La inversión en Bolsa de los planes de pensiones alcanza máximos históricos

El 40% del patrimonio de estos vehículos está en renta variable

Planes de pensiones
Una mujer camina delante de un cartel que promociona planes de pensiones.

El patrimonio de los planes de pensiones invertido en Bolsa se encuentra en máximos históricos, ya que  supone el 40% del total del ahorro para la jubilación. Hace cinco años, la inversión en renta variable era del 25%.

En un informe publicado hoy por Abante, elaborado con datos de Inverco, se explica que este aumento de la inversión de planes de pensiones en renta variable obedece a varios factores como el entorno actual de bajos tipos de interés, que lleva a los inversores a más riesgos para obtener algo de rentabilidad. También ha influido la fuerte revalorización de la Bolsa entre 2012 y 2017.

Aunque la inversión en acciones ha crecido con fuerza en los últimos años, los bonos siguen teniendo el protagonismo de las carteras de los fondos de pensiones, representando el 51% del patrimonio inveritdo.

El informe detalla que el patrimonio total acumulado en el sistema individual de los planes de pensiones, a cierre de septiembre, superaba los 74.500 millones de euros, mientras que en los planes de empleo (aquellos promovidos dentro de una empresa) este volumen no alcanzaba los 40.000 millones. El patrimonio total lleva varios años estancado y en 2018 es muy probable que caiga.

La mala evolución de los mercados bursátiles, con caídas generalizadas en Europa, Estados Unidos y países emergentes, ha sido especialmente dañina este año en los planes de pensiones. Tampoco han aportado los bonos, que han tenido rendimientos negativos. Más del 95% del patrimonio invertido en planes de pensiones registra pérdidas en 2018.

Aportaciones a final de año

El informe también explica que tradicionalmente, las aportaciones a planes de pensiones se concentran en el último trimestre del año, y más concretamente en diciembre, lo que "suele salir más caro en términos de rentabilidad".

A final de año es cuando la mayoría de personas se acuerda de su plan y decide aportar el dinero que le sobra del año para beneficiarse de la deducción en la declaración de la renta. Además, es cuando las entidades financieras hacen las campañas comerciales para captar clientes en este tipo de productos. 

De hecho, el 56,2% de las aportaciones brutas trimestrales a planes de pensiones individuales se realizan en el último trimestre (media desde 2003 hasta 2017). Este comportamiento del ahorrador tiene un coste en la rentabilidad que consigue en el largo plazo. "Si tomamos los precios medios de cierre del Ibex 35, esperar a hacer la aportación al último trimestre habría sido un 2,18% más caro en lo últimos quince años", explica el informe.

Sin embargo, cabe destacar que los inversores mantienen un perfil mayoritariamente conservador cuando se trata de los planes de pensiones, dice el estudio, en el que se advierte de que el número de partícipes se ha reducido en los últimos años tras haber alcanzado su máximo en 2008 con 8,64 millones de personas.

“En diciembre se llega a concentrar entre el 30% y el 40% del negocio de todo el año, sumando los traspasos y las aportaciones. Es difícil cambiar esta dinámica”, explica Miguel Ángel Larruga Rodríguez, Director de Negocio de Unicorp Vida.

Normas