Juntos para hacer más en favor de la sociedad

Los empleados de Mutua Madrileña han desarrollado 40 actividades de voluntariado en 2018

Terapia ecuestre con niños con trastorno del espectro autista, una de las actividades del programa de voluntariado de Mutua Juntos hacemos más del año pasado.
Terapia ecuestre con niños con trastorno del espectro autista, una de las actividades del programa de voluntariado de Mutua Juntos hacemos más del año pasado.

Excursiones, visitas a parques temáticos o talleres con niños que viven en centros de acogida; un taller de elaboración de jabones o una excursión a Aranjuez con mayores en situación de soledad; terapia con caballos para niños con autismo; rutas en bicicleta o senderismo con personas con discapacidad; tareas de jardinería o reforestación de hábitats naturales son solo algunos ejemplos de las 40 actividades desarrolladas en 2018 por los voluntarios de Mutua Madrileña a través de su programa de voluntariado corporativo Juntos hacemos más.

Dirigido a unos 2.000 empleados que forman parte de la matriz del grupo, Juntos hacemos más ha mejorado en 2018 el resultado alcanzado un año antes y ha mantenido la cifra de involucración de la plantilla de la aseguradora: un 17% de los empleados destinan parte de su tiempo libre a colaborar con las personas necesitadas. “Los voluntarios participan en función de los proyectos, pero hay un buen número de empleados que son voluntarios de forma habitual, independientemente del tipo de proyecto”, señala Conchita Navarro, gerente de RSC y proyectos sociales de Mutua Madrileña.

“Me siento cómoda con iniciativas con niños o personas con discapacidad”, asegura Laura del Bino, empleada de Mutua Madrileña en el departamento de auditoría interna y voluntaria casi desde su incorporación a la compañía hace siete años. “Pero el voluntariado de Mutua me ha hecho abrir la mente, porque actividades con las que a priori pensaba que no me sentiría cómoda, a veces por miedo, luego me han resultado muy gratificantes”, continúa Del Bino. La voluntaria pone el ejemplo de la lectura de cuentos a niños ingresados de la mano de Fundación Theodora. “Te das cuenta de que ellos están tan emocionados que te contagian su emoción y todo fluye”, expresa.

El programa de voluntariado ‘Juntos hacemos más’ está abierto a las propuestas que planteen los propios trabajadores de la aseguradora

De hecho, los niños, ya sean en riesgo de exclusión o con problemas de salud, son el colectivo que más sensibilidad despierta entre los voluntarios, si bien también han participado en iniciativas de acompañamiento a mayores en situación de soledad y de apoyo a personas con diferentes capacidades.

Todas estas actividades, realizadas casi siempre en fin de semana, han servido para ayudar de alguna forma a alrededor de 500 personas directamente y hasta 2.000 de forma indirecta. “Depende de las circunstancias personales y de que cada vez las plazas de las actividades vuelan, pero he llegado a dedicar más de 12 fines de semana al año a las actividades del voluntariado de Mutua”, destaca Del Bino.

En algunas iniciativas, los empleados pueden involucrar a sus hijos a partir de cierta edad en calidad de prevoluntarios, así como a su círculo de amistades. “Me hace mucha ilusión cuando pueden venir, porque es bonito poder compartir esos momentos con familiares y amigos cuando tienes la posibilidad, como en el Día del Medio Ambiente, ayudando a mejorar el vivero de la Fundación Apascovi”, recuerda la voluntaria de Mutua.

Doble vía

Juntos hacemos más, puesto en marcha en 2011, se articula en una doble vía. Por una parte, incluye proyectos planteados por la compañía en función de las necesidades detectadas entre las ONG con las que colabora. Y por otro, está abierto a los proyectos y las propuestas que plantean los propios empleados “en virtud de sus afinidades o experiencias personales”, indica la gerente de RSC de Mutua. Aprovechando esa oportunidad, Laura del Bino propuso colaborar con la Fundación A Caballo. “A través de Mutua hemos podido organizar terapias ecuestres con asociaciones de niños con trastorno del espectro autista o con chicos con discapacidad en situación de necesidad, entre otros”, comenta Del Bino.

Estos proyectos “son apoyados por la Fundación Mutua Madrileña siempre que cuenten con la adhesión de un número suficiente de compañeros”, apunta Navarro. “Mutua destina anualmente alrededor de 80.000 euros al impulso de los proyectos de voluntariado. En paralelo, para apoyar económicamente los programas de las ONG, contamos con otras líneas de actuación a través de la Fundación Mutua, como la convocatoria anual de Ayudas a Proyectos de Acción Social, que cuenta con una dotación de 750.000 euros”, explica la portavoz de Mutua.

Para gestionar el programa de voluntariado Mutua dispone de “un microsite específico en la intranet en el que se pueden proponer actividades y que también nos sirve como punto de encuentro para publicar las oportunidades de voluntariado e inscribirse”, indica Navarro.

“Para mí el voluntariado no es una actividad altruista, sino que te llevas más de lo que das. Te llevas un cariño enorme, muy puro y de verdad. Te llevas aprendizaje, porque conoces otras realidades y te ayuda a valorar la tuya. Tú aportas tu tiempo, pero el retorno es enorme”, destaca la voluntaria de Mutua Madrileña.

Contra la violencia de género

El proyecto Juntas contra la violencia de género, orquestado a través de la Fundación Mutua, ha permitido a las empleadas de la compañía impartir talleres de coaching y mejora de la empleabilidad para mujeres víctimas de maltrato dentro de la Escuela de Fortalecimiento de la Fundación Integra. “Previamente, las empleadas interesadas participan en una charla inicial de sensibilización sobre violencia de género y reciben una formación específica para impartir talleres”, señala Conchita Navarro.

En 2018, primer año de Juntas, 40 empleadas impartieron un total de 19 talleres a los que asistieron cerca de 200 mujeres que han sufrido esta lacra social. “Tras la semana de talleres hay una fase de intermediación laboral a cargo de la Fundación Integra para ayudarlas a encontrar empleo”, apunta Navarro.

“En 2019 continuaremos desarrollando esta iniciativa para seguir contribuyendo a empoderar, formar y facilitar la integración laboral de las alumnas, a la vez que sensibilizamos a la plantilla de Mutua en el tema de violencia de género”, avanza la gerente de RSC y proyectos sociales de Mutua Madrileña.

Normas