España logró otro récord turístico pese a la fuga masiva de británicos y alemanes

En 2018 se perdieron 483.000 viajeros de Alemania y 304.000 de Reino Unido

Turismo pulsa en la foto

El INE ha corroborado el nuevo récord de llegada de turistas de España. En 2018 llegaron a los principales destinos 82,77 millones de viajeros, lo que supone un 1,1% más que en el ejercicio anterior y 904.364 viajeros más. Se trata del noveno año consecutivo de subida y es un reflejo del crecimiento imparable de la llegada de turistas en ese período, que ha pasado de 52,1 a 82,7 millones. Un aumento de 30,6 millones de viajeros en nueve años, a un ritmo anual de 3,4 millones más, que consolida a España como segundo destino en el mundo por llegadas, solo por detrás de Francia, y en ingresos, por detrás de EE UU.

La estadística muestra cómo el mercado turístico en España se fragmentó en dos partes. Por un lado, las llegadas de los dos principales mercados emisores (Reino Unido y Alemania suman el 36% de los viajeros) cayeron con fuerza. Las entradas de alemanes bajaron un 4,1% (482.895 turistas menos) y las de británicos descendieron un 1,7% (304.504 viajeros menos). Solo entre esos dos mercados se perdieron 787.399 viajeros en un año. La principal razón se encuentra en la recuperación de los mercados competidores de turistas de sol y playa, como Turquía, Egipto o Túnez, que ganaron cuota de mercado de forma acelerada con una brusca rebaja de precios. El lobby Exceltur calculaba en la presentación de su último informe que solo en 2018 esos destinos habían recuperado 12,5 millones, de los que 8 millones le correspondieron a Turquía. Las previsiones del Ministerio de Turismo de Turquía auguran que en 2019 sumaran otros 2,5 millones de viajeros europeos.

El gasto turístico creció un 3,3% frente al 1,1% de las llegadas. Es el tercer año consecutivo que se produce

Pese a la fuerte contracción de los dos grandes mercados emisores, el pasado ejercicio se cerró con casi un millón de turistas extranjeros más, gracias al tirón experimentado por siete países, la gran mayoría además con un gasto medio muy superior en sus estancias al de británicos y alemanes. Esa es una de las prioridades expresadas por la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, de tal manera que en los próximos años el gasto crezca más que las llegadas y que aumenten las entradas desde mercados con un desembolso superior a la media (146 euros al día). Es el caso de EE UU, de donde llegaron 2,94 millones de viajeros, con un alza anual del 11,8% y 312.226 viajeros más respecto a 2017, gracias en gran medida a la mayor debilidad del euro frente al dólar, lo que abarató los viajes desde EE UU a España. Otros mercados en los que se ha producido un fuerte incremento en las llegadas han sido China, con 134.255 viajeros más (un 26% más) y Japón, con 106.163 turistas más (un 23,8%), gracias en gran medida a los esfuerzos de promoción para atraer viajeros asiáticos.

El de los japoneses es el gasto medio diario más elevado que cuantifica el INE (423 euros), mientras que en el caso de China, el gasto medio también es superior a la media (273 euros al día), pero por lo que destaca es que es el segundo mercado, solo por detrás de México, con las estancias más largas (con 9,39 días frente a los 7,43 de media). Otros dos mercados que crecieron con fuerza fueron Brasil, con 558.674 turistas, un 19,5% más en términos relativos y 91.166 más en términos absolutos, y Rusia, con 1,22 millones, lo que supone un alza de 72.371 viajeros, un 6,2% anual. El gasto medio de los brasileños es de 307 euros al día y el de los rusos de 172 euros al día.

Las llegadas de chinos y japoneses, dos de los mercados que más gastan, crecieron un 20%

La estadística del INE muestra, sin embargo, cómo han sido otros mercados europeos los que han amortiguado en mayor medida la fuga de británicos y alemanes. Entre tres países (Portugal, Italia y Holanda) han ganado más de medio millón de viajeros. El crecimiento más importante se ha dado en Portugal, con 2,34 millones de turistas, casi 209.000 más que en 2017 y un alza del 9,8%. Italia se consolida como el cuarto mercado emisor de España y es el único de esos cuatro, junto a Reino Unido, Alemania y Países Nórdicos, que ha crecido: un 3,8% anual y 159.638 viajeros. Holanda también sube con fuerza (un 3,9%) y suma 143.996 viajeros hasta los 3,84 millones de viajeros.

La aportación de todos esos mercados ha provocado que el gasto de los turistas alcance un nuevo máximo histórico rozando los 90.000 millones de euros. Este indicador acumula nueve años seguidos de subida y en ese período ha escalado de 47.960 a 89.856 millones de euros (41.896 millones más a un ritmo anual de 4.655 millones de gasto adicional). Cerró el pasado ejercicio con un alza anual del 3,3% frente al 1,1% de las llegadas. Se trata del tercer año consecutivo en el que el gasto crece más que las entradas en España.

Cataluña fue la principal comunidad autónoma de destino en 2018, con el 23,1% del total de los turistas, seguida de Islas Baleares (con el 16,7%) y Canarias (con el 16,6%). A Cataluña llegaron más de 19,1 millones de turistas, el mismo número que en el año pasado, mientras que la cifra de turistas que visitaron las Islas Baleares aumentó un 0,5% y en Canarias se redujo un 3,3%.

Normas