Las cámaras japonesas que pueden detectar robos antes de que sucedan

Vaak reliza pruebas en tiendas de Tokio con inteligencia artificial para prevenir delitos

Vaak
Una demostración del sistema de prevención de Vaak con inteligencia artificial.

Está observando y sabe que un delito está a punto de ocurrir antes de que suceda. Vaak, una startup japonesa, ha desarrollado un software de inteligencia artificial (IA) que busca posibles ladrones de tiendas, utilizando imágenes de cámaras de seguridad para detectar gestos de nerviosismo, inquietud u otro lenguaje corporal potencialmente sospechoso.

Resulta que la IA es bastante buena para detectar comportamientos infames. Como si fuera una escena de la película Minority Report, algoritmos analizan las imágenes de las cámaras de seguridad y alertan al personal sobre posibles ladrones a través de una aplicación para teléfonos inteligentes. La meta es la prevención. Si se aborda al objetivo y se le pregunta si necesita ayuda, existe la posibilidad de que el robo nunca ocurra.

Vaak causó revuelo el año pasado cuando ayudó a atrapar a un ladrón en una tienda de conveniencia en Yokohama. La firma configuró su software en la tienda a modo de prueba y detectó actividad de robo no advertida previamente. El autor fue arrestado unos días después.

"Entonces pensé: ’¡Ah, por fin!’", exclamó Ryo Tanaka, fundador de Vaak de 30 años. "Dimos un paso importante hacia una sociedad donde el crimen se puede prevenir con la IA".

El robo en tiendas le costo la industria minorista mundial aproximadamente 34.000 millones de dólares (cerca de 30.000 millones de euros) en 2017, la mayor fuente de contracción y pérdida en el sector, según un informe de Tyco Retail Solutions. Si bien eso equivale a cerca del 2% de los ingresos, puede marcar una gran diferencia en una industria conocida por sus márgenes muy pequeños.

La oportunidad es enorme. Se proyecta que las minoristas invertirán 200.000 millones de dólares en nueva tecnología de este año, según Gartner, a medida que se vuelven más abiertas a la adopción de tecnología para satisfacer las necesidades de los consumidores y tener mejores resultados financieros.

Al tratarse de un tema de seguridad, las empresas de distribución han pedido a proveedores de software de inteligencia artificial como Vaak y la londinense Third Eye que no revelen su uso de los sistemas contra el robo en tiendas. Sin embargo, es seguro asumir que varias cadenas de tiendas de renombre en Japón han implementado la tecnología de una forma u otra. Vaak se ha reunido o ha sido contactada por las mayores cadenas de farmacias y tiendas de conveniencia que cotizan en bolsa en Japón, según Tanaka.

Las grandes minoristas ya han adoptando la tecnología de IA para ayudarles a hacer negocios. Además de la gestión de inventario, la optimización de las entregas y otras necesidades empresariales, los algoritmos de AI ejecutan chatbots de soporte al cliente en sitios web. El análisis de imágenes y video también se está implementando, como es el caso de Echo Look de Amazon, que brinda a los usuarios consejos de moda.

"Todavía estamos descubriendo todo el potencial del mercado", comentó Tanaka. "Queremos seguir ampliando el alcance de la compañía y creo que podemos alcanzar 15 billones de yenes en ventas, como la escala de Honda".

Fundada en 2017, Vaak actualmente realiza pruebas en docenas de tiendas en Tokio. La compañía comenzó a vender una versión lista para el mercado de su software de detección de robo en tiendas este mes y pretende estar en 100.000 tiendas en todo Japón en tres años. Cuenta con 50 millones de yenes (unos 400.000 euros) del fondo para IA de SoftBank Group y se encuentra en medio de su ronda serie A, con la cual busca recaudar 1.000 millones de yenes (cerca de 8 millones de euros).

Normas