Repsol realiza saneamientos de 1.159 millones por la crisis en Venezuela

La petrolera reduce su exposición patrimonial al país a solo 456 millones

repsol crisis venezuela
Sede de Repsol en Madrid.

Repsol ha realizado un fuerte saneamiento de su exposición al riesgo de Venezuela como consecuencia de la crisis económica, política y social que atraviesa el país, como adelantó Cinco Días. La compañía que preside Antonio Brufau ha reconocido provisiones o deterioros reversibles por importe de 1.159 millones de euros, con lo que ha reducido su exposición patrimonial al país a cierre de año a solo 456 millones de euros, según explica la compañía en su informe anual. Esos saneamientos no han impedido a Repsol lograr en 2018 sus mayores beneficios de los últimos ocho años, con un aumento del 10,4% frente a 2017.

Repsol ha hecho una evaluación de la recuperabilidad de sus inversiones en el país así como del riesgo de crédito sobre las cuentas a cobrar de PDVSA, la petrolera estatal. Como consecuencia de ello, el grupo o sus participadas han reconocido provisiones por riesgos o deterioros reversibles por un importe total de 1.159 millones de euros.

De esa cifra, 316 millones se han contabilizado contra reservas como consecuencia de la provisión por riesgo de crédito en aplicación de una nueva norma contable. Los otros 843 millones se han contabilizado en la cuenta de pérdidas y ganancias.

De esos 843 millones, 205 millones corresponden a un deterioro de valor de activos en Venezuela  "debido al aumento del riesgo y la tasa de descuento y a la revisión de los planes de negocio de los activos". Los otros 630 millones se deben al retraso en el cobro de las ventas y el aumento del riesgo de crédito, afectando al valor de los instrumentos de financiación y cuentas a cobrar a PDVSA.

Con todo ello, la exposición patrimonial total de Repsol en Venezuela a cierre de año se ha reducido a 456 millones de euros, que incluye fundamentalmente la financiación otorgada a sus empresas filiales venezolanas, según explica el grupo. Ya en 2017 se registraron deterioros por importe de 716 millones de euros. La exposición patrimonial se ha ido reduciendo de los 2.273 millones de 2016 a los 1.480 de 2017 y los 456 actuales, un descenso del 80% en dos años.

En 2018, la producción media de Repsol en Venezuela ha sido de 62.000 barriles equivalentes de petróleo día y sus reservas probadas a 31 de diciembre ascienden a 514 millones de barriles.

Otros riesgos geopolíticos

Aunque Venezuela sigue figurando en el informe anual de Repsol como el primer riesgo geopolítico de la compañía, la exposición patrimonial desde el punto de vista contable ha pasado a ser mayor en otros países como Argelia, donde asciende a 837 millones. En todo caso, tanto sus cifras de producción como sus reservas en dicho país son mucho menores que las venezolanas. La producción neta media en Argelia en 2018 fue de 21.400 barriles de petróleo equivalente diarios y las reservas probadas netas se estiman en 45,4 millones.

Repsol señala que en Argelia "aún siguen existiendo ciertos riesgos de seguridad debido a la actividad de grupos islamistas en el sur del país aunque se han ido reduciendo paulatinamente por la presencia de las fuerzas de seguridad".

En Vietnam, el valor contable de los activos suma 990 millones, pero Repsol se ha encontrado problemas para desarrollar sus contratos de exploración y producción. El grupo español está trabajando con Petrovietnam para alcanzar una solución amigable, señala.

En cuanto a Libia, la exposición patrimonial de Repsol era de 348 millones a cierre de año. Repsol, presente en al país desde los años 70, tiene unas reservas probadas de 84 millones y alcanzó una producción de 35.700 barriles diarios en 2018, pese a las paradas intermitentes por problemas de seguridad.

"La incertidumbre sobre el futuro político de Libia y el menoscabo en la situación de seguridad siguen afectando a las perspectivas de su industria petrolera. Actualmente, el país ha recuperado parte de su producción de petróleo y sus exportaciones, pero la proliferación de milicias armadas, y la rivalidad entre los principales actores del diálogo político libio podría dar lugar a nuevos enfrentamientos y a bloqueos de yacimientos petrolíferos y terminales de exportación", advierte Repsol.

Un arbitraje multimillonario

El Brexit completa los riesgos geopolíticos que señala Repsol. En Reino Unido, la presencia de la petrolera española se limita a RSRUK, adquirida con la canadiense Talisman, pero allí su riesgo no es tanto geopolítico como contencioso. Sus socios en la empresa, Addax y Sinopec, plantearon un arbitraje en el que exigían 5.500 millones de dólares por las inversiones realizadas en el proyecto.

En la primera mitad de 2018 tuvo lugar la vista oral respecto de las cuestiones de responsabilidad y el interrogatorio de los expertos en este arbitraje. Del 9 al 11 de julio se celebró la vista sobre las conclusiones orales y el 29 de septiembre se presentaron las conclusiones escritas.

"El procedimiento ha quedado ya visto para la emisión del laudo por parte del Tribunal. Repsol mantiene la opinión de que las pretensiones aducidas en la demanda de arbitraje carecen de fundamento", indica Repsol en su informe anual.

RSRUK ha cerrado el otro litigio que tenía con un acuerdo transaccional por el que ha recibido de la aseguradora Oleum 125 millones de dólares por daños y una fuga en el oleoducto Gallery.

Otros deterioros de activos

Además de los saneamientos correspondientes a Venezuela, Repsol ha registrado también otros deterioros netos del valor de sus activos, concentrados en el área de Upstream, esto es, exploración y producción. Los principales son los 479 millones de euros en Norteamérica, fundamentalmente como consecuencia de los menores volúmenes por la menor actividad y los menores precios previstos del gas.

En el área de Asia y Rusia se han registrado otros 128 millones, de los que la mayoría corresponden a 82 millones en el Sudeste asiático por retrasos en proyectos de desarrollo de bloques exploratorios.

En sentido contrario, en Colombia se ha revertido un detrioro de 107 millones por la mejora de volúmenes y la evolución favorable de los planes de negocio.

Normas