Dia posee 1.300 millones en activos inmobiliarios para dar como garantía a la banca

Las entidades piden garantías hipotecarias en el acuerdo de refinanciación

Viandantes pasan por la entrada de un supermercado La Plaza de Dia en Madrid.
Viandantes pasan por la entrada de un supermercado La Plaza de Dia en Madrid.

Los problemas de Dia han sido solventados a corto plazo, gracias a que los 12 bancos acreedores han dado su brazo a torcer. Tenían dos opciones: acceder a las peticiones de la empresa y devolverle la liquidez para que continuara operando o dejarla morir y enterrar los 900 millones de euros que le habían prestado hasta ahora.

 El pasado 31 de diciembre, con la urgencia de encarar el nuevo ejercicio con este asunto resuelto, se impuso la primera opción. Société Générale, BNP Paribas, Commerzbank, Mediobanca y Bank of Tokyo-Mitsubishi y Deutsche Bank, entre otras entidades, firmaron el acuerdo de refinanciación por el que luchaba la empresa desde hace meses. Una bolsa de oxígeno de hasta 896 millones de euros, repartidos en 215 millones de euros de liquidez y 681 adicionales en líneas de confirming y factoring (en esencia, financiación para proveedores) y créditos bilaterales. La banca había retirado a finales de octubre las líneas de liquidez por unos 200 millones, como publicó CincoDías el 30 de noviembre.

Ahora le toca a Dia responder a los requerimientos de un acuerdo con multitud de asteriscos. Entre ellos, el “otorgamiento por parte de la compañía y determinadas sociedades de su grupo en España de un paquete de garantías reales (...) a favor de las entidades financieras”. Así, la compañía se compromete a otorgar garantía hipotecaria sobre ciertos activos de naturaleza mobiliaria e inmobiliaria.

Fuentes financieras señalan que este procedimiento de pedir una prenda en caso de una refinanciación de una empresa con problemas es el modus operandi habitual. “Lo importante es que el acuerdo está sellado”, señala una persona conocedora de las negociaciones. Si bien, en la práctica supone que Dia ha hipotecado la mayor parte de sus activos inmobiliarios.

DIA 0,63 -0,91%

La partida de inmovilizado material referida a terrenos y construcciones a precio de coste sumaba a cierre del año pasado 120,8 y 1.302 millones de euros respectivamente. Estos activos bajaban a los 120,2 y los 600,5 millones en cada caso, tras aplicar las respectivas amortizaciones por uso. Si bien fuentes financieras señalan que el valor de mercado está más cerca de la primera cifra que de la segunda.

La cartera inmobiliaria del grupo se compone, en su mayor parte, de almacenes, centros logísticos y sedes corporativas. También algunas tiendas, aunque de las más de 4.000 que el grupo opera de forma directa, las que se ubican en locales de su propiedad no llegan a cinco. El resto están en régimen de alquiler, además de las que operan sus franquiciados.

Aplicadas amortizaciones y deterioros por uso, el valor de sus activos bajan al entorno de los 700 millones

Estos son los principales valedores de ese patrimonio inmobiliario de Dia, que desde el entorno de la compañía se reconoce como modesto, y que queda ahora hipotecado a favor de las entidades financieras por el rescate aplicado para que pueda seguir operando. Son un as en la manga a la que las entidades financieras, por supuesto, esperan no tener que recurrir pero que exigen sí o sí sus comités de riesgos.

A diferencia de otras compañías, como en el caso de El Corte Inglés, Dia no puede recurrir a la venta de estos activos para reducir de forma drástica su endeudamiento. De ahí que en el plan de negocio trazado, la estrategia se centre sobre todo en el cierre de aquellos establecimientos que no son rentables.

Cita clave

La gran batalla estará en la ampliación de capital, preasegurada en hasta 600 millones por Morgan Stanley y que tendrá que ser activada en la próxima junta de accionistas, que se celebrará en marzo, y ejecutada durante el mes de abril y principios de mayo.

Si esta operación no se lleva a cabo, el contrato queda deshecho y Dia deberá devolver de una tacada todo el dinero que se le ha prestado.

Mijail Fridman, el inversor ruso dueño de Letterone, vehículo que controla el 29% de Dia, se ha opuesto de forma frontal a esa ampliación, que le obligaría a inyectar unos 174 millones de euros para no diluir su peso en el capital. Prueba de ello es la retirada de sus representantes del consejo de administración y que le deja sin voto en las decisiones trascendentales que está tomando la compañía.

El plan del inversor ruso pasaba por lanzar una opa el próximo marzo, un vez que hayan pasado 12 meses desde que pactó una opción de compra a 3,64 euros por acción. En Letterone siguen trabajando en un plan de negocio para el grupo, en paralelo al que viene diseñando este desde hace meses.

Dia espera tenerlo cerrado para finales de este mes, cuando dé a conocer la presentación de sus resultados anuales. El despido de Antonio Coto como consejero delegado, y su sustitución por Borja de la Cierva, no altera ni la fecha de presentación ni el contenido de este plan, en tanto que formaba parte de la comisión de estrategia del grupo desde marzo.

La acción sube un 35% desde los mínimos

Su peor momento en Bolsa. Dia llegó a valer 224 millones de euros en su peor día, el pasado 24 de diciembre, cuando su acción cerró a 0,36 euros, ante las dudas de que su refinanciación llegara a buen puerto. Desde entonces, ha escalado un 34,7%, hasta los 0,4849 euros de ayer, con una capitalización total de 302 millones de euros.

Los bonos. El grupo de supermercados tiene tres emisiones de bonos por un total de 905,7 millones de euros, de los que 305,7 millones vencen el próximo julio. Cotizan todavía por debajo del 100% del nominal: entre el 77% de los que expiran en siete meses y el 65% de los de 2023.

Goldman Sachs. El banco de inversión ha abandonado el capital con fecha del 21 de diciembre. Comunicó que habia pasado de tener el 5,182% del capital al 0%.

Más garantías. En el acuerdo de refinanaciación se hace referencia a que Dia otorgará en próximas fechas garantía hipotecaria sobre ciertos activos de naturaleza inmobiliaria y también mobiliaria. Uno de los pocos activos financieros de Dia es su autorcartera, por el 1,669% de capital, según la información registrada en la CNMV. Este porcentaje vale poco más de cinco millones de euros, frente a los más de 62 millones que valía cuando marcó récord.

Asesores. Dia ha contratado a PwC, Rothschild y Houlihan Lokey, mientras que la banca está representada por FTI Consulting. Los asuntos legales están en manos de Clifford Chance para Dia y de Linklaters para los bancos.

Normas