Estas son las 10 tendencias de inversión de BNP Paribas para 2019

Se muestran optimistas con la inversión en Bolsa después de las correcciones del pasado ejercicio

BNP Paribas inversión

BNP Paribas Wealth Management se muestra optimista con la inversión en Bolsa en 2019. “Tras el contexto de incertidumbre que ha pesado en los mercados en 2018, anticipamos una mejora de la confianza que generará una dinámica positiva en los mercados de renta variables”, afirma Silvia García- Castaño, directora de la firma. En un contexto marcado por la desaceleración desde BNP propone 10 tendencias de inversión:

1 Alternativas frente a la volatilidad para los inversores más conservadores: independientemente de la divisa de referencia, la experta aconseja varias fórmulas. La primera de ellas pasa por las estrategias alternativas de fondos global macro, que después de las correcciones experimentadas en 2018 están en buena posición para beneficiarse de la normalización de las políticas monetarias y de la subida de tipos de interés. Esto se complementa con productos estructurados y propiedades rurales. Además, los inversores que operen en dólares como divisa de referencia puede ser una buena opción apostar por bonos americanos a corto plazo y corporativos con un rating de AAA ó A.

2. Fin de ciclo en la renta variable: la posibilidad de que se acerque el final del ciclo en EE UU puede ser el momento adecuado para optar por acciones de calidad, entendidas estas como empresas con sólidos fundamentales, bajo endeudamiento y elevados dividendos. Esto está pensado para los inversores que busquen invertir a medio plazo, es decir, a más de un año.

3. Potencial de internacionalización de las empresas chinas: se estima que los flujos que se generarán por la inclusión de acciones en los índices MSCI y FTSE alcanzarán aproximadamente los 100.000 millones de dólares a finales de 2020. Esto ha hecho que haya aumentado el interés de los inversores extranjeros hacia el mercado chino.

4. Tensiones comerciales: antes de que afloraran las tensiones comerciales muchos fabricantes habían iniciado el proceso de deslocalización de sus cadenas de suministro a China así como regiones de bajo coste. En este escenario los sectores que pueden verse favorecidos son el de automatización y robótica, la logística y el transporte, los bancos con redes regionales, la transición del comercio electrónico de B2B a B2C y el consumo discrecional con las empresas de creciente notoriedad de marca y ventajas en términos de costes.

5. Movilidad responsable e innovadora: el auge de las ciudades es una tendencia que continuará al alza tanto en las economías emergentes como en las desarrolladas. En este contexto se estima que en 2025 la tasa de penetración del vehículo autónomo alcance el 15%, lo que ofrece una oportunidad atractiva para la inversión en movilidad, especialmente en lo que hace referencia a la industria de la automoción y de componentes.

6. Seguridad del futuro: la seguridad se ha convertido en una preocupación para particulares, empresas y gobierno. De aquí a 2020 se invertirá 100.000 millones de dólares en este apartado y las empresas relacionadas con este sector representan una oportunidad a largo plazo. Aquí ocupa un papel destacado el blockchain así como todo lo relacionado con la seguridad alimentaria, sanidad o medio ambiente.

7. Transformación urbana y gestión eficiente de los recursos naturales: ante el rápido crecimiento de las ciudades, mejorar la gestión del agua y de los residuos es un reto importante para las autoridades públicas.

8. Salud y bienestar: el incremento de la longevidad: el aumento de la esperanza de vida es una tendencia democrática. En 2050 se espera que la esperanza de vida aumente en siete años. Esto representa una oportunidad para la inversión en sectores como el farmacéutico, el sanitario, de alimentación, la tecnología médica y los sectores de ocio y viajes.

9. La industria 4.0: estamos ante la cuarta revolución industrial. Las empresas que mejor pueden aprovechar esto son las que operan en los sectores de la industria y el tecnológico, cuyas valoraciones han dejado de ser bajas pero están justificadas por las buenas perspectivas a largo plazo.

10. Diversificar la inversión en divisas: para los inversores en euros, la corona sueca y noruega son las mejores opciones. Aquellos que empleen como referencia el dólar, es interesante que apuesten por divisas emergentes.

Normas