Las cotizadas españolas, objetivo de los inversores

Dividendos y liquidez se mantienen como principal reclamo

Spain Investors Day pulsa en la foto

Es ya un clásico del comienzo de curso en la capital. La novena edición del Spain Investors Day (SID) arranca hoy en Madrid con los brazos abiertos a inversores nacionales e internacionales que buscan conocer más a fondo a las cotizadas españolas y al mercado que las acoge.

En esta ocasión la cita llega después de un año agridulce como pocos para los mercados internacionales. Las primeras jornadas de 2018 fueron positivas para la mayoría de las principales Bolsas, sin embargo, el optimismo con el paso de los meses se ha convertido en decepción y todas las plazas financieras europeas cerraron el año en números rojos. El Ibex 35 se despidió del año con un descenso del 15%, complicada tarjeta de presentación para los inversores que estos días miran con lupa los atractivos de nuestra plaza.

El Ibex 35 se despidió del año con un descenso del 15%, por la incertidumbre global

No obstante, es cierto que el comportamiento del mercado español ha ido en línea al de otros mercados de nuestro entorno, y “la Bolsa española no ha tenido un comportamiento peor que el resto. En los fundamentales de las empresas españolas y en la rentabilidad por dividendo nuestras cotizadas son una buena alternativa de inversión. Las compañías cotizadas españolas continuaron creciendo y bajando su endeudamiento en 2018 y esa tendencia parece confirmada para este ejercicio. Llegamos al Spain Investors Day seguros de que las empresas española son un buen producto que ofrecer a los inversores internacionales”, asegura Benito Berceruelo, presidente del SID y de su consejo rector.

Sus grandes atractivos

¿Y qué encuentran los grandes inversores institucionales, fondos soberanos y gestores de fondos privados internacionales en el mercado español? En general, las cotizadas españolas, después de un 2017 de remontada, han consolidado su crecimiento en 2018 y los expertos prevén un margen de mejora de resultados aún interesante.

De hecho, el Ibex 35 está muy lejos de sus máximos y aunque ya nadie duda de que nos acercamos a una desaceleración clara del ritmo de crecimiento mundial, la economía española, en principio, crecerá más que otras del Viejo Continente.

En Renta 4 calculan que el principal selectivo del parqué, el Ibex 35, alcanzará este año los 10.619 puntos, lo que supone una revalorización en torno al 20% desde los precios actuales. Pero no todos son tan optimistas. En Anbank, por ejemplo, prevén un objetivo de cotización por fundamentales para el Ibex de 9.612 puntos. En cualquier caso, la entidad cree que “cotizando por debajo de 12 veces sus beneficios convierten al Ibex 35 en uno de los índices más asequibles del mundo”.

Las bazas: empresas menos endeudadas y en crecimiento

Además, como recuerda Berceruelo, “contamos con empresas líderes y referentes en sectores como la energía, con Iberdrola; el turismo, con Aena; la construcción, con ACS o Acciona, y en otros sectores clave. La presencia en Latinoamérica, que tiene algunas debilidades, también presenta fortalezas y hace de muchas empresas españolas una alternativa diferencial por su presencia en un mercado rentable y en crecimiento”.

A todo esto se añade que los inversores internacionales tradicionalmente siempre han valorado dos características principales de nuestro mercado: su generosidad en el reparto de dividendos y la demostrada liquidez.

Tal y como se destaca en el Informe de mercado 2018 de BME, entre enero y noviembre del pasado ejercicio, las empresas cotizadas repartieron a sus accionistas 25.906 millones de euros en dividendos, devolución de aportaciones por primas de emisión y reducción de nominal, lo que equivale a un 3,5% más que en el mismo periodo del año anterior.

Cifras

Las cotizadas españolas, objetivo de los inversores

4,5% es la rentabilidad por dividendo de la Bolsa española.

52,4% es el crecimiento experimentado por el Ibex 35 desde los mínimos de la crisis en 2012 hasta el 30 de noviembre de 2018. Si nos fijamos en el Ibex con dividendos, lo ha hecho un 98,68%.

Asimismo, de acuerdo con los datos de MSCI incluidos en el mencionado informe, a 30 de octubre de 2018, la rentabilidad por dividendo de la Bolsa española se situaba en el 4,5%, acumulando 11 años por encima del 4%, lo que refleja la recurrencia de los pagos del conjunto de empresas españolas cotizadas.

De hecho, según se señala en el Informe de mercado de BME, en lo que va de siglo las empresas cotizadas en la Bolsa española han repartido dividendos ligeramente por encima de los 378.000 millones de euros, una cifra que equivale al 56% del valor actual de mercado de todas las cotizadas españolas presentes en el parqué en este momento. Entre el año 2000 y 2005, el importe promedio de dividendos brutos repartidos por las compañías cotizadas entre sus accionistas fue de 10.893 millones de euros. En el año 2006 fue de 21.810 millones y desde entonces y hasta hoy ningún año ha sido inferior a 23.000 millones de euros.

Sin olvidarnos de su repercusión en la rentabilidad. Desde los mínimos de la crisis en 2012 hasta el 30 de noviembre de 2018, mientras el índice ha crecido un 52,4%, el Ibex con dividendos lo ha hecho un 98,68%.

Si nos centramos en la liquidez, los valores españoles siguen destacando en el ranking de los más negociados en el área euro: el 10% de los valores del índice Euro Stoxx 50 son españoles, con un peso total del 9,2% sobre la capitalización y del 11,9% sobre el total contratado hasta el tercer trimestre de 2018. Y sobre el horizonte, una medida controvertida, la aplicación de un impuesto, previsiblemente del 0,2%, como hizo Francia hace años.

Según el proyecto de Ley de Presupuestos aprobado este viernes por el Consejo de Ministros, el tributo gravará la adquisición de acciones de empresas que coticen en España con una capitalización bursátil de más de 1.000 millones, lo que de acuerdo con cálculos de Bolsas y Mercados Españoles (BME), muy crítico con el impuesto, encarece un 66% el coste de comprar una acción española.

Con el impuesto sobre las transacciones financieras (también denominado por sus siglas ITF o tasa Tobin en la jerga financiera) el Estado espera recaudar 850 millones este año.

Claves de la cita


Empresas. La IX edición del Spain Investors Day (SID) reúne hoy y mañana en Madrid a los responsables de 43 grandes compañías españolas cotizadas –entre las que se incluyen el 70% del Ibex 35–, con más de 150 inversores internacionales.

Foro financiero. En sus nueve años de historia, el SID se ha convertido en una plataforma desde la que las empresas españolas pueden dar a conocer su realidad a inversores internacionales e impulsar las inversiones en nuestro país.

Gobierno. Está previsto que la inauguración del encuentro corra a cargo de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, mientras que la ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, será la encargada de la clausura. Además, participarán los responsables de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, y el de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España, Josep Borrell.

Temas de interés. Cómo afecta a España la incertidumbre económica internacional, marcada por el Brexit, el proteccionismo estadounidense, la guerra comercial entre China y Estados Unidos o la desaceleración económica en muchos países será previsiblemente materia de análisis y debate durante las dos jornadas de la cita financiera.

Patrocinadores. El SID está promovido y organizado por Estudio de Comunicación y tiene a BNP Paribas y Exane como socios estratégicos. Los patrocinadores que hacen posible el encuentro son PRISA, Grant Thornton, Aon, Cecabank, Icex, Equipo Económico y Linklaters.

Normas