Citi opera desde Fráncfort y Dublín ante el temor a un Brexit duro

Su nueva filial alemana Citigroup Global Markets Europe garantiza el servicio pase lo que pase

Un manifestante proBrexit, junto a otro contrario al Brexit, ayer en Londres.
Un manifestante proBrexit, junto a otro contrario al Brexit, ayer en Londres.

Citi no quiere sorpresas en caso de que finalmente Reino Unido salga a las bravas de la Unión Europea. El banco estadounidense ha creado una filial específica en Alemania, Citigroup Global Markets Europe AG, para garantizar el servicio a todos sus clientes en países comunitarios. Esta sociedad, basada en Fráncfort, y otra filial con sede Dublín (Irlanda) se utilizarán para mantener la operativa en caso de Brexit duro.

"Ya desde antes de que se produjera la votación sobre el Brexit, en 2016, nuestro objetivo ha sido garantizar que podríamos seguir prestando servicio a nuestos clientes de Reino Unido y de otros países europeos, con independencia de la evolución de los acontecimientos políticos", explica en una nota de prensa David David Livingstone, consejero delegado de Citi para Europa, Oriente Medio y África.

La filial de Fráncfort ya está operando, intermediando la compraventa de todo tipo de activos financieros. También se dedica a la emisión de bonos, como creador de mercado. También cuenta con acceso a las cámaras de compensación, a través de Eurex Clearing.

Mientras tanto, Citibank Europe plc, el banco registrado en Irlanda y propiedad del grupo, es producto de la consolidación en 2016 de las 22 filiales que Citi mantneía en varios países europeos, y lleva tres años concediendo préstamos, liderando la sindicación de créditos, la intermediación en divisas y en derivados de crédito.

Londres seguirá siendo el centro del negocio de Citi en Reino Unido, así como la sede central para la dirección de la división para Europa, Oriente Medio y África.

Normas