Ampliación de capital

Qué es más rentable en la ampliación de Cellnex: ¿comprar derechos o acciones?

Los derechos de la empresa se disparan un 24,3% el primer día de cotización

Cellnex pulsa en la foto

Los derechos de suscripción preferente para ejecutar la ampliación de capital con la que Cellnex busca captar 1.200 millones comenzaron ayer su andadura en el mercado. Y lo hicieron por todo lo alto. Los títulos se dispararon un 24,29%, pasando de los 1,408 euros a los 1,75. Estos ascensos siguieron los pasos de las acciones que subieron un 4,13%, hasta los 23,7 euros. En las dos últimas sesiones la compañía de torres de telefonía se anota un 10,7% en Bolsa, una muestra de que los inversores han acogido con los brazos abiertos la decisión de la empresa de reforzar los recursos propios para acometer nuevas inversiones y mantener la deuda bajo control. A cierre de 2018 y sin aplicar la norma contable Niif 16, la deuda neta alcanzaba los 2.640 millones.

Como en toda ampliación de capital los inversores se enfrentan a la disyuntiva de elegir si acudir o no. Si optan por la segunda opción tienen que tener que presente que su participación se verá diluida a consecuencia de la puesta en circulación de las nuevas acciones.

Las ampliaciones con derecho de suscripción preferente pueden ser una alternativa para entrar en el capital de la compañía o elevar su participación aprovechando el descuento que suelen ofrecer este tipo de operaciones. Para sacar el máximo partido hay que seguir con lupa la cotización de las acciones y los derechos en el mercado.

Pero el primer día se rompió por completo esta premisa. La ventaja de entrar en el capital de la firma con descuento a través de los derechos se desvaneció desde primera hora. Según los precios de ayer al cierre, entrar en Cellnex vía derechos suponía desembolsar 23,93 euros por acción. Esta cantidad resulta de abonar los 38 derechos necesarios para acceder a 11 acciones nuevas, más 17,89 euros (precio de emisión de los nuevo títulos). Comprar acciones en el mercado equivalía a pagar 23,7 euros por cada una.

Los que a cierre del 1 de marzo tuvieran acciones de Cellnex deberán decidir qué papel quieren jugar sin perder de vista el calendario. La primera de las opciones consiste en quedarse con los derechos de suscripción preferente que darán lugar a las nuevas acciones. Según la información remitida a la CNMV, la ecuación de canje que fijó la cotizada establece que son necesarios 38 derechos para suscribir 11 acciones de nuevo cuño. Los que quieran mantener su peso en el capital de la firma tan solo tendrán que esperar a que los derechos se transformen en acciones.

La segunda opción para por vender los derechos en el mercado. Está destinada para todos los interesados en obtener liquidez. Hasta el 1 de enero de 2017 esta opción contaba con la ventaja fiscal de que no tributaba hasta que el inversor se desprendiera de los títulos que habían dado origen a esos derechos. Y la tercera y última alternativa opción pasa por hacer una mezcla de las dos anteriores. Es decir, vender parte de los derechos a otros accionistas y quedarse con otra parte. Esto supondría cierta dilución, pero menor que si se desprendiera de todos los derechos.

Normas