Competencia

Google hace cambios en Android y Shopping para evitar nuevas sanciones de Bruselas

Prueba un formato que incluye links directos a otros comparadores y va a preguntar a los usuarios de móviles Android qué navegador y 'apps' de búsqueda querrían usar

Impresión 3D del logo de Android junto al logo de Google.
Impresión 3D del logo de Android junto al logo de Google.

Google anunció a medianoche nuevos cambios en dos de sus productos estrella, Google Shopping y Android, que siguen bajo la lupa de la Comisión Europea. La compañía, a sabiendas de que este miércoles la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, planea hacer un anuncio (no se descarta que pueda haber nueva multa a la corporación), ha decidido adelantarse y explicar qué novedades ha incluido e intentar evitar cualquier penalización extra.

Sobre el primero, Google precisó en un comunicado que desde 2017 han hecho cambios en el producto, pero “recientemente hemos estado probando un nuevo formato que incluye links directos a otros comparadores [rivales] además de a ofertas de productos de las tiendas”. De esta forma, además del carrusel de anuncios de Shopping que se muestra en las páginas de resultados de búsqueda generales de Google, puede aparecer un segundo carrusel de anuncios de comparadores. Los usuarios pueden alternar entre la vista “Productos”, que muestra anuncios de Shopping, y la vista “Sitios web de comparación”, que incluye anuncios de comparadores de productos.

En cuanto a Android, la compañía asegura que, tras la decisión de la Comisión en julio de 2018 de imponer una multa récord a Google de 4.343 millones por abuso de dominio, ha cambiado el modelo de licencia de Google apps en Android, creando nuevas licencias y separadas para Google Play, Google Chrome y Google Search, de modo que los fabricantes pueden instalar cualquier app alternativa además de Google App. “Además, en los próximos meses, a través de la Play Store vamos a empezar a preguntar tanto a usuarios que ya tengan móviles Android como aquellos que lo compran por primera vez qué navegador y apps de búsqueda les gustaría usar”, cuenta la multinacional estadounidense.

La compañía insiste, no obstante, en que en los teléfonos Android siempre ha sido posible instalar el motor de búsqueda o navegador que se quiera, independientemente de aquellos que vinieran preinstalados en el dispositivo al comprarlo. "De hecho, el usuario medio de un móvil Android suele tener instaladas cerca de 50 apps en su teléfono".

El gigante de internet busca con esta maniobra demostrar que está atendiendo a los requerimientos de Bruselas y que los cambios que han aplicado responden directamente a las preocupaciones manifestadas por la Comisión Europea. Google asegura en su comunicado que siempre ha estado de acuerdo con las autoridades europeas "en que los mercados sanos y prósperos son algo de interés para todos", y destaca que en los últimos años han prestado "mucha atención" a los comentarios que han recibido de la propia Comisión Europea, de sus colaboradores y usuarios. 

Bruselas acusó a Google en 2018 de aprovechar su plataforma Android para extender al móvil su dominio en las búsquedas. Mientras, la compañía defendió que su plataforma móvil había creado más libertad de elección en el mercado. Apenas un año antes, la compañía fue sancionada con 2.424 millones de euros por vulnerar la competencia en el mercado de las búsquedas por internet. El modo de operar de su servicio de comparativa de precios favorece sus propios sus propios servicios y anuncios de pago.

Ahora habrá que ver qué le parece a Vestager los cambios aplicados por el gigante tecnológico, que asegura estar cumpliendo con el mandato de la Comisión. "Apoyamos la libre elección y la competitividad en Europa", insisten.

Normas