El Museo del Prado estrena memoria audiovisual

La historia de la pinacoteca a través de más de 400 referencias del cine, la televisión y el NODO

Museo del Prado
Fotograma de la película Las chicas de la Cruz Roja (1958).

En Las chicas de la Cruz Roja (1958), de Rafael J. Salvia, las protagonistas contemplan la salida de unos recién casados en la escalinata de la iglesia de los Jerónimos desde los jardines que rodean el Museo del Prado. Ahora, esta secuencia, junto con cerca de 400 títulos más, formará parte de la Memoria audiovisual del Museo del Prado que ha creado la institución en colaboración con Filmoteca Española y RTVE.

El proyecto es un fondo documental que reúne por primera vez la historia audiovisual de la pinacoteca, de su edificio y sus colecciones, a través del cine, el NODO y la televisión. El archivo, que arranca con 300 referencias, ha supuesto una exhaustiva labor de recuperación, catalogación, gestión online y restauración fotoquímica. Así ha salido a la luz el documental inédito Introducción al Museo del Prado (1987) de Basilio Martín Patino y se ha abordado la reparación de cinco cortometrajes que necesitaban una intervención inmediata: Velázquez (1937) de Ramón Barreiro, La mitología en el Prado: Rubens (1948) de José María Elorrieta, Il Paradiso Perduto (1948) de Luciano Emmer y Enrico Gras (pioneros en la producción de documentales de arte), Goya en el Museo del Prado de José A. Sobrino y El Greco. Un pintor, un río, una ciudad (1960) de Jesús Fernández Santos.

La serie, que estará abierto a todos los ciudadanos y se podrá consultar en la página web de la institución, se ha articulado en torno a dos líneas principales: El Museo como escenario y El Museo como inspiración. Para el director del Prado, Miguel Falomir, se trata de uno de los proyectos más destacados dentro de las actividades organizadas con motivo del bicentenario de la pinacoteca. “Por cuatro motivos: ahonda en la investigación sobre lo que representa el museo, recoge años de trabajo, demuestra la importancia de la colaboración entre instituciones, y sobre todo, porque no hay nada mejor para un gestor cultural que ver plasmado el resultado de su trabajo”, aseguró el directivo este miércoles durante la presentación.

En este sentido, el director de Filmoteca Española, Josetxo Cerdán, destacó que “resulta especialmente interesante como muchos cineastas han usado el Prado no solo como decorado, sino también como un lugar para la reflexión”. Es el caso de documentales emblemáticos como Prado Vivo (1965), de Ramón Masats, en el que el realizador fija su atención en el lado más humano: los visitantes de la pinacoteca, y Tres horas en el Museo del Prado (1968), dirigido por Jesús Fernández Santos y basado en el libro de Eugenio d´Ors.

Por su parte, el jefe del área de desarrollo digital del museo y encargado de la web del proyecto, Javier Pantoja, celebró que estas imágenes, “que forman parte del acervo patrimonial, e incluso, del inconsciente colectivo”, vayan a estar ahora al alcance de todos los ciudadanos. “Es un recorrido por la historia de España, la historia del Museo y 100 años de la historia del arte [la primera grabación recogida data de 1909] a través de la imagen en movimiento”, concluyó.

Normas