El beneficio ordinario de Endesa subió el año pasado un 4%, hasta 1.511 millones

Repartirá de nuevo el 100% del beneficio neto, de 1.417 millones, entre sus accionistas, un 70% para su matriz, la italiana Enel

José Bogas, consejero delegado de Endesa, y Borja Prado, presidente. Prado dejará su cargo en la junta de abril tras 10 años en el mismo.
José Bogas, consejero delegado de Endesa, y Borja Prado, presidente. Prado dejará su cargo en la junta de abril tras 10 años en el mismo.

Endesa obtuvo el año pasado un beneficio neto de 1.417 millones de euros, lo que supuso una caída del 3% respecto al año anterior, según el hecho relevante remitido ayer por la tarde a la CNMV. Este resultado se ha visto afectado por la dotación de pérdidas por el deterioro por la central de Alcudia, que han afectado a la vida útil de la planta. Una “decisión adoptada tras analizar las actuales condiciones regulatoria del mercado”, indica Endesa en un comunicado. Excluida esta dotación, el beneficio neto ordinario crece un 4%, hasta 1.511 millones de euros, un 7% por encima de los objetivos anunciados al mercado.

En un contexto caracterizado por los elevados precios de los derechos de emisión del CO2 y las materias primas , lo que ha dado lugar a su vez “a altos precios en el mercado mayorista español de electriciad”, pese a que la generación hidráulica ha alcanzado niveles superiores a la media de los últimos 10 años y a que la producción eólica (que hacen bajar el precio del pool), se incrementó un 40%.

Endesa, controlada en un 70% por la italiana Enel, registró un Ebitda de 3.627 millones de euros, un 2% más que en 2017. Descontadas las partidas recurrentes de ese ejercicio (principalmente, el reembolso del bono social de la tarifa de los años 2014-2016), el Ebitda habría subido un 12%. Otras partidas no recurrentes se refieren a las liquidaciones de años anteriores de los territorios no peninsulares, ajustes en el negocio del gas y la regularización de ingresos de la distribución.

El Ebitda del negocio liberalizado creció un 17% (un 40% en términos ajustados). El margen bruto de esta actividad creció en 230 millones o 423 millones una vez eliminados los recurrentes. Endesa atribuye esta evolución “a la buena gestión realizada en el mercado de la electricidad”, a pesar de los elevados precios del mercado mayorista, que crecieron un 10%, hasta situarse en 57,3 euros MWh. El negocio del gas también registró una mejora, con una contribución al margen bruto de 138 millones, 82 millones más.

Por su parte, el Ebitda de los negocios regulados se incrementó el año pasado el 1,8% en términos ajustados, principalmente, por la mejora de la retribución de las redes, cuyo Ebitda asciende a 2.059 millones, un 4% más.

La energética destaca el esfuerzo en la contención de costes del ejercicio. Los gastos fijos de explotación se mantienen en línea con los de 2017. La deuda financiera neta de Endesa aumentó en 785 millones de euros, hasta 5.770 millones a 31 de diciembre. Esto es consecuencia de las inversiones del periodo, como la compra de cinco parques eólicos de Gestinver por 172 millones, la compra de Eléctrica de Ceuta, por 83 millones, y el pago de dividendos por 1.472 millones.

Las inversiones brutas de la compañía se situaron en 1.470 millones, un 25% más, por la construcción de nueva potencia eólica y fotovoltaica que se adjudicó en las subastas de capacidad renovable celebradas en 2017, asi como las inversiones medioambientales realizadas en la central de carbón de As Pontes para su adaptación de a la directiva de emisiones industriales que entra en vigor en junio de 2020.

Endesa vio reducir su producción eléctrica peninsular un 6,4%, hasta 61.338 GWh y en los territorios no peninsulares, en un 2,2%, hasta 12.855 GWh. Las tecnologías libres de emisiones de CO2 representaron el 48,8% delmix de generación de la compañía.

A cierre del ejercicio, Endesa contaba con una cartera de 5,725 millones de clientes en el mercado liberalizado, lo que supuso una subida del 2,4% respecto a 2017. En ventas de gas, logró una cuota de mercado del 16,3% en el mercado libre.

Como ya es habitual, el consejo de administración de Endesa ha acordado repartir el 100% de su beneficio neto, lo que supone el pago de un dividendo bruto con cargo al resultado del año pasado de 1,427 euros por acción. Esto supone incrementar un 3% el dividendo a cargo de 2017 y un 7% por encima el dividendo mínimo que se anunció al mercado para ese ejercicio.

Según declaraciones del consejero delegado de Endesa, José Bogas, recogidas en el comunicado, “durante ese ejercicio, Endesa ha puesto las bases para mantener la solidez de su negocio en el futuro, gracias, entre otras cosas, al esfuerzo en 2019, con la puesta en marcha d e 879 MW de nueva potencia renovable”.

7,5 millones para el consejo

Endesa pagó a sus consejeros 7,5 millones de euros e 2018, en línea con el año anterior. De esa retribución, 3,6 millones fueron para el presidente, Borja Prado, según recoge el informe anual de remuneraciones remitido a la CNMV. El todavía ejecutivo cobró casi 3,08 millones como retribución en metálico, 281.000 euros por sistemas de ahorro, y 252.000 por otros conceptos.

Por su parte, el consejero delegado recibió 2,46 millones de euros,de los cuales 2,02 millones fueron por retribución en metálico, 345.000 euros por sistemas de ahorro y 99.000 por otros conceptos.

Tras su salida, Borja Prado se llevará más de 12 millones de euros de indemnización.

 

¿Una mujer para la presidencia de Endesa?

Confirmada ya la salida de Borja Prado de la presidencia de Endesa, cargo que ha ocupado en los últimos 10 años, las quinielas sobre su sustituto no dejan de circular. En ellas figuran candidatos externos, como Juan Rosell, presidente de la CEOE, apoyado por el lobby empresarial catalán o Aldo Olcese, además de otros internos, como los consejeros Miquel Roca o Alejandro Echevarría, actuales consejeros. También ha circulado el nombre de José Bogas que, según fuentes solventes, seguirá como consejero delegado, esta vez con todos los poderes ejecutivos, que ya no tendrá el nuevo presidente, que será "una figura puramente institucional".

Las mismas fuentes atribuyen poca credibilidad a estos rumores y no se descarta que el cargo lo pueda ocupar una mujer. No en vano, la presidencia de Enel la ocupa precisamente una, María Patrizia Grieco.

El próximo 11 de marzo está previsto que Endesa celebre un consejo de administración extraordinario con la convocatoria de la junta de abril y el relevo en la presidencia. Según un hecho relevante remitido hace dos semanas por Endesa a la CNMV, a raíz de la filtración de la salida de Prado, esta comunicó que su matriz tiene intención de proponer un cambio en el reglamento de la eléctrica para limitar los años en su presidencia (quizás, nueve, como en el caso del grupo italiano). Será por esta vía "ordenada" por la que saldría Borja Prado.

Normas