La desaceleración de las ventas de Apple en China puede ser un mal augurio global

Se espera que la compañía de Tim Cook ingrese el último trimestre un 8% menos que el anterior

iPhone sx
iPhone sx REUTERS

La advertencia de Apple sobre la desaceleración de las ventas chinas disminuyó más de 50.000 millones de dólares de su capitalización bursátil de 750.000 millones el miércoles por la tarde. Los inversores no siempre creen en los datos económicos oficiales de China, pero no pueden pasar por alto que las ventas de iPhone hayan caído tan rápidamente.

El director ejecutivo Tim Cook señaló que la empresa tecnológica de EE UU espera 73.000 millones de euros de ingresos en el último trimestre. Eso es alrededor de un 8% menos que el trimestre anterior. Cook dijo que la empresa quedó impactada por la magnitud de la desaceleración económica en los mercados emergentes, especialmente en China, y dijo que la caída de los ingresos en relación con lo que se esperaba se debe a la bajada en la venta de iPhones, razón por la que las acciones de Apple cayeron un 8% el miércoles.

China representó casi el 20% de todos los ingresos de Apple en el último trimestre, por lo que Cook sugiere una caída muy brusca en la demanda china. Esta podría ser sólo la experiencia de una empresa: el precio medio del iPhone ha aumentado en un 30% durante el último año. Hay otros factores que todavía son imposibles de cuantificar, como el efecto de las tensiones comerciales, las preguntas sobre el espionaje y la detención del ejevutivo de Huawei en diciembre, que puede haber hecho que los productos estadounidenses icónicos sean menos populares en el país asiático.

Aún así, Cook tuvo cuidado y señaló que las ventas de smartphones de otras marcas han bajado en China. Ya estaba bastante claro que las cosas no iban bien en la economía china, que aporta alrededor de la quinta parte de la producción mundial. Las ventas al por menor crecieron sólo un 8,1% en noviembre, el peor resultado en 15 años. Las ventas de automóviles han caído varios meses seguidos. El iPhone es un símbolo clásico del tipo de afluencia masiva que China desea para sus 1.400 millones de habitantes. Cuando la demanda flaquea, es un mal augurio de lo que puede deparar el futuro en cuanto a la economía mundial.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Belén Juárez, es responsabilidad de CincoDías

Normas