Barcelona se convierte en el polo tecnológico del sur de Europa

A Amazon y Facebook le han seguido otras compañías en apostar por la capital catalana

Un 55% de las oficinas contratadas en el 22@ son de firmas innovadoras

Barcelona se convierte en el polo tecnológico del sur de Europa

Barcelona está de moda para las empresas tecnológicas. La llegada de Facebook a la Torre Glòries, y Amazon o Schibbsted al 22@ son los casos más claros de cómo la ciudad se está convirtiendo en el mayor centro tecnológico del sur de Europa, según explican diversos expertos, en el que el frustrado proceso independentista no ha afectado a la capital catalana como punto de atracción.

“Barcelona es el gran polo tecnológico del sur de Europa. Influye la calidad de vida de la ciudad, el urbanismo, la proyección internacional de la ciudad como marca, un perfil de edad que acoge con entusiasmo irse a vivir a Barcelona, por lo que es fácil para las empresas reclutar gente, además de tener un coste adecuado”, explica José Miguel Setién, director del área de oficinas de la consultora JLL. “La calidad de vida en el entorno laboral para algunos jóvenes empieza a pesar más frente al sueldo y en eso Barcelona es muy atractiva. También el distrito 22@ ha contribuido”, añade.

El 22@, dentro del histórico barrio industrial de Poble Nou, ha dado sus frutos siendo la zona de la ciudad que más crece en la atracción de empresas. En los dos últimos años, más del 30% de los espacios contratados para oficinas se han dado en ese barrio, según datos de Cushman & Wakefield.

Las empresas que han llegado

A Barcelona ha llegado Facebook, a través de su subcontrata CCC, para abrir un centro internacional de control de contenido nocivo, en la Torre Gloriès, propiedad de la inmobiliaria Merlin. En ese icónico edificio recién reformado, que da entrada al 22@ a través de Diagonal Mar, también se han instalado Oracle y TravelPerk. Igualmente Amazon ha desembarcado en el 22@ con un centro de atención a pymes desde donde sirve a empresas de otros países como Italia o Francia. Por último, Lidl ha abierto su centro europeo de excelencia digital cerca de la Plaza de Catalunya.

“La ciudad se ha convertido en uno de los destinos prioritarios para multinacionales extranjeras, especialmente aquellas ligadas al ámbito tecnológico. La elevada demanda que se está generando entorno a Barcelona no sólo está estimulando el mercado inmobiliario local, sino también está consolidando la ciudad y, en concreto, el distrito 22@ como el principal hub tecnológico del sur de Europa”, coincide Marie Laure Fenet, directora de oficinas en Barcelona de Savills Aguirre Newman. “La ciudad está en una posición inmejorable para seguir atrayendo a firmas internacionales gracias al talento local y a ser un referente en estilo de vida, lo que nos permite anticipar la llegada de nuevas compañías al mantenerse la demanda muy activa”, añade.

Everis, Schibsted (grupo noruego dueño de Fotocasa, Infojobs o Coches.net), Criteo (de publicidad digital), Glovo, Everis, Indra, King (videojuegos), Sellbytel, Teleperformance, la alemana GFT Technologies, T-Systemas, Satellogic, Dynatrace, Edreams o HP son algunas de las últimas compañías que se han instalado recientemente en ese entorno. Consultoras tecnológicas, start-ups e incluso centros de I+D consideran el 22@ como cluster en el que hay que estar.

Durante 2018, 63 empresas tecnológicas han contratado cerca de 90.000 m2 de espacios de oficinas en Barcelona, un 25% de la contratación de la ciudad, según cifras de JLL, y de un 29% en 2017. En el 22@ ese despliegue es aún mayor, del 55%. Ese distrito dispone de una superficie de oficinas de 925.000 m2 y tiene libre alrededor del 5%. Respecto al tipo de empresas, el 49% son consultoras, el 50% de desarrollo de software y hardware y un 1% de comercio electrónico, según los datos de JLL.

“Barcelona pretende generar un ecosistema para convertirse en hub tecnológico y donde es fácil atraer talento. El 22@ está viviendo un momento de eclosión sin precedente, el distrito se ha erigido como el principal eje tecnológico y de servicios, atrayendo empresas”, coincide Javier Bernades, director industrial y oficinas de Cushman & Wakefield.

Además de Merlin, inmobiliarias como Colonial han apostado por nuevos proyectos de oficinas en el 22@. Se espera que este año salga oferta adicional por 72.500 m2, otros 75.800 m2 en 2020 y 88.800 m2 en 2021. Sin olvidar a las nuevas inmobiliarias de coworking que quieren estar presentes. “Desarrollan un papel fundamental los nuevos espacios de coworking en la ciudad, los cuales reúnen las condiciones específicas y requeridas por las emergentes startups. Empresas como Utopicus, de la firma Colonial, o la estadounidense WeWork son un claro ejemplo de ello”, apunta, por su parte, Alberto Valls, socio responsable de real estate de Deloitte.

Este experto destaca también el papel que gana la ciudad en el desarrollo de las empresas emergentes: “El gran desarrollo tecnológico que experimenta Barcelona, hacen que se sitúe entre los principales hubs tecnológicos del mundo, siendo el lugar elegido por más de 1.195 startups”.

En qué destaca la ciudad

Oficinas. La ciudad cuenta con un stock de más de 6,1 millones de m2, en el que la creciente demanda y la escasez de superficie disponible ha conducido a ratios de desocupación por debajo de los niveles precrisis, situándose en torno al 6% a nivel general y por debajo del 3% cuando se trata de zonas prime y alrededores, según datos de Deloitte. En 2018 se alcanzó una absorción de 385.000 m2, frente a un total de superficie de oficinas de nueva creación de 153.900 m2.

Costes y bienestar. Barcelona ha entrado en la posición 23 en el ranking Tech Cities de 2019, elaborado por la consultora Savills, que identifica a las 30 principales urbes innovadoras a nivel global. La capital catalana ocupa el tercer lugar, tras Londres y Berlín, en la categoría de dinamismo y bienestar, y destaca también en otros apartados como salud, medioambiente, transporte, movilidad y menores costes inmobiliarios, tanto de oficinas como de viviendas respecto a otras grandes ciudades.

Calidad de vida. “Parámetros como el entorno empresarial, la atracción de talento, el dinamismo de la ciudad, la oferta cultural, la gran movilidad tanto a nivel metropolitano, nacional e internacional, así como la calidad de vida y bienestar que ofrece Barcelona, hacen que se posicione como tercera favorita en Europa según el ranking de Startup Heatmap Europe 2018, por detrás de Londres y Berlín”, indica Alberto Valls, socio de Deloitte.

Normas