Los taxis anuncian querellas y denuncias contra las VTC y el Estado

Élite Taxi asegura que la administración central podría enfrentarse a indemnizaciones de hasta 25.000 millones de euros

Taxis en el centro de Madrid.
Taxis en el centro de Madrid. EFE

El sector del taxi ha anunciado este martes que presentará una demanda civil y una querella criminal para frenar a Uber y Cabify, así como una demanda por daños patrimoniales contra la administración central por no frenar a los vehículos de alquiler con conductor (VTC), que podría derivar en indemnizaciones millonarias para los taxistas.

La primera de las actuaciones que emprenderán los taxistas es la interposición de una demanda civil contra Uber y Cabify por competencia desleal, a la que seguirá una querella criminal contra “los responsables de la trama” que pretende acabar con el sector del taxi, dijo Alberto Álvarez, coordinador de Élite Taxi.

La querella criminal se presentaría por los posibles delitos de manipulación para alterar precios, estafa masiva, fraude de ley y blanqueo de capitales.

“Hay pruebas de que se está montando una trama y que hay personas que están impulsando que se liquide un sector protegido por directivas europeas. Nos quieren quitar del medio, pero no nos dejaremos”, alertó Álvarez.

Más adelante, el sector llama a los taxistas a unirse para presentar demandas por daños patrimoniales contra la administración central, a la que acusan de “mirar para otro lado” durante años, permitiendo la actual situación, pese a existir una directiva de la Comisión Europea de 2006 que “preserva” el sector. Álvarez y Elpidio José Silva (abogado que ultima la demanda) aseguraron que el Estado podría enfrentarse a indemnizaciones que podrían llegar hasta los 25.000 millones de euros.

El sector de las VTC logró 240 nuevas autorizaciones durante el pasado mes de diciembre, superando así la cota de 13.000, con un total de 13.125 licencias, según el registro oficial del Ministerio de Fomento.

Normas