La banca pierde en Bolsa 5.200 millones en dos sesiones negras

Las rebajas de la valoración de CaixaBank y Sabadell aceleran las pérdidas del sector

Sabadell y CaixaBank pulsa en la foto

Segunda jornada aciaga para la banca. En las dos últimas sesiones las seis entidades que integran el Ibex 35 se han dejado 5.187,5 millones de capitalización. Primero fue la presentación de los resultados y este lunes han sido las rebajas de las recomendaciones de los analistas las que han acelerado las pérdidas. Aunque Sabadell y CaixaBank son las entidades que más que han caído, las mayores pérdidas de capitalización han corrido a cargo de la entidad que preside Jordi Gual, que se dejn 2.255 millones en los dos últimos días, y de Santander, que dice adiós a 1.641,6 millones de euros de valor bursátil. Le sigue de cerca Sabadell, que pierde 756,25 millones. Más moderado ha sido el castigo de los inversores a Bankia (345,52 millones) y a Bankinter (196 millones). Solo escapa a esta tendencia BBVA que gana 6,6 millones desde el cierre del pasado jueves, hasta los 34.479,59 millones de euros de capitalización.

El castigo de este lunes se ha centrado en las dos entidades catalanas que el viernes dieron a conocer las cuentas de 2019. Las acciones de CaixaBank han perdido hoy un 4,5%, después de dejarse el 7,2% la sesión , y las de Sabadell han retrocedido el un 4,8%, después de un varapalo del 9%. CaixaBank es la que más revisiones a la banca de valoraciones registra esta mañana: Kepler Cheuvreux ha recortado su precio objetivo de 4 euros a 2,9 euros; Alantra, de 3,75 a 3,5 euros; JP Morgan, de 4,7 a 4,1 euros y Mediobanca, de 4, a 3,7 euros por títulos. 

Con sus caídas, CaixaBank y Sabadell han arrastrado al resto de bancos domésticos y Bankinter pierde el 2,14% y Bankia, el 2,1%, en un mal día para el conjunto de los bancos europeos (el índice sectorial está en negativo) pero en el que destaca el mal comportamiento de las entidades españolas. Santander, por otra parte, ha cedido un 0,95%, mientras que BBVA ha caído un 0,5%. 

Según apunta Société Générale, que ha reducido su valoración de 4,4 a 4,1 euros, CaixaBank "es aún atractivo pero está perdiendo algo de encanto". El banco resistió mejor que sus competidores domésticos el castigo bursátil del año pasado y se había convertido en una de las opciones predilectas de los inversores para apostar por el crecimiento de la economía española. Sin embargo, la publicación de resultados ha enfriado los ánimos respecto al valor. UBS también ha recortado el precio objetivo para CaixaBank a 3,85 euros desde los 4,2.

Kepler argumenta que CaixaBank ha presentado unas perspectivas para 2019 en sus resultados más débiles que las anunciadas en la presentación estratégica del pasado noviembre y recuerda que los resultados del cuarto trimestre estuvieron por debajo de lo previsto por el consenso de mercado. Los títulos de la entidad descienden hoy por debajo de los 3 euros, cerca de los 2,9 de valoración de Kepler, una de las más reducidas del mercado.

Sabadell por su parte ahonda en sus mínimos históricos y desciende además hoy por primera vez del nivel de los 0,9 euros, hasta los 0,86 euros. "Los resultados no justifican una caída tan fuerte", defienden desde Renta 4. El valor ha sufrido en cambio por el cargo extraordinario de 637 millones de euros apuntado en los resultados de 2018, a causa principalmente de los problemas tecnológicos de la filial británica TSB y de provisiones por la venta del grueso de activos improductivos, que han reducido el beneficio anual del grupo a la mitad.

CaixaBank y Sabadell, como el conjunto de la banca doméstica española, acusa el retraso que se espera para el alza de tipos de interés en la zona euro, clave para la recuperación de los márgenes bancarios pero que los inversores no esperan ya hasta 2020.  

Bankinter, que presentó resultados el día 24, también sufre un descenso del 8,5% desde entonces. Y Bankia cede otro 6,3% en la última semana, desde que anunció sus cuentas. “El sector está barato por valoraciones pero el gran catalizador para la subida en Bolsa, el alza de tipos, no llega ni se le espera”, reconoce Gonzalo Lardiés, gestor de A&G Banca Privada que tras una fuerte apuesta por banca ha terminado por rebajar su posición en el sector de sobreponderar a neutral.

Normas