Los empresarios intentan "minorar" el decreto laboral con el Gobierno y los grupos parlamentarios

Garamendi demanda un próximo Gobierno "estable y moderado" que elimine los impuestos de sucesiones y patrimonio

Antonio Garamendi, presidente de CEOE.
Antonio Garamendi, presidente de CEOE.

"Nunca nos vamos a levantar de la mesa"; "los teléfonos y los puentes están permanentemente abiertos", ha dicho hoy el presidente de la patronal CEOE, Antonio Garamendi, en referencia a cual es actualmente la postura de los empresarios en la negociación de la contrarreforma laboral con el Gobierno, que debe redactar el decreto regulatorio del mercado de trabajo, y con los grupos parlamentarios que deben consolidar dicho decreto.

Garamendi ha indicado que hay dos elementos sobre los que los negociadores empresariales están intentando influir: el fondo --la redacción del Real Decreto por parte del Ejecutivo-- y la forma --los apoyos necesarios para que se apuebe o se rechace la norma en la Diputación Permanente del--. En este sentido, el lider patronal ha preferido no desvelar qué estaban consiguiendo los empresarios en esa negociación "si podemos minorar el decreto, hoy no es el día que públicamente lo diga, porque podría romper esta posibilidad".

Aunque el presidente de CEOE sí ha hablado de algunas cuestiones que están encima de la mesa de negociación como la ultraactividad de los convenios, sobre la que ha dicho que es una "preocupación empresarial" y que no aceptarán "si es infinita", dejando abierta la posibilidad a que el límite a esta prórroga automática de los convenios sea mayor que el año actual, pero no indefinida.

En materia de subcontratación, ha considerado que lo pactado en el acuerdo de negociación colectiva para abonar el salario del sector a los trabajadores de las subcontratas podría ser un buen acuerdo. Mientras que, en materia de registro horario de jornada, Garamendi se ha mostrado a favor de respaldar una regulación que lleve esta obligatoriedad a los convenios colectivos.

Aunque en la mayoría de estas cuestiones el Gobieron podría estar a favor de esta regulación, la redacción final de todas estas normas no sería en estos momentos del agrado empresarial, según las fuentes consultadas. Asimismo, los empresarios tampoco respaldarán el redactado del Real Decreto de Igualdad, pese a que este haya sido suavizado, en favor empresarial, respecto al texto inicial.

Por ello, si se mantiene este rechazo patronal a las redacciones finales de estos Reales Decretos, el trabajo de los negociadores de CEOE-Cepyme con los grupos parlamentarios estará orientado a lograr los apoyos necesarios para que los textos no salgan adelante.

Al margen de esta negociación, Garamendi ha reclamado que el Gobierno que salga de las urnas sea "estable y moderado" y esté alejado de extremismos. Y, ha pedido también que dicho nuevo Ejecutivo rebaje la carga impositiva de empresarios y ciudadanos. En particular, se ha referido a la eliminación del impuesto de sucesiones y de patrimonio.

Normas