilidad para bajar a la mitad la huella ecológica del grupo para 2030 y mejorar la salud y el bienestar de 1.000 millones de personas para 2020. Le dio a toda la línea ejecutiva amplia libertad para hacer cambios que redujeran el uso de agua y las emisiones toxicas. Impulsó las metas de desarrollo sostenible de la ONU y abogó enérgicamente por que las empresas apoyaran el Acuerdo de París.

¿Fue a costa de los accionistas? No. Resalto: “Un modelo de negocios responsable fortalece la marca y la reputación corporativa y se reflejará en el valor de las acciones”. Las de Unilever subieron en su periodo más de un 150%, superando los promedios. Mostró que empresario responsable y exitoso van de la mano.

Casos como el de Polman y otros son inspiradores. Fondos que controlan 90 billones de dólares en activos adoptaron los principios por una inversión responsable. Se extienden las inversiones de impacto.

Tecnología para la inclusión. La gran revolución tecnológica en marcha ha despertado una fuerte demanda por que esté orientada a la búsqueda del bienestar común. Ofrece un enorme potencial para aplicaciones virtuosas. Entre múltiples ejemplos alentadores, el del Hospital Aravind Eye (en Madurai, India). El país tiene 70 millones de diabéticos y todos están en riesgo de ceguera. Solo hay 11 oculistas por millón de personas. Aravind, que atiende 60.000 por mes, aunque no puedan pagar, está trabajando con Google para desarrollar con inteligencia artificial un sistema que pueda diagnosticar automáticamente. Va a mejorar drásticamente la situación actual.

Como muestran, entre otros, estos casos, puede esperarse mucho de la movilización empresarial por el interés general. Y es un juego ganar-ganar, favorece a las empresas y a la comunidad.

Normas