"En los despachos, la primera discriminación es la de la edad"

"La mujer en la Justicia ha mantenido un elevado e indiscutido nivel de competencia"

Ana Clara Belío, socia directora de ABA Abogadas y presidenta de la Sección de Derecho de Familia y Sucesiones del ICAM
Ana Clara Belío, socia directora de ABA Abogadas y presidenta de la Sección de Derecho de Familia y Sucesiones del ICAM

Ana Clara Belío cuenta con una dilatada experiencia como abogada de Derecho de Familia. Colaboradora habitual de medios de comunicación, en el año 1995 fundó, junto con Cristina Almeida, ABA Abogadas, un despacho dirigido por cinco socias. En su andadura profesional en los tribunales destacan dos recursos de amparo ganados. En uno de ellos, el Tribunal Constitucional protegió a una mujer piloto a la que suspendieron el contrato por estar embarazada. En la actualidad es la presidenta de la Sección Derecho de Familia del ICAM.

Como socia directora de un despacho compuesto por cinco socias entre veinte profesionales, en su experiencia, en materia de igualdad ¿en qué cree que se ha avanzado y en qué aún hay mucho camino por recorrer?

En las últimas décadas la mujer española está dando pasos muy firmes en el ámbito profesional, familiar y social. Como abogada vivo de cerca las preocupaciones de nuestros clientes y he podido constatar este avance. Me gusta creer que nuestro despacho ─al optar por reconocer como socias a las abogadas más capacitadas─ está contribuyendo a este avance.

¿Ha sentido discriminación machista en su profesión?

Como antes se decía, ser abogado 'tiene muchas salidas'. Si me hubiese decidido por opositar probablemente la discriminación hubiese sido escasa. En mi caso, encaminé mi vida profesional hacia el ejercicio ante los tribunales y he de decir que, en los despachos privados, la primera discriminación es probablemente la de la edad. A un joven, sea mujer u hombre, le resulta difícil ser brillante y destacar. Y cuando se intenta conciliar la vida familiar con la profesional, lo que acaba produciéndose es una opción, no una verdadera conciliación.

Este año, el 8M viene precedido de un gran empuje en la reivindicación de la igualdad real y efectiva entre géneros (brecha salarial, representación en los órganos de dirección) ¿qué papel debe jugar la mujer en la justicia? ¿el asociacionismo es clave para poner de relieve la influencia de la mujer en el mundo legal?

En la justicia hay que ser competente. Y eso vale tanto para una mujer como para un hombre. Ése es el primer papel que, afortunadamente, ya desempeña y debe seguir desempeñando la mujer en la justicia en España: mantener un elevado e indiscutido nivel de competencia. En cuanto al asociacionismo no hay duda de que contribuye a despertar y mantener la motivación hacia la excelencia profesional, motivación que siempre ha sido muy alta entre las mujeres juristas.

En la última reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial se incluyó la obligatoriedad de la formación de los jueces en igualdad y violencia de género ¿cree que está calando la perspectiva de género en las sentencias de los magistrados?

La formación en violencia de género es un acierto, formación específica que debería extenderse a los jueces en materia de Familia. En cambio, juzgar con una perspectiva de género no tiene un seguimiento generalizado por parte de los magistrados.

Hablando de su cargo en la Sección de Familia del ICAM. A punto de cumplirse dos años en la andadura de la sección en el Colegio ¿qué balance puede hacer? ¿qué objetivos se han cumplido?

El objetivo principal de la Sección de Familia es la contribuir a la creación de una Jurisdicción propia o una especialidad propia en Derecho de Familia. En esta línea estamos apoyando la tramitación parlamentaria, mediante la recogida y presentación de un número considerable de apoyos al Anteproyecto de Ley Orgánica de Protección Integral a la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia, y que en su Disposición Final 12 establece su creación.

¿Cuáles son las principales razones por las que es necesaria la creación de una jurisdicción de familia?

Es necesaria una Jurisdicción o especialidad propia en familia para que los Juzgados asuman de manera exclusiva y excluyente competencias en Familia. Para que los jueces y fiscales tengan una formación específica en Familia y que cada Juzgado tenga adscrito un equipo psicosocial especializado. Lo que no sucede en el momento actual, salvo en las grandes capitales de provincia, y ni siquiera en todos los juzgados.

¿Qué carencias existen en materia de violencia de género en los juzgados de Familia? ¿Hay suficiente coordinación de los servicios adscritos a los juzgados de Violencia y de Familia?

Los juzgados de Familia no tramitan los procedimientos de violencia. Cuando se detecta una situación de violencia sobrevenida, el juzgado que esté conociendo se declara incompetente y remite el procedimiento a los juzgados especializados de Violencia. Según mi experiencia, la coordinación judicial funciona correctamente en estos casos.

¿Se ha avanzado en prevención de violencia de género?

Queda camino por recorrer en la valoración del riesgo de los menores que son víctimas directas o indirectas de la violencia de género. Lamentablemente, no está prevista en la ley la valoración de estos riesgos de manera específica.

¿Está la profesión de abogado de familia amenazada por el anteproyecto de Ley de Mediación?

En absoluto. La mediación siempre es bienvenida en los procesos de familia. De manera habitual, los abogados de Familia realizamos una negociación con la otra parte con carácter previo a la interposición de una demanda. Cuando las partes deciden acudir a un mediador común, lo importante es que el acuerdo de mediación que recoja su voluntad, sea redactado por los abogados de las partes, según lo recogido en el acta final de la mediación.

Normas