Naturgy invertirá 2.000 millones este año, un 70% en España

Reynés dice que el Plan de Energía y Clima es una "hoja de ruta clara" que será difícil de cambiar gane quien gane las elecciones

Naturgy
El presidente de Naturgy, Francisco Reynés,junto a la consejera de Naturgy, Helena Herrero, y el secretarío del consejo, Manuel García Cobaleda, durante la junta general.

Naturgy prevé invertir 2.000 millones de euros este año, un 70% en España. Así lo indicó el presidente de la compañía, Francisco Reynés, en la rueda de prensa previa a la junta general de accionistas que se celebró ayer en Madrid. Es el segundo año que la junta se convoca en la capital, después de que Naturgy trasladase la sede social desde Barcelona tras el referéndum ilegal de 2017.

De este importe, el 65% se destinará a proyectos de crecimiento, mientras que el resto tendrá como fin operaciones de mantenimiento (nada para metaneros). En renovables, la compañía prevé construir 1.000 MW de potencia este año. Reynés reiteró en varias ocasiones que descarta cualquier operación de adquisición o crecimiento inorgánico. “No queremos estar atados a compromisos” y, aunque dice estar “abierto a cualquier operación que cumpla los criterios de rentabilidad mínima, no hemos contemplado ninguna”.En este sentido, añadió que “ni compraremos sobrepagando ni venderemos regalando”.

Tras repasar un ejercicio clave como el de 2017, en el que se produjo un importante cambio accionarial (con la salida de Repsol); estrenó una nueva organización y una presidencia ejecutiva; un nuevo nombre y un ambicioso plan estratégico, Reynés avanzó las previsiones para 2019. Así, estima un crecimiento del ebitda del 15%, hasta 4.600 millones; un beneficio neto de 1.400 millones; un incremento de las inversiones del 5%, hasta los citados 2.000 millones y una deuda neta de 15.200 millones.

Reynés se mantuvo en sus trece de no opinar sobre política. No obstante, considera que el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) aprobado por el Gobierno de Pedro Sánchez, es “una hoja de ruta clara” que, “independientemente de quién gane” las próximas elecciones, se mantendrá “más o menos igual”. “El PNIEC es una buena declaración de objetivos, pero, en su opinión, la descarbonización no está en manos solo de España, sino de todos los países de la UE. “La descarbonización, el cuidado por el medioambiente, el impulso a las renovables, como puede ser el gas renovable, es algo que todo el mundo quiere. Aún no he escuchado a nadie decir que no lo quiera”.

No obstante, dijo, el plan necesita “un marco normativo concreto” que debe ser desarrollado por el Gobierno que salga de las urnas. “Una valoración específica no la tendremos hasta que se alumbre por parte de a quién le toque”, añadió. El presidente de Naturgy valoró los “planes ambiciosos” de España para ir sustituyendo capacidad térmica o nuclear por generación renovable, para lo que consideró necesario dar un papel principal a los ciclos combinados como “sistema de backup”. Y reclamó para los ciclos la retribución perdida por estar disponibles.

Respecto al carbón, señaló que la subida de los precios del mineral y los derechos de emisión de CO2, “hacen “inviables estas plantas”. “Más triste que una fábrica parada es una fábrica que está en marcha y pierde dinero, y esta es la situación hoy de las de carbón”, afirmó. La solución pasa por un desmantelamiento ordenado y una salida pactada para las plantillas.

Preguntado por la casi nula presencia de mujeres en el consejo de Naturgy (solo una consejera sobre 12), dijo que es un comentario “muy reducible”, porque el número de directivas ha pasado del 32% al 42%. Lo cierto es que en el staff de Naturgy solo hay una directora general.

Dividendos

El dividendo de Naturgy con cargo al ejercicio de 2018 sube un 5% o 1,37 euros por acción, en línea con lo prometido en el plan estratégico. Asimismo, mantiene el objetivo de recompra de acciones propias de 400 millones de euros (200 millones se ejecutaron el 1 de marzo y el resto está previsto antes de fin de junio.

El plan estratégico de la compañía, que tiene en su accionariado tres accionistas de peso con un 20% cada uno (La Caixa, y los fondos GIP, y Rioja Bidco, en el que participan CVC y Corporación Alba) permitió el año pasado el cobro de un dividendo de 1,3 euros por acción. Este supuso un incremento del 30% respecto a 2017 y se efectuó en tres pagos: en julio del año pasado, en noviembre y en marzo de este año.

Normas