Fridman responde a Dia: llama "irresponsable" al consejo y dice que su propuesta es "engañosa"

L1 Retail asegura que echará al consejo actual si triunfa su opa

fridman dia

La guerra entre la cúpula de Dia y su principal accionista, el fondo Letterone, sube de tono. El vehículo controlado por el magnate ruso Mijail Fridman ha respondido este martes a las acusaciones de la empresa y ha considera "irresponsable" al consejo de administración, que el pasado fin de semana envió una comunicación a la CNMV en la que ponía el duda el plan de recapitalización propuesto por el inversor ruso, que controla el 29% del grupo de alimentación. Además Fridman ha calificado de "engañosa" la ampliación de capital propuesta, asegurada por Morgan Stanley, y plantea una "elevada incertidumbre de ejecución".

Las dos opciones que hay sobre la mesa parecen irreconciliables: por un lado, el consejo de administración  ha propuesto un plan que incluye una ampliación de 600 millones, operación asegurada por Morgan Stanley.  De otro lado, el inversor ruso, primer accionista de Dia, quien ha lanzado una opa sobre la compañía y, si triunfa, propone ampliar capital en 500 millones y un plan de transformación a cinco años para reflotar la empresa.

A medida que se acerca el día de la junta de accionistas, con las dos propuestas sobre la mesa, las acusaciones entre uno y otro bando suben de tono. El vehículo inversor de Fridman ha señalado este martes que la presentación del consejo de administración es "engañosa" al tratar de "plantear dudas sobre la viabilidad del plan de rescate integral que L1 Retail [división de comercio de Letterone] ha propuesto para Dia". 

Además, Letterone considera "irresponsable que el consejo de administración de DIA amenace con solicitar la disolución / insolvencia de la sociedad si la propuesta de L1 Retail es respaldada por los accionistas", señala el fondo controlado por el empresario ruso. 

La compañía que lidera Mijail Fridman dice que hay "importantes incógnitas" respecto de la viabilidad del plan del consejo de administración de Dia, dudas  "que no se han puesto de manifiesto a los accionistas".  

En concreto, respecto a la ampliación de capital que propone el consejo, y que está asegurada por Morgan Stanley, Fridman señala que, tras solicitar información respecto de los compromisos de aseguramiento por parte de Morgan Stanley, "está a la espera de una respuesta por parte de la sociedad". A falta de un compromiso de "aseguramiento incondicional", señala, "el aumento de capital propuesto por Dia plantea una elevada incertidumbre de ejecución para los accionistas".

Frente a esa incertidumbre, dice Fridman, la ampliación que él propone, que está sujeta a alcanzar un acuerdo con los prestamistas, estaría garantizada ya que "L1 Retail tiene fondos disponibles para cumplir con este compromiso". L1 Retail "no apoyará ni suscribirá la ampliación de capital del consejo de administración de Dia" y, si ésta sale adelante, "retiraría su opa voluntaria ya que está condicionada a que no se amplíe capital".

En caso de que triunfe su opa, el inversor ruso señala que "formará un nuevo consejo de administración". Y lanza un guiño a los minoritarios: "tendrá en cuenta la presencia y representación de accionistas minoritarios"

Todo ello se produce después de que la compañía alertase a los accionistas en sendos hechos relevantes publicados el viernes y el domingo de los riesgos del plan propuesto por Fridman. Según su visión, el hecho de que la ampliación de capital esté condicionada al éxito primero de la opa y después de las negociaciones con la banca, eleva sus incertidumbres y afirma que puede abocar a la empresa a "la disolución judicial".

La cúpula, además, puso en cuestión que Letterone dedicase los 500 millones que plantea recabar de los mercados para atender el vencimiento de 300 millones en bonos de julio de este año. Estos títulos expiran el próximo 22 de julio y este fondo afirma que solo asegurará esa ampliación hasta cuatro días antes, el 18 de julio.

Según la versión de la empresa, su plan pasa por dedicar 147 millones a repagar dos tramos de deuda bancaria. 300 millones más para atender el vencimiento de los bonos y 147 millones más en liquidez para acometer el plan estratégico. A esta cantidad se le sumarían los 69,1 millones en tesorería con los que la compañía cerró 2018 y los 140 millones en créditos a largo plazo que retiene la compañía de los 900 que le inyectó la banca a finales de año.

La compañía afirma que Fridman, sin embargo, tendrá 194 millones de su ampliación en tesorería. Y que no repagará con esta operación la deuda bancaria. De hecho, una de las condiciones que el inversor ruso pone a los bancos es que ni un euro de la ampliación se dedique a repagar deuda. Tampoco los 100 millones que la compañía espera obtener por las ventas de Clarel y Max Descuento, que la banca reclama para amortizar parte del pasivo bancario.

Normas