El BCE certifica hoy el fin de sus compras de deuda con una economía en declive

Se espera una rebaja en las previsiones de crecimiento y detalles sobre la reinversión de la deuda en balance que va venciendo

Sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort
Sede del Banco Central Europeo (BCE) en Fráncfort EFE

La última reunión del año del BCE va a ser también la cita en la que la institución va a cerrar una era, la de las compras de deuda. Se redujeron de 30.000 a 15.000 millones de euros mensuales en septiembre y este mes será cuando concluyan de forma definitiva, según auguran los expertos y ha avanzado en reiteradas ocasiones el BCE.

La palpable desaceleración de la economía de la zona euro no va ser motivo para prolongarlas, aunque sí se espera que el BCE anuncie hoy una rebaja en sus perspectivas de crecimiento e inflación, en las que se incluirán por primera vez las previsiones para 2021. En Nomura esperan un ajuste a la baja de las perspectivas lanzadas en septiembre y en Julius Baer apuntan especialmente a un recorte de la previsión de crecimiento para 2019, que consideran demasiado optimista, al entorno de entre el 1,6% y el 1,5%.

El BCE ya recortó en septiembre una décima su estimación de crecimiento para 2018 y 2019, que dejó en el 2% y el 1,8%, respectivamente.

Pese al ajuste que pueda hacer el BCE en sus estimaciones, no se prevé en cualquier caso que modifique la hoja de ruta dibujada para los tipos de interés. Draghi ha indicado que subirán como pronto pasado el verano de 2019, sin más precisiones y mientras la mitad del mercado ya prevé que no podrá hacerlo hasta 2020. 

Para Nomura, el BCE no tendría ventaja alguna en modificar su hoja de ruta sobre los tipos ya que el calendario avanzado –sin alzas hasta pasado el verano– le da la flexibilidad suficiente para decidir a lo largo del año en función de cómo evolucione la economía.

El BCE sí podría dar detalles sobre la reinversión de vencimientos de deuda, después de haber acumulado activos en su balance por algo más de 2,5 billones de euros con su programa de compra de activos.

La reinversión de los títulos que vencen en 2019 –por más de 200.000 millones de euros– será una fórmula con la que seguir inyectando abundante liquidez al sistema. La duda es durante cuánto tiempo lo seguirá haciendo, ya que el BCE solo ha indicado que se mantendrá largo tiempo después del fin de las compras netas.

En Nomura calculan que esa reinversión de los vencimiento pueda durar hasta finales de 2021 si el BCE sigue la pauta de la Reserva Federal, por la que pasaron tres años desde la conclusión de las compras de deuda (en octubre de 2014) y el inicio de la reducción del balance con la renuncia a las reinversiones, en octubre de 2017.

También hay expectativas sobre un anuncio de una nueva línea de liquidez TLTRO con la que ayudar a los bancos a afrontar la devolución de las anteriores inyecciones de liquidez, en un contexto de mayor coste de financiación para las entidades, en especial para la banca italiana.

Normas