Presupuestos 2019

La Seguridad Social prevé subir sus ingresos un 7,5% pese a una modesta creación de empleo

El sistema de pensiones volverá a tener unos números rojos de 18.650 millones este año

Las máximas responsables del ministerio de Hacienda, capitaneadas por su ministra, María Jesús Montero, reiteraron este lunes en varias ocasiones que la previsión de ingresos fiscales incluida en su diseño de los Presupuestos Generales para 2019 es “conservadora” y “moderada”. No se puede decir lo mismo de la previsión de ingresos de la Seguridad Social. De acuerdo con el proyecto de cuentas públicas presentado ayer en el Congreso, la Seguridad Social prevé recaudar 123.584 millones de euros en cotizaciones sociales de trabajadores y empresas. Esto supone un 7,5% más que el año anterior.

La evolución del empleo en cuantía y calidad marcan los ingresos del sistema de pensiones. Por eso llama la atención este fuerte incremento de la recaudación prevista, cuanto las estimación de crecimiento de la ocupación no es tan optimista. De hecho, las previsiones para el empleo no son unitarias ni dentro del propio Gobierno.

Así, el Ministerio de Trabajo calcula que en 2019 se generarán 400.000 nuevos empleos. Pero esta previsión no coincide con las que maneja el Ministerio de Economía y que ayer mismo refrendó la ministra de Hacienda, que recogen que entre 2018 y 2019 se generarán 800.000 nuevos empleos. Y, tal y como recordó ayer la propia Montero, el pasado año ya se contabilizaron 563.965 nuevos puestos en términos de Seguridad Social. Esto significaría que la previsión de creación de empleo caería prácticamente a la mitad en 2019, con poco más de 236.000 nuevos empleos.

Estas previsiones tampoco coinciden con el incremento del empleo del escenario macroeconómico que estima un alza de la ocupación del 1,8% en 2019, lo que supondría una ganancia de 342.000 trabajadores. Preguntada por estas diferencias, Montero explicó que las cifras incluidas en el Presupuesto son “aproximatorias”.

Por ello, desde el Gobierno prefieren hacer hincapié en que el aumento de la recaudación se producirá, sobre todo, por medidas tomadas por el Ejecutivo. En concreto, por el aumento de las bases mínimas de cotización un 22,3% derivadas del incremento en esta proporción del salario mínimo interprofesional (SMI) hasta los 900 euros mensuales en 14 pagas. También al incremento del 7% de las bases máximas de cotización, que quedan fijadas en 4.070 euros al mes. Asimismo, por la subida de la base mínima de cotización de los autónomos un 1,25% y los tipos de cotización de este colectivo al 30%. Finalmente, otra de las medidas que contribuirá a esta mejora de los ingresos es la recuperación del subsidio por desempleo para mayores de 52 años y la elevación del 100% al 125% de la base mínima de cotización de sus beneficiarios.

Junto al aumento del empleo y las medidas de incremento de las bases de cotización, el Gobierno prevé que los sueldos crezcan un 2,1% y la productividad, un 0,3%, el doble de lo estimado para elaborar las cuentas de 2018 en ambos casos.

Con estos ingresos por cotizaciones, más unas transferencias del Estado de ingresos impositivos por valor de 15.484 milones para pagar los complementos a mínimos y prestaciones no contributivas del sistema, la Seguridad Social tendrá que pagar los 154.645 millones de euros que suman este año los compromisos por pensiones, un 7,2% más.

Entre las cuestiones principales que incluye esta partida de gasto está una revalorización inicial de todas las pensiones del 1,6%; un avance del 3% de las mínimas y las asistenciales; y una elevación de la base reguladora de las pensiones de viudedad del 56% al 60%. Esto último supondrá un incremento de la pensión de viudedad del 7% para aproximadamente medio millón de beneficiarias. Además, el sistema costeará las prestaciones de maternidad y paternidad. Este último permiso se amplía de cinco a ocho semanas este año, con un coste de 825 millones. Asimismo se abonarán 8.637 millones en bajas médicas de los trabajadores, un 8,2% más que el año pasado.

Con estas perspectivas de ingresos y gastos el Gobierno prevé que la Seguridad Social tendrá este año un déficit de 18.650 millones de euros, ligeramente por debajo del desfase 18.937 millones de euros con el que cerró 2018. Este déficit se financiará con un crédito del Tesoro, por tercer año consecutivo, por valor de hasta 15.164 millones, la misma cantidad que en 2018; con una transferencia de impuestos de 850 millones y una disposición del fondo de reserva y de otros fondos de hasta 3.693 millones. De ser así, en la hucha de las pensiones quedarán 1.300 millones.

 

 

El Estado vuelve cotizar por el cuidador no profesional

El programa Autonomía Personal y Atención a la Dependencia, que quedó congelado durante buena parte de la crisis, alcanzará en 2019 la cifra de 2.232 millones de euros, un 59,3% más que en 2018. Esto incluye un alza del 31,7% del Nivel Mínimo –lo que el Gobierno da a las comunidades–, hasta 1.723 millones para atender al aumento de los beneficiarios y la financiación una nueva prestación de teleasistencia avanzada. Asimismo, se recupera la financiación por el presupuesto del Estado del pago de las cotizaciones sociales a la Seguridad Social de los cuidadores no profesionales, a lo que se destinarán 315 millones de euros este año. Por otra parte, se emplearán 47 millones en garantizar “un nivel mínimo de subsistencia” a los españoles residentes en el extranjero que cumplan la edad de jubilación y otra ayuda a emigrantes retornados mayores de 65 años carentes de recursos hasta que tramiten una pensión asistencial

Un 10% más para formar a ocupados y parados y un 4% más a desempleo

El sistema de Seguridad Social se completa con el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), que este año contará con un prespuesto de 24.598 millones de euros. De estos, 18.402 millones se destinarán a prestaciones y subsidios por desempleo, un 4% más. Este incremento se produce a pesar de que la tasa de paro cae al 14%, y se debe fundamentalmente a la ampliación del subsidio por desempleo para mayores de 52 años. La siguiente partida por volumen se destinará al fomento de la inserción y estabilidad laboral, a la que se dedicarán 3.403 millones, un 0,9% más. Mientras que la inversión que más crece es la de formación profesional, con un aumento del 10,3% hasta los 2.570 millones. De esta cantidad, 1.221 millones serán para formar a ocupados; 857 millones para parados; 373 millones para nuevos conceptos de “oportunidades de empleo y formación” y 73 millones para “flexibilidad (formación y recualificación)”.

Empleados públicos: más sueldo y otras novedades en pensiones

El anteproyecto de Ley de Presupuestos recoge la subida generalizada del sueldo de los empleados públicos un 2,25%, ya aplicada en un decreto con efectos del pasado 1 de enero. Esta subida aumentará otro 0,25% hasta el 2,50% desde el 1 de julio si el PIB de 2018 cierra con un avance del 2,5% o superior. Este aumento total será del 2,45%, si la economía crece en 2018 un 2,4%; un 2,40% si el PIB sube un 2,3%; un 2,30, si el avance es del 2,2% y un 2,30%, si la riqueza nacional de 2018 se incrementa un 2,1%. Además las bajas por jubilación de empleados públicos se repondrán un 100% y la oferta de empleo aumentará un 8% adicional en los sectores donde se necesite “refuerzo de efectivos”. El empleado público que se jubile y se haga autónomo y contrate a un trabajador podrá cobrar el 100% de la pensión. Y la percepción de pensiones de orfandad en el régimen de empleados públicos de clases pasivas se eleva hasta los 25 años.

El Iprem quedaría fijado en 6.583,16 euros al año, tras aumentar un 2%

El Gobierno de Pedro Sánchez propone aumentar un 2% el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) hasta los 548,60 euros mensuales. Actualmente, se encuentra en 537,84 euros. De esta forma, el Ejecutivo quiere descongelar esta renta de referencia para determinar el acceso a las ayudas para vivienda, becas, subsidios por desempleo o asistencia jurídica, que había congelado el Gobierno de Mariano Rajoy. Así, de aprobarse estos presupuestos, el IPREM diario quedaría en 18,29 euros y el anual en 6.583,16 euros. Este indicador estuvo congelado entre 2011 y 2016, aumentó un 1% en 2017 y quedó otra vez igual en 2018.

En el terreno de las ayudas se incrementa en 150 millones la partida destinada a becas, hasta los 536 millones de euros, y se destinan 50 millones a material escolar gratuito en las etapas obligatorias.

Los expertos diseñarán un nuevo Estatuto de los Trabajadores

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, anunció ayer la creación de un grupo de trabajo de expertos que explorarán la redacción de un nuevo Estatuto de los Trabajadores para el siglo XXI. Según el articulado del proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado, “en el plazo de tres meses desde la entrada en vigor de esta ley, se constituirá un grupo de expertos y expertas para llevar a cabo los trabajos y estudios preparatorios para la elaboración de un nuevo Estatuto de los Trabajadores”. El Consejo de ministros decidirá la composición de este grupo de expertos “previa audiencia” a los interlocutores sociales en el diálogo social sobre empleo y relaciones laborales. Asimismo, el Gobierno se compromete a crear dos comisiones más en seis meses: una para el estudio de la situación de las privatizaciones en el sector sanitario y otra, interministerial, para la Presupuestación con Perspectiva de Género.

Normas