Deuda

Sabadell lanza hasta 1.000 millones en bonos al 0,7% para particulares

El producto multiplica por cuatro la rentabilidad de los depósitos. El bono del Tesoro al mismo plazo paga un 0,08%

Sabadell prepara su vuelta al mercado de bonos para particulares por primera vez tras año y medio. La entidad iniciará la próxima semana la comercialización de una emisión de 500 millones de euros ampliable a 1.000 en bonos para todo tipo de clientes con una rentabilidad con la que entra a competir directamente con los depósitos bancarios.

La entidad ofrece un interés nominal anual (TIN) del 0,7% en esta emisión de bonos con vencimiento a finales de marzo de 2022. Unos intereses que serán abonados trimestralmente. Los bonos, que son reembolsables por amortización anticipada o al vencimiento, tienen un importe mínimo de suscripción de 1.000 euros y un máximo de 10 millones.

El banco dirigido por su consejero delegado, Jaime Guardiola, comercializará esta nueva emisión el próximo lunes, 18 de febrero, y la concluirá el 26 de marzo en sus propias sucursales. Los clientes particulares no podrán suscribir estos bonos a través de banca telefónica ni por internet.

Para esta emisión de bonos, Sabadell ha optado por ofrecer un cupón sensiblemente superior al ofertado en las anteriores emisiones del mismo tipo realizadas en 2017. Ese año, la entidad realizó dos colocaciones de bonos simples por importe de 464 y 342 millones de euros cada una que vencen en abril y junio de este año y que ofrecen una rentabilidad del 0,4% anual.

En un momento en el que el BCE mantiene los tipos en el mínimo histórico del 0% desde marzo de 2016, los bonos del Tesoro a tres años ofrecen una rentabilidad del 0,08% y en el que la rentabilidad media de los depósitos a más de dos años se sitúa en el 0,17%, según datos del Banco de España, los nuevos bonos Sabadell compiten de igual a igual con la oferta de depósitos de las entidades españolas.

Entre las entidades nacionales, EBN Banco –un banco de inversión nacido de las antiguas cajas de ahorros– despunta en el mercado al ofrecer un interés TAE del 1,1% en su depósito a 18 meses con una inversión mínima de 10.000 euros. Menor rentabilidad ofrece WiZink, un 0,5% TAE por un depósito de igual duración y que tiene una inversión mínima de 5.000 euros y un máximo de 250.000 euros. A 25 meses, el mismo producto ofrece un 0,65% TAE.

Entre la gran banca, la oferta de depósitos casi se ha convertido en residual dentro de su catálogo de productos. BBVA ofrece un 0,65% TAE en un depósito a 13 meses combinado con un fondo de inversión (el cliente debe destinar entre un 30% y un 70% de su inversión inicial al fondo). El banco también da la opción de contratar un depósito online al mismo plazo que renta un 0,02% TAE desde 1.000 euros.

En el caso de Bankia, la entidad paga un 0,03% TAE a los depósitos de 36 meses. Una rentabilidad que evoluciona desde el 0,01% TAE para el primer año al 0,02% del segundo y el 0,05% del último ejercicio. Un 0,2% TAE llega a ofrecer Bankinter en su depósito Nexo 100 con una duración de 12 meses en el que se pueden invertir desde 10.000 a 200.000 euros.

Para mayores rentabilidades, los inversores españoles más conservadores tienen desde hace tiempo abierta la opción de acudir a entidades de otros países. La plataforma Raisin comercializa en España algunos de esos depósitos, cuyas entidades están adscritas al Fondo de Garantía de Depósitos de su país de origen y no al de España. Así, el italiano Banca Sistema ofrece un 1,43% anual por un depósito a tres años, interés que el portugués Haitong rebaja al 1,35% y el letón BlueOrange, al 1,23%.

Normas