Nissan gana un 45% menos y rebaja su previsión de beneficios

La firma nipona reconoce en sus cuentas un pago de 74 millones a Carlos Ghosn

Imagen de una muestra de Nissan en Tokio.
Imagen de una muestra de Nissan en Tokio. REUTERS

La automovilística japonesa Nissan no ha logrado alcanzar su objetivo de ventas durante los primeros nueve meses del ejercicio fiscal nipón en curso (que transcurre de abril a marzo), en los que redujo su beneficio neto en un 45,2% hasta los 2.538 millones de euros. El beneficio operativo de Nissan ha disminuido un 13,9% hasta los 2.514 millones de euros y su facturación por ventas aumentó un 0,6%. Por estos resultados, la compañía ha rebajado la previsión para el conjunto del año en un 18%, ante la perspectiva de que el yen se fortalezca ante el dólar.

La entrada en vigor del nuevo protocolo de emisiones WLTP para vehículos ligeros “ha traído una caída de la demanda de estos modelos”, ha explicado el director financiero de Nissan, Hiroshi Karube, que también ha destacado que “la incertidumbre que rodea al brexit” impactó en su desempeño en Europa.

La compañía no contó, además, en 2018 con el “impacto puntual de la reforma fiscal de EE UU de 2017”, ha añadido el directivo. “El mercado estadounidense ha estado expandiéndose durante mucho tiempo y se está produciendo un cambio en el entorno, por lo que prevemos que las cifras sigan cayendo y la competitividad se intensifique”, ha dicho por su parte el consejero delegado de la firma, Hiroto Saikawa. El resultado neto cayó un 76% en el último trimestre de 2018, y las ventas crecieron un 5,9% hasta los 24.415 millones de euros.

Además, la automovilística ha reconocido unos 74 millones de euros en salarios de ejercicios anteriores, relacionados con las retribuciones ocultas por las que su ex presidente Carlos Ghosn está en prisión en Japón.

El franco brasileño fue detenido el 19 de noviembre, acusado de no haber publicado su salario en Nissan desde 2010. Ghosn rechazó que el pago en diferido fuese ilegal o requiriese de su publicación y también rechazó los cargos por administración desleal.

El ejecutivo fue relevado de todos sus puestos en Nissan. Por su parte, en Renault, a pesar de haber dejado sus cargos como consejero delegado y como presidente de la compañía, Ghosn permanece como consejero, según informó ayer la empresa francesa.

Normas