Energía

Repsol gana 2.341 millones en 2018, su mejor resultado en ocho años

El grupo rebaja un 45% su deuda hasta los 3.439 millones

Repsol pulsa en la foto

Repsol ha cerrado 2018 con un beneficio de 2.341 millones de euros, cifra un 10,4% superior a la del año pasado. La petrolera ha mejorado el resultado de explotación un 11,8%, y también se ha beneficiado de la mayor aportación de las participadas. Son los mejores resultados para la petrolera en ocho años. La compañía mejoró el beneficio a pesar de las provisiones extraordinarias realizadas en Venezuela (saneamientos de 1.159 millones) y logró además reducir su deuda neta un 45%, hasta los 3.439 millones, según ha informado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La empresa ha conseguido en el trimestre un resultado de 632 millones, superior a los 600 previstos por el mercado, a pesar de la caída de los precios del petróleo durante este periodo. La petrolera ha confirmado los objetivos para 2020, y ha indicado que la deuda se redujo un 45% en el año, hasta 3.439 millones.

La cifra neta de negocio de Repsol ha crecido un 19,7%, hasta los 49.873 millones de euros. Con ello, como adelantó Cinco Días, la petrolera rompe con 9 años de dominio de Telefónica y vuelve a ser la compañía española que más factura. La ventaja ha sido de cerca de 1.200 millones frente a los 48.693 millones de Telefónica.

Durante el conjunto del año, la empresa ha mejorado en gran medida el resultado en la parte de exploración y producción de crudo, pasando de ganar 693 a 1.325 millones de euros, por los mayores precios (subieron durante la primera parte del año) y a las menores amortizaciones. La producción creció de 694.000 a 715.000 barriles equivalentes al día.

En el área de Downstream el resultado baja un 16%, hasta 1.583 millones de euros por la bajada de márgenes, con un mejor desempeño de los negocios comerciales, Marketing y GLP, y un positivo comportamiento de Trading y Gas. El área de Química se vio afectada por un peor entorno internacional y por las paradas de mantenimiento en algunas de las instalaciones industriales, que también tuvieron incidencia en Refino, al igual que la debilidad del dólar frente al euro.

La compañía incrementó su EBITDA hasta los 7.513 millones de euros, lo que supone un incremento del 12% respecto a los 6.723 millones del ejercicio anterior.

El buen comportamiento de los negocios, unido a la venta de la participación en Naturgy, incidieron en la reducción de la deuda neta del Grupo hasta los 3.439 millones de euros, frente a los 6.267 millones registrados al finalizar el año 2017, lo que supone una caída del 45%. Por su parte, a finales de diciembre la liquidez ascendía a 8.742 millones de euros.

Saneamiento en Venezuela

Además, Repsol ha registrado extraordinarios negativos por 125 millones en el cuarto trimestre, motivados por saneamiento de activos y el provisiones por riesgo de crédito en Venezuela. La compañía que preside Antonio Brufau ha reconocido provisiones o deterioros reversibles por importe de 1.159 millones de euros, con lo que ha reducido su exposición patrimonial al país a cierre de año a solo 456 millones de euros.  En el conjunto del año los extraordinarios son positivos por importe de 57 millones por la venta del paquete en Naturgy.

Las empresas españolas han reducido en sus cuentas de cierre de 2018 el riesgo patrimonial en Venezuela, bien sea por provisiones específicas, como en el caso de Repsol, o bien por la propia pérdida de valor del bolívar, que se ha depreciado un 99,9% durante el año en medio de la crisis política, social y económica que atraviesa el país.

Imaz ganó 3,7 millones en 2018 y Brufau, 3,1

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, ganó el pasado año 2,5 millones de euros en metálico, lo mismo que en 2017, cantidad a la que hay que sumar 605.000 euros por otros conceptos que elevan su remuneración total en 2018 a 3,1 millones de euros.

Según la información remitida este jueves a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Brufau percibió 2,5 millones de euros en remuneración fija, 356.000 euros en otras remuneraciones en especie y 249.000 de seguro de vida.

Por su parte, el consejero delegado, Josu Jon Imaz, que a diferencia de Brufau tiene carácter ejecutivo, ganó 3,7 millones de euros en metálico, un 2,2 % menos que el año anterior, si bien su remuneración total se elevó a 4,3 millones de euros.

Imaz percibió 1,2 millones en sueldo, 1,08 millones en retribución variable a corto plazo, 1,09 millones en variable a largo plazo y 177.000 euros en remuneración fija.

Además, tuvo una remuneración por sistemas de ahorro de 254.000 euros, en los que acumula cerca de 1,9 millones de euros; obtuvo otros 254.000 por el beneficio bruto de las acciones o instrumentos financieros consolidados y 42.000 en remuneración por otros conceptos.

Normas