Toyota pretende traer su modelo de hidrógeno, el Mirai, a España en 2019

La escasa infraestructura es la principal traba. La firma japonesa apuesta a que Barcelona y Madrid empiecen a instalar hidrogeneras este año

Un Toyota Mirai con pila de combustible de hidrógeno.
Un Toyota Mirai con pila de combustible de hidrógeno. EFE

La automovilística japonesa Toyota eleva su apuesta por vehículos con etiqueta ECO y cero emisiones. La compañía pretende ofrecer en España antes de final de año su modelo Mirai de hidrógeno, que solo emite agua. Así lo ha asegurado este miércoles el presidente de Toyota España, Miguel Carsi, aunque ha atado la llegada del Mirai a que se empiece a desarrollar la infraestructura de hidrogeneras (actualmente hay solo cinco y ninguna está abierta al público).

"La sociedad del hidrógeno aquí va retrasada, no es como en otros países como Japón, donde se ha apostado por esta tecnología", ha señalado el directivo. "El hidrógeno es uno de los futuros (en relación a que convivirá con otras tecnologías como los eléctricos), es la revolución perfecta", ha añadido. Carsi ha explicado que, a pesar de estar Toyota dentro de la asociación española del hidrógeno, la compañía no va a invertir dinero en la instalación de infraestructura para este tipo de vehículos.

Por otro lado, Carsi ha indicado, que si bien Toyota tiene la tecnología, de momento la firma seguriá apostando por su línea de productos híbrida, dejando en un segundo plano a los híbridos enchufables y eléctricos. El directivo ha señalado que este tipo de vehículos obliga a los usuarios a hacer una tarea a la que no están acostumbrados, que es cargar el coche, y que, por lo tanto, observaron que "muchas veces no se enchufaban". Los híbridos representaron el año pasado 70% de las ventas de la firma en España.

Para este 2019, la compañía planea comercializar más de 76.000 unidades de Toyota y otras 10.000 del Lexus, superando en 5.000 vehículos los vendidos en 2018, un 6% más. Carsi ha señalado que la compañía espera que sea un año estable en ventas para el sector, a pesar "de posibles nubarrones" como las elecciones generales y el Brexit.

El directivo se ha quejado "de que hay mucha presión sobre la industria del automóvil", con normativas de emisiones exigentes. Carsi ha indicado que no está seguro de que todos los fabricantes logren llegar al objetivo de emisiones de 95 gramos de C02 por kilómetro para los turimos nuevos, que ha fijado la Unión Europea para 2021. "Tiene que haber medidas armónicas y no radicales", ha señalado en relación a las normativas que afectan al motor.

Normas