Atlantia y ACS afrontan en Brasil la primera baja relevante en Abertis

Fichan al presidente de la eléctrica brasileña CPFL para ocupar la vacante dejada por David Díaz al frente de Arteris

David Díaz, presidente y consejero delegado de Arteris, y André Dorf, presidente de CPFL y próximo sustituto de Díaz en la filial brasileña de Abertis.
David Díaz, presidente y consejero delegado de Arteris, y André Dorf, presidente de CPFL y próximo sustituto de Díaz en la filial brasileña de Abertis.

Los nuevos propietarios de Abertis tienen ya la primera salida de un peso pesado de la alta dirección de la concesionaria catalana, concretamente en Brasil, y han acudido al mercado de fichajes para atajar el problema.

Se va uno de los históricos de la casa, David Díaz, quien dejará el puesto de presidente y CEO de la filial brasileña Arteris el próximo 31 de enero. Y todo parece indicar que la decisión conlleva su marcha del grupo tras no haber recibido una oferta de los nuevos accionistas, Atlantia y ACS, capaz de retenerle. El mandato de Díaz, renovable ejercicio por ejercicio, vencía en el mes de marzo, pero no había indicios que hicieran esperar la renuncia. Quizás ha pesado su intención de regresar a Europa.

El puesto vacante lo tomará André Dorf, reconocido ejecutivo en el mercado brasileño que ocupa la presidencia de CPFL, una de las mayores eléctricas del país. El nuevo primer ejecutivo de Arteris llegará tras liderar el desarrollo de CPFL en el mercado de las renovables y mantenerse al frente del grupo durante la toma de control por parte del gigante energético chino State Grid. Las fuentes consultadas apuntan a la opinión del segundo accionista de Arteris, el fondo canadiense Brookfield, como clave en su selección. De hecho, esta última ha tenido destacas inversiones en CPFL.

El grupo de autopistas tiene en la refinanciación de 3.200 millones de deuda su próximo examen ante el mercado

Dorf, familiarizado con el mundo de las concesiones energéticas, inició su carrera en 1996 en JP Morgan, de la que salió en 2003 para liderar la papelera Suzano durante diez años. En 2013 desembarcó en CPFL como CEO de la filial de renovables. Y fue en 2016 cuando ascendió al puesto de presidente y CEO de CPFL Energía, convirtiéndose en un actor relevante del sector energético brasileño. Su empresa es líder en el país por capacidad renovable en operación; segunda distribuidora eléctrica del mercado (14% de cuota), y tercer agente en generación, con 3.283 MW, el 95% en energías verdes.

Su antecesor, David Díaz, barcelonés de 48 años, ha sido una figura relevante en Abertis, tanto en la primera etapa con Salvador Alemany y Josep Martínez Vila al frente, como en el posterior mandato de Francisco Reynés.

Un hombre de La Caixa

Licenciado en administración y dirección de Empresas, Díaz fichó por la concesionaria de autopistas en 2002 como director de Estrategia y Desarrollo. Antes había sido director de inversiones en la división de Capital Riesgo de La Caixa, experiencia que le sirvió para liderar los proyectos de crecimiento de Abertis hacia los aeropuertos, telecomunicaciones, logística, y aparcamientos.

Con la llegada de Reynés y su estrategia de foco en las autopistas, David Díaz volvió a desempeñar un papel clave en el grupo como director general de Autopistas América (2011) y, posteriormente, como primer ejecutivo de Arteris, la gran apuesta de crecimiento a partir de 2013.

Esta última, derivada de la antigua OHL Brasil, es el tercer generador de ingresos para Abertis, tras Francia y España, pero es la primera filial por kilómetros en operación, la de mayor plantilla (6.000 empleados) y la más intensiva en obras, con más de 2.000 millones comprometidos en mejoras de la red. En Abertis es considerada como la filial con mayor carga de gestión a la vista de los desarrollos comprometidos y la relación con muy diversas administraciones.

Arteris opera 3.400 kilómetros de autopistas en los estados de São Paulo, Minas Gerais, Paraná, Rio de Janeiro y Santa Catarina, todos ellos caracterizados por la elevada densidad demográfica. Cuatro de sus nueve concesiones son estaduales, por otras cinco federales.

Refinanciación

La baja y consiguiente relevo al frente del negocio brasileño de Abertis ha llegado justo cuando el grupo catalán y sus accionistas, la italiana Atlantia y la española ACS, tratan de diseñar un plan para acomodar en la concesionaria la abultada deuda derivada de la opa. Abertis elevará su carga financiera en más de 10.000 millones y un tercio es de urgente refinanciación a la vista de que estaba firmado a 18 meses.

La primera opción es el inminente recurso al mercado de deuda corporativa, pero las condiciones parecen enturbiarse. Juegan en contra el empeoramiento de la confianza en el cierre del año ante la menor demanda global; las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, y la incertidumbre política generada por acontecimientos como el Brexit o el fortalecimiento de la extrema derecha en distintos países europeos. S&P y Moody’s ya han advertido en informes sobre las perspectivas del mercado de deuda que las condiciones de financiación de las empresas tienden a empeorar precisamente por la creciente incertidumbre.

La salida al mercado de capitales de la nueva Abertis sería toda una piedra de toque para determinar el nivel de confianza del mercado en la concesionaria una vez excluida de la Bolsa, con mayor carga de deuda y con nueva estrategia aún en fase de diseño.

 

El primer mercado de Abertis por kilómetros de autopista

Las nueve concesiones brasileñas. Arteris opera las concesionarias Autovias (316 kilómetros), Centrovias (218 kilómetros), Intervias (376), Via Paulista (404), Fernão Dias (562 kilómetros), Fluminense (320), la Litoral Sul (406), Planalto Sul (413) y la autopista Régis Bittencourt (402 kilómetros).

Dos accionistas de referencia. El 82,3% del capital de la operadora brasileña de autopistas está en manos de Partícipes en Brasil, de la que Abertis tiene el 51% del capital y el fondo Brookfield controla el 49% restante.

Uno de los tres grandes motores. El mercado brasileño ofreció unos ingresos de 851 millones de euros para Abertis en 2017, un 16% del total de la facturación del grupo. Francia aportó 1.690 millones y España, 1.362 millones, como los tres principales pulmones para la concesionaria.

Rendimiento. Brasil también es el tercer mercado de Abertis por ebitda, con 429 millones o el 12% del total.

Normas