CAF logra cerca del 90 % de sus ventas en los mercados internacionales

El nivel medio de la cartera de pedidos se sitúa en los 7.000 millones

Firma de la ampliación del contrato de Holanda en 400 millones.
Firma de la ampliación del contrato de Holanda en 400 millones.

CAF sigue incrementando su nivel de internacionalización. Las operaciones en los mercados exteriores suponen en la actualidad el 89 % de las ventas totales.

El alto ritmo de contratación ha llevado a los responsables de la corporación de Beasain a situar el nivel medio de su cartera de pedidos por encima de los 7.000 millones, 1.000 millones por encima de la anterior estimación, basada en que sus fábricas en Europa tienen cubierta la carga de trabajo a medio plazo.  

En algunos casos, son proyectos que incluyen la operación y mantenimiento de los trenes y de las líneas ferroviarias, lo que alarga la etapa de ingresos fijos por el proyecto en cuestión.   

La nueva filial Solaris, especializada en la producción de autobuses, apenas ha tenido incidencia en el balance hasta el cuarto trimestre, ya que la compañía guipuzcoana comenzó a consolidar su negocio a partir del pasado 5 de septiembre. Con Solaris, el grupo vasco refuerza su posición en el mercado de autobuses eléctricos, la última tendencia en el transporte público en las ciudades para reducir los niveles de contaminación.      

Aumento de los contratos que incluyen operación y mantenimiento

En septiembre pasado entró en actividad su nueva fábrica de Reino Unido

CAF mantiene a buen ritmo la entrada de nuevos pedidos. Al cierre de 2018, los encargos recibidos durante el ejercicio tienen un valor de 2.500 millones, un 65,12 % más que los registrados durante 2017.

El último pedido, datado el pasado 27 de diciembre, consiste en una ampliación del contrato firmado en su día con el operador holandés NS. Ahora encarga más trenes y otros equipos por un importe adicional de 400 millones.

NS adjudicó a CAF en 2014 el suministro de 68 trenes de tres coches y otro medio centenar de trenes de cuatro coches. El valor del proyecto quedó cerrado en 500 millones.

La empresa de Beasain ya ha entregado a NS las primeras unidades, las de la serie de 2014. Han entrado en servicio en Holanda y pueden alcanzar una velocidad media de 160 kilómetros por hora.

NS es propiedad del Gobierno de Ámsterdam y es uno de los líderes del sector del ferrocarril en Europa. Durante el pasado periodo de julio a septiembre, el grupo de Beasain recibió buenas noticias de Reino Unido y Noruega. En el primer caso, del cliente Arriva, con el que firmó un contrato en 2016 que luego se ha ampliado con el suministro de tres trenes adicionales, impulsados en parte por diésel, un sistema que ofrece ventajas como la de no tener que reducir la velocidad en las zonas de curvas. El proyecto está financiado por Eversholt Rail. 

Del mercado noruego, el nuevo pedido llegó de Sporvelen, el operador público del transporte urbano de Oslo. Ha encargado 87 tranvías de cinco coches cada uno, con opción al suministro de otras sesenta unidades. 

Al pasado 30 de septiembre, la corporación vasca contabilizaba una cartera de pedidos valorada en 6.246 millones, el 86 % por contratos procedentes de los mercados internacionales. La cifra de negocio incluye la aportación de su filial polaca Solaris, fabricante de autobuses y especializada en las unidades impulsadas por baterías, la última tendencia en transporte público en las ciudades para reducir los niveles de contaminación. 

CAF no ha incluido en ese presupuesto otros proyectos por unos 1.200 millones que están en la última fase de negociación antes de la firma del compromiso comercial. Entre ellos, un grupo de tranvías para Ámsterdam (Holanda) y Lieja. En este caso, la empresa guipuzcoana participa a través del consorcio Tram D’ Ardent, del que forman parte las compañías del sector Colas y DIF. 

En la actualidad, CAF desarrolla más de cuarenta proyectos en todo el mundo. Con unas ventas de 1.372 millones al tercer trimestre, un 30 % más sobre el mismo periodo del año anterior, sus trenes de cercanías y regionales son los más contratados. Algunos de estos pedidos alcanzan un gran volumen, como los solicitados por el operador holandés NS o los grupos Northem y Transpennine, ambos de Reino Unido. 

A cuenta de su presencia en las islas, CAF puso en marcha en septiembre pasado una fábrica en este mercado, ubicada en la localidad de Newport, donde produce y prueba los trenes destinados a cubrir las rutas británicas. La internacionalización aporta el 89 % de las ventas totales de la industria de Beasain. 

Uno de los proyectos más recientes, anunciado hace una semana, fue un contrato de 300 millones en Australia. En consorcio con otros grupos, CAF suministrará parte del pedido, en concreto trece trenes de su marca Urbos con siete módulos, así como diversos equipos, como los sistemas de línea y de tracción, además de las subestaciones y el centro de control. 

El proyecto tiene para CAF el valor añadido de que participará en la operación y mantenimiento de la línea de tren de Parramatta en Australia durante ocho años, con la posibilidad de prorrogarlo en diez más. El servicio ferroviario entrará en operación, según los cálculos de los contratistas, a partir de 2023. 

El tren de Parramatta circulará para cubrir el tránsito de viajeros en Nueva Gales del Sur, con poblaciones en crecimiento como las de Sydney y Gran Parramatta. Será una línea ferroviaria de dos vías con doce kilómetros de recorrido a lo largo de dieciséis estaciones. 

La ruta incluye paradas como las del distrito central de negocios de Parramatta y el nuevo estadio Bankwest, además del nuevo recinto cultural Powerhouse y el teatro Riverside. Los trenes de la empresa vasca podrán transportar 300 pasajeros por trayecto.  

CAF entró en el mercado de Australia en 2010 con una filial propia, a través de la que ganó su primer contrato, en 2012, que consistió en un encargo del operador Transport for New South Wales. Suministró seis tranvías del modelo Urbos en una primera fase y luego otra media docena de unidades. Todas circulan actualmente en la línea Inner West de la ciudad de Sydney.  Después, el grupo guipuzcoano sumó más proyectos en Australia. Como los tranvías que construye para el municipio de Newcastle. Entrarán en actividad el próximo año. Será la primera línea de tranvías sin catenarias de toda la isla. Este mismo año, la ciudad de Canberra contrató catorce tranvías y su mantenimiento durante dos décadas.  

CAF, que ha ganado 30 millones netos hasta el 1 de octubre, un 6 % más, prevé que sus beneficios seguirán al alza los próximos años. Sus instalaciones tienen carga de trabajo asegurada a medio plazo, con la aspiración de que la cartera de pedidos se consolide en los citados 7.000 millones.  

Para mejorar su rentabilidad, el grupo que preside Andrés Arizkorreta ha conseguido mejoras en la gestión de las fábricas y ha optimizado la relación con sus suministradores. Su presencia internacional le ha permitido además globalizar las compras a proveedores, según comentan en la sede de Beasain. 

Normas