El Rey reclama consensos que aseguren “el gran proyecto de modernización de España”

Felipe VI pide ayudar a que los jóvenes puedan “construir un proyecto de vida personal y profesional, con un trabajo y un salario dignos”

El Rey Felipe VI durante su discurso navideño.
El Rey Felipe VI durante su discurso navideño.

El Rey Felipe VI ha situado el valor de la convivencia y a los jóvenes como ejes centrales de su tradicional discurso navideño. “Debemos ser conscientes de la nueva realidad que nos impone el siglo XXI”, ha dicho el monarca. Por ello, "tenemos que ser capaces de alcanzar consensos cívicos y sociales que aseguren el gran proyecto de modernización de España”. Sin citar directamente las tensiones independentistas en Cataluña, el monarca ha reivindicado el valor de la Constitución como motor económico y social. Una “realidad viva”, ha dicho, que “ampara, protege y tutela nuestros derechos y libertades” y cimenta cualquier proyecto de futuro.

El monarca ha señalado uno de los grandes retos de la sociedad, una "deuda pendiente" con nuestros jóvenes. “Somos responsables de su futuro y las circunstancias de hoy en día no son, ni mucho menos, las más fáciles”.

El Jefe de Estado se ha dirigido especialmente a este sector de la sociedad que vive “inmerso en la realidad de una sociedad tecnológica”, ha dicho, “de cambios continuos y acelerados, que plantea nuevos interrogantes pero que a la vez está llena de nuevas oportunidades”.

“Tenéis talento, creéis en la paz, estáis abiertos al mundo porque sois y os sentís europeos, sois solidarios, estáis comprometidos con las causas sociales, con la lucha contra el cambio climático y la defensa del medio ambiente”, ha descrito el monarca. “Queréis vivir y convivir pero tenéis problemas serios”, ha puntualizado.

Así, ha relatado como una realidad la dificultad de “encontrar trabajo sin una adecuada formación”. E incluso, teniéndola, muchas veces “os veis obligados a ocupar un puesto de trabajo que no es para el que os habéis preparado o que no corresponde a vuestras expectativas”, ha continuado el monarca.

“Os tenemos que ayudar”, reclama Felipe VI. “Que podáis construir un proyecto de vida personal y profesional, con un trabajo y un salario dignos, a tener un lugar adecuado donde vivir y, si así lo queréis, a formar una familia y poder conciliar con la vida laboral”, ha señalado.

Mayor cohesión

Según Felipe VI, la sociedad tiene la obligación “de seguir construyendo día a día un país mejor, más creativo, más dinámico, y siempre en vanguardia; una España más cohesionada socialmente y más comprometida con la igualdad real entre hombres y mujeres”.

Por ello, ha señalado que, dado que vivimos en una democracia “asentada” y que compartimos “unos mismos principios y valores con otras democracias de nuestro entorno, es imprescindible que aseguremos en todo momento nuestra convivencia”. Pero el Rey alerta: esa convivencia “siempre es frágil, no lo olvidemos”. Con todo es “el mayor patrimonio que tenemos los españoles. La obra más valiosa de nuestra democracia y el mejor legado que podemos confiar a las generaciones más jóvenes”.

Para el monarca, este valor se basa “en la consideración y en el respeto a las personas, a las ideas y a los derechos de los demás”. Requiere asimismo “que cuidemos y reforcemos los profundos vínculos que nos unen y que siempre nos deben unir a todos los españoles”, en referencia a las tensiones independentistas en Cataluña. Además, esa convivencia es “incompatible con el rencor y el resentimiento, porque esas actitudes forman parte de nuestra peor historia y no debemos permitir que renazcan”.

Por todo ello, “la superación de los grandes problemas y de las injusticias nunca puede nacer de la división, ni mucho menos del enfrentamiento, sino del acuerdo de la unión ante los desafíos y las dificultades”.

El Rey ha recordado “los ideales que animaron y unieron a los españoles durante la transición política” y que han sido “el fundamento, la base de nuestra libertad y de nuestro progreso de estos últimos 40 años”. Ha citado “la reconciliación y la concordia, el diálogo y el entendimiento, la integración y la solidaridad”.

Se ha dirigido a “quienes fueron protagonistas o testigos de la transición” y también “a los que no vivisteis aquel tiempo” y especialmente “a las generaciones más jóvenes” a los que anima a hacer partícipes de ese periodo, un camino que permite “entender por qué y cómo España ha conseguido el cambio más radical de su historia”.

“Todos los proyectos necesitan unos cimientos sólidos”, ha resumido el Rey. Y la España de hoy “los tiene, porque están hechos de una voluntad decidida de concordia, paz y de entendimiento”.

El monarca ha hecho especial mención a la violencia contra las mujeres “una violencia, de tan triste actualidad y que merece siempre nuestra repulsa y condena más enérgica y el empeño de toda la sociedad para erradicarla de nuestras vidas”.

Normas