Unicaja y Liberbank aplazarán su ampliación de 300 millones a 2020

El BCE reducirá sus activos ponderados por riesgo en unos 3.000 millones

Unicaja Liberbank pulsa en la foto

La fusión entre Unicaja y Liberbank no requerirá, de entrada, una ampliación de capital para que sus ratios de solvencia cuadren, según fuentes financieras. Los colchones de ambas entidades les permiten afrontar su fusión sin inyectar fondos propios. El primer escenario es aplazar la apelación de más capital a los accionistas a 2020 o incluso a 2021.

La ampliación de capital prevista, de 300 y 400 millones de euros, no corre ninguna prisa. “No existe necesidad alguna en cuanto a ratios. La operación puede ser interesante en un futuro, con el objetivo de afrontar los costes de reestructuración de plantilla. Pero el planteamiento es ejecutarla más adelante”, explica un banquero implicado en la operación. Mediobanca es el asesor de Unicaja y Deutsche Bank, el de Liberbank.

LIBERBANK 0,37 -1,18%
UNICAJA BANCO 0,79 -1,26%

Las ratios de capital de máxima calidad (CET1, en la jerga) eran del 13,7% para Unicaja y del 12,1% para Liberbank a cierre del pasado septiembre. El proyecto de fusión contempla que este nivel quede por encima del 12%, como publicó CincoDías el 13 de diciembre.

Sí se necesitará, en cualquier caso, una ampliación técnica para ejecutar el canje de acciones. Los analistas estiman que la ecuación de intercambio oscilará entre las 2,5 y las 3,2 acciones de Liberbank por cada una de Unicaja. La ampliación irá, según este cálculo, de los 960 a los 1.200 millones de acciones nuevas de Unicaja. Es decir, entre el 37% y el 43% de su número títulos una vez efectuada la operación.

El importe de los ajustes, al margen del recorte de plantilla, que necesitará la entidad resultante oscila entre los 250 millones y los 400 millones, de acuerdo a fuentes financieras. Aquí se incluyen provisiones para activos improductivos y por las pérdidas derivadas del cómputo a valor de mercado de los bonos de la entidad absorbida (Liberbank). Kepler considera que estas minusvalías por la deuda italiana en cartera de la entidad que pilota Manuel Menéndez rondan los 100 millones de euros.

La ecuación de canje que determinará el peso de los accionistas de cada entidad en el grupo fusionado está aún por definir. Ambas entidades están exhibiendo sus fortalezas en la negociación. El proyecto de fusión estará listo a finales de febrero, y a partir de ahí pasarán hasta seis meses para recibir las autorizaciones pertinentes. La culminación de la operación llegará por tanto en el último trimestre del año.

El as en la manga

La ampliación no será para elevar las ratios de solvencia, que cumplirán sobradamente con los objetivos, sino para obtener el efectivo necesario para ejecutar el ajuste laboral. Este se estima en unos 3.000 empleos para ambas entidades e incluirá también el cierre de oficinas.

La palanca principal del banco que resulte de la fusión para mejorar sus ratios es la metodología de cálculo de activos ponderados por riesgo (APR. en la jerga) de Liberbank.

La entidad prevé rebajarlos en unos 3.000 millones de euros, con una mejora de hasta 2,5 puntos porcentuales en su CET1. Por ejemplo, las hipotecas ponderarán en torno al 20% frente al 40% actual. “Lo lógico es que el BCE les dé el visto bueno este año o al inicio del próximo”, señala un banquero de inversión.También Unicaja está trabajando en esta fórmula, que mejoraría de manera instantánea sus ratios, si bien Liberbank lleva más adelantados los deberes.

Además existen posibles desinversiones, como la venta de la participación en Caser (un 18,75% entre ambas), si bien este traspaso continúa siendo complicado. Varios accionistas han sondeado una posible salida a Bolsa, si bien esta opción tendría que contar con el visto bueno de la aseguradora Covéa, con el 20%.

Liberbank y Unicaja están además en proceso de estudio de otros ajustes en participadas para que consuman menos capital. Esto es lo que ocurre cuando la participación en una firma del sector financiero supera el 10%. Es más, Liberbank redujo su posición en Caser desde el 12,22% de 2016 al 9,88% que revelaba la aseguradora a cierre de 2017.

El peso de los accionistas en el nuevo banco

Kepler. La casa de análisis asegura que el escenario justo sería que el 63% del grupo quedara en manos de los accionistas de Unicaja y el 37% restante, en las de los de Liberbank. El experto de Kepler, con todo, abre la puerta a que estos porcentajes se equilibren hasta el 59%-41% si se asigna una prima a los accionistas de Liberbank. Este último escenario es improbable, según las fuentes consultadas.

Precios en Bolsa. Este es uno de los peores momentos para ejecutar una ampliación de capital. Liberbank salió a Bolsa en mayo de 2013 a 0,55 euros por acción –precio ajustado por dividendos y por el agrupamiento de títulos de tres por uno de enero de 2016–, frente al máximo de 1,379 euros que alcanzó en mayo de 2014, cuando tenía una capitalización de más de 2.100 millones, frente a los apenas 1.400 de ayer. Unicaja se estrenó en junio de 2017 a 1,1 euros por acción, y marcó un máximo de 1,626 euros en mayo de 2018 con más de 2.600 millones de valor en Bolsa. Esa cuantía contrasta con los 1.800 millones actuales.

Posición. El nuevo banco tendrá unos 100.000 millones de euros en activos y será el sexto por este parámetro tras Sabadell (217.751 millones) y por encima de Bankinter (76.281).

Normas