Infraestructuras

Sacyr toma aire tras el laudo de Panamá: construirá dos hospitales en Chile por 460 millones

Suman 1.100 camas y el centro Sótero del Río será de los mayores del país

Maqueta del futuro hospital Sótero del Río, en el entorno de Santiago de Chile.
Maqueta del futuro hospital Sótero del Río, en el entorno de Santiago de Chile.

Sacyr intenta tomar impulso tras el laudo que le obliga a devolver anticipos millonarios por la ampliación del Canal del Panamá, un revés que, junto al bloqueo en la venta de la participación en Itínere, está lastrando la cotización en los últimos días. La empresa que preside Manuel Manrique se ha adjudicado el diseño y construcción de dos grandes hospitales en Chile por un total de 356.000 millones de pesos (460 millones de euros). Ambas instalaciones, Sótero del Río y Provincia Cordillera, fueron licitadas en un solo paquete y sumarán algo más de 1.100 camas en el entorno de la ciudad de Santiago de Chile, concretamente en la comuna de Puente Alto.

El grupo español se convierte, de este modo, en referencia en el complejo negocio de la obra hospitalaria en el país andino, donde tiene en concesión el hospital de Antofagasta, que entró en funcionamiento en 2017; avanza en las obras del Biprovincial Quillota-Petroca, con un 26% de grado de ejecución, y ha iniciado los trabajos de construcción de los centros Alto Hospicio y Villarrica.

Con un presupuesto de 246.000 millones de pesos (unos 318 millones de euros), destaca el hospital Sótero del Río, llamado a entrar en la lista de los más grandes y avanzados del sistema chileno de salud.

Cuatro de las cinco ofertas fueron españolas, procedentes de Ferrovial, Acciona, San José y Sacyr, mientras la quinta partió de la china Quingjian Group

Cuatro de las cinco ofertas presentadas en este concurso fueron españolas, procedentes de consorcios liderados por Ferrovial, Acciona, San José y la propia Sacyr, mientras la quinta propuesta partió de la china Quingjian Group.

Se da la circunstancia de que la firma asiática y los grupos San José y Acciona pusieron sobre la mesa ofertas más económicas que la presentada por Sacyr, mientras Ferrovial (253.000 millones de pesos) fue algo más alto con su presupuesto.

Cinco años de proceso

Maqueta del hospital Provincia Cordillera.
Maqueta del hospital Provincia Cordillera.

La puesta en marcha y adjudicación de este concurso ha pasado por muy diversas vicisitudes desde 2013. De hecho, el Gobierno llegó a dar el hospital Sótero del Río en concesión a Ferrovial, en febrero de 2014, por 236.000 millones de pesos.

El grupo que dirige Rafael del Pino se impuso entonces a la local Astaldi y a las españolas Sacyr y Abengoa, pero el contrato fue cancelado por la Administración de Michelle Bachelet, abriéndose una batalla judicial entre la empresa y los ministerios de Obra Pública y Salud. El acuerdo y desbloqueo no llegaron hasta 2016, cuando se promovió un nuevo concurso de diseño y obras con cargo al presupuesto público. Y es este último el que ha ganado Sacyr.

SACYR 2,44 0,08%

El calendario fija un plazo de 18 a 20 meses para la realización del proyecto de diseño y cuatro años de plazo de construcción, lo que llevaría la fecha de apertura al año 2025.

Sótero del Río tendrá 710 camas, 39 pabellones y cinco salas de parto repartidas en 214.000 metros cuadrados.

El segundo de los centros del lote, Provincia Cordillera, cuenta con un presupuesto de 110.000 millones de pesos (142 millones de euros) para la ejecución de un inmueble de 92.900 metros cuadrados, con 394 camas y diez pabellones.

Según datos del Servicio Metropolitano Sur Oriente, promotor del concurso, los hospitales confiados a Sacyr darán servicio a un millón de potenciales pacientes en el área de Santiago de Chile.

De inversión privada a esfuerzo público

Plan de concesiones. Sótero del Río, con dimensiones que superan las de los últimos hospitales construídos en Madrid, encabezó el programa de concesiones hospitalarias activado en Chile entre 2010 y 2013. La inversión total se acercaba a los 2.000 millones de dólares para más de 4.000 nuevas camas, lo que llamó la atención de los grandes grupos españoles de infraestructuras. Otros centros proyectados entonces fueron el de Antofagasta, Salvador o Curicó. Sótero del Río acabará construyéndose con cargo a presupuestos públicos.

Normas