El Banco de España pide incentivar la contratación indefinida

Los empleos temporales no se han reducido pese a la recuperación y tienen efectos negativos sobre la productividad, advierte Cos

Empleo temporal pulsa en la foto

A pesar de que la recuperación económica ha permitido absorber parte del empleo destruido durante los años de la crisis, el Banco de España alertó este viernes en un informe de que el mercado laboral español sigue “adoleciendo de una excesiva temporalidad” y recomendó “potenciar el atractivo de la contratación indefinida”.

El organismo dirigido por Pablo Hernández de Cos insiste en los efectos negativos que la elevada temporalidad tiene sobre la productividad y la desigualdad de sueldos y sostiene que los cambios normativos de los últimos años –entre los que se incluye la reforma laboral adoptada por el Gobierno del PP en 2012– no han permitido revertir esta situación.

Por ello, llama a tomar medidas que incentiven la firma de contratos indefinidos, sin que ello perjudique a la creación de empleo. A pesar de que no entra a definir cuáles serían esas medidas, existen tres vías habituales para hacerlo: reducir el coste a la Seguridad Social bajando las cotizaciones, abaratar el coste de los despidos, o ampliar las causas legales de rescisión de los contratos.

La temporalidad, explica el Banco de España, se incrementó notablemente entre 2009 y 2015. En concreto, los contratos temporales pasaron del 80% al 85% del total del nuevo empleo creado. Posteriormente y, a pesar de que la recuperación económica se afianzara, el organismo señala que “la tasa de temporalidad no ha mostrado signos de moderación” y se ha mantenido estable en niveles ligeramente por encima a los de 2006. Un rasgo que ya era, por tanto, característico en el anterior ciclo de crecimiento económico. “Los dos procesos [expansivos] siguen sustentándose, fundamentalmente, en la ocupación con contratos temporales”, detalla.

La institución aprecia, además, un empeoramiento en la conversión de contratos temporales a indefinidos, que si bien ya era reducida entre 2006 y 2007, hoy lo es todavía más, aunque con un ligero repunte en los últimos dos años. También precisa que la probabilidad de que un parado encuentre empleo es hoy más baja que en el bienio 2006-2007, como también sigue ocurriendo en el sentido contrario: la probabilidad de que un trabajador pase a estar desempleado es actualmente mayor que en el anterior ciclo económico.

Contratos cortos en todas las ramas

Construcción, educación y sanidad. Según el Banco de España, la temporalidad es “generalizada”, en mayor o menor medida, en todos los sectores de actividad, aunque destaca especialmente en la construcción. También en los servicios públicos, sobre todo en educación y sanidad.

Normas