Pedro Saura: "Este Gobierno nunca regulará para los grandes fondos de inversión"

El secretario de Estado de Infraestructuras asegura en el Congreso que el ferrocarril y las carreteras "iban camino del colapso"

Pedro Saura, secretario de Estado de Infraestructuras.
Pedro Saura, secretario de Estado de Infraestructuras.

El número dos del Ministerio de Fomento, Pedro Saura, ha cargado duramente esta mañana, en el Congreso de los Diputados, contra la acción del anterior Gobierno en materia de infraestructuras. Saura ha defendido el proyecto de Presupuestos Generales del Estado en lo que toca a su departamento y no ha ahorrado en calificativos contra la gestión del ex ministro Íñigo de la Serna, como los de irresponsable y desidiosa. "El sistema español de infraestructuras iba camino del colapso", ha dicho este alto cargo del ministerio, recalcando la sequía inversora en trenes o las rebajas en conservación de carreteras.

En medio de un contexto político de alta incertidumbre, la ejecución de la inversión presupuestada por el grupo Fomento tocó mínimos tanto en 2017 como en 2018, con unos 5.000 millones en ambos ejercicios. El año pasado, marcado por la moción de censura que dio el Gobierno a Pedro Sánchez, se dejaron de invertir 2.683 millones presupuestados, un hecho que ha sido subrayado por el portavoz del PP en la comisión de Fomento, Miguel Barrachina.

La ejecución de la inversión presupuestada por el grupo Fomento tocó mínimos tanto en 2017 como en 2018, con unos 5.000 millones en ambos ejercicios.

Antes de ello, el secretario de Estado de Infraestructuras ha afirmado que "el actual Gobierno nunca regulará en favor de los grandes fondos de inversión". Saura ha lanzado esta aseveración tras culpar al anterior Ejecutivo de una desregularización del alquiler de la vivienda que "ha aumentado los desahucios y los precios", de dejar que engordara la pelota de las autopistas quebradas o de la crisis del ferrocarril en Extremadura ante la ausencia de compra de material rodante.

También se han tildado de "negocios para los fondos" al plan extraordinario de carreteras PIC, la gestión del vencimiento de autopistas de peaje o de la crisis del taxi y las VTC. Respecto a este último asunto, Saura ha reclamado al presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, que "se ponga las pilas y deje de preocuparse por quién se presentará a las próximas elecciones autonómicas". Como ya viene haciendo el ministro Ábalos, su mano derecha deja en el tejado de las administraciones locales y autonómicas la resolución del conflicto: "La política de movilidad urbana está en manos de las autoridades municipales y regionales en toda Europa".

Desde las filas del PP, Barrachina, ha mantenido un duro pulso con Saura, defendiendo una gestión de Íñigo de la Serna afectada por la falta de recursos económicos. Fernando Navarro, desde Ciudadanos, ha insistido en la necesidad de un pacto de Estado sobre Infraestructuras, "que el PSOE ya reclamaba desde la oposición", ante la tentación de ligar inversiones con intereses electrorales.

El nuevo plan extraordinario de carreteras

Respecto al plan de 5.000 millones de inversión extrapresupuestaria en carreteras, Pedro Saura ha argumentado que solo en el pago de los cánones por esas concesiones iba a costar 550 millones de euros anuales, con lo que que se triplicaba el montante inicialmente previsto y se comprometía el presupuesto a muchos años vista en carreteras.

El secretario de Estado ha reclamado que la política de inversión en infraestructuras "deje de ser la variable de ajuste a la hora de reducir el déficit"

El actual equipo de Fomento ha cambiado ese plan por un nuevo programa valorado en 1.000 millones y con concesiones a corto plazo (10 años) sin riesgo expropiatorio ni de tráfico. El BOE ya recoge esta mañana la exposición a información pública del primero de los proyectos: la ejecución, conservación y explotación de la autovía A-7 entre Alhama y Murcia y la autovía MU-30 en Alcantarilla

Desde la cúpula de Fomento se ha vuelto a hablar esta mañana en el Congreso de unos presupuestos que defienden el interés social, poniéndose en el centro de la inversión al ferrocarril convencional. Los capítulos IV, VI, VII y VIII de las cuentas públicas incluyen inversiones en materia de infraestructuras por 13.508 millones, lo que supone un alza del 23,5%.

Más obra a concurso

El subsecretario de Infraestructuras, Jesús Manuel Gómez, ha recordado en su intervención que el incremento en el ritmo de licitación en el segundo semestre de 2018 debe servir de base para elevar los niveles de ejecución presupuestaria. A lo largo del año pasado salieron a concurso actuaciones en ferrocarril por 2.555 millones, de los que 2.000 millones fueron fomentadas por el actual gabinete de José Luis Ábalos. En cuanto a las adjudicaciones, Gómez ha comparado los 738 millones en obra ferroviaria de todo 2017 con los 1.027 millones de la segunda mitad de 2018. La licitación total entre junio y finales de 2018 ascendió a 6.400 millones, con un incremento del 50% respecto al periodo comparable de 2017.

Al hilo del incremento en la inversión pública, Pedro Saura ha recalcado que este vuelco en la política del Gobierno preservará el crecimiento económico de España y servirá para la creación de 285.000 puestos de trabajo. De hecho, el secretario de Estado ha reclamado que la política de inversión en infraestructuras "deje de ser la variable de ajuste a la hora de reducir el déficit".

Hito en conservación de carreteras

Entre las distintas intervenciones, la del secretario general de Infraestructuras, Javier Izquierdo, ha hecho hincapié en una mayor atención a la conservación de carreteras, con 998 millones de euros presupuestados para este fin por la Dirección General de Carreteras. La cifra es, por primera vez, superior a la reservada para obra nueva tras un alza del 32% respecto a 2018. Para preservar este a este hito, Izquierdo ha reclamado a los grupos en la oposición que no se trate de detraer fondos a la conservación, en favor de la construcción, durante el trámite de enmiendas en el Senado "como sucedió el año pasado".

Izquierdo también ha destacado el papel de la pública Seittsa como uno de los principales gestores de autopistas del país. La depositaria de las nueve autopistas rescatadas ha pasado de 22 a más de 700 trabajadores. En Fomento tienen prevista una mejora en la demanda de tráfico e ingresos de estas vías de la mano de una rebaja media del 30% en los peajes, que ha sido acompañada de la gratuidad generalizada entre las 12 de la noche y las 6 de la mañana.

Izquierdo ha subrayado que las autopistas quebradas presentan un fuerte déficit en conservación, por lo que se prevén inversiones en ellas por 317 millones en los próximos cuatro años.

Respecto al resto de la red de autopistas, el secretario general de Infraestructuras, ha reiterado el plan de levantar barreras en las autopistas cuyo plazo de explotación llegue a su fin. Tras hacerlo la AP-1 en 2018, este año cumplirá el plazo de la andaluza AP-4 y la catalana AP-7.

Normas