¿Cuánto cuesta (de verdad) constituir una Sociedad Limitada?

Repasamos todos los gastos asociados a la puesta en marcha de una Sociedad Limitada, para que el socio valore el coste real de crear una SL

coste abrir SL

Inscribir a la empresa en el Registro Mercantil, darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, contratar una gestoría,… A la hora de poner en marcha una empresa, hay que asumir primero unos gastos para su constitución legal, antes del inicio de actividad.

El primero de ellos es a la inscripción de la empresa en el Registro Mercantil. Se trata del primer paso de constitución de una empresa y evita las confusiones por utilización de la misma denominación por parte de otras sociedades. Su coste oscila entre 40 y 100 euros, según informan en un comunicado desde la Agencia EFE. Asimismo, una vez constituida la empresa ante notario, hay que realizar la inscripción en el Registro Mercantil correspondiente al domicilio social donde vaya a llevarse a cabo la actividad.

En la nota recuerdan que los socios tendrán que darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). Así que en esta parte habrá que tener en cuenta el pago de la cuota mensual a la Seguridad Social, lo que conllevará un desembolso de más de tres mil euros al año. Por otra parte, este es el único gasto que compartirá con el propietario de una sociedad limitada quien solo se registre como autónomo.

Obligaciones fiscales

También es preciso presentar una serie de documentos ante Hacienda y llevar la contabilidad al día, para que la Agencia Tributaria pueda llevar un seguimiento de las obligaciones fiscales. Es por ello que muchos autónomos contratan una gestoría o asesoría que les apoye en estas tareas.

De media, la gestión de la contabilidad y fiscalidad al completo de una Sociedad Limitada suele estar en torno a los 130 y los 150 euros mensuales, dependiendo de los servicios adquiridos.

Una Sociedad Limitada, generalmente opera desde una ubicación concreta. La mayoría de empresarios optan por alquilar o comprar un establecimiento que haga las veces de oficina. Así que el coste por alquiler o compra del establecimiento profesional también deberá de ser tenido en cuenta en los costes para iniciar actividad como S.L.

Normas