Volkswagen quiere alcanzar una rentabilidad operativa del 6% en 2022

La compañía planea reducir un 25% su número de modelos a la venta

La insignia de la marca de coches alemana Volkswagen.
La insignia de la marca de coches alemana Volkswagen. EFE

Volkswagen ha informado este jueves de que quiere aumentar su rentabilidad operativa hasta un mínimo de un 6% en 2022, tres años antes de lo que había pronosticado. Para ello aplicará más medidas para incrementar la eficiencia y la productividad de las fábricas en un 30% hasta 2025. La reducción de costes, según EFE, alcanzará a finales de 2018 los 2.200 millones de euros, por lo que ya ha logrado gran parte del objetivo de ahorro previsto para 2020, que la compañía estipuló que debía de ser de 3.000 millones.

VW también va a reducir el próximo año en Europa el 25 % de sus modelos de motor de combustión, cuya demanda ha bajado. El director de Operaciones de la marca, Ralf Brandstätter, ha dicho que en Alemania el diésel "está bajo presión" y que los clientes demandan modelos de gasolina por las prohibiciones que se han hecho en algunas ciudades.En la alemana explicaron que también se han visto afectados por el brexit, el mal momento económico de Italia y la crisis política en Turquía, así como por la disputa comercial entre EEUU y China.

Además de optimizar los costes de material, la marca VW va a reducir más los procesos administrativos. “Tenemos que aumentar nuestra velocidad de transformación: ser más eficientes y ágiles. No podemos frenar, tenemos que mejorar más. Lo que hemos conseguido hasta ahora no es suficiente todavía”, ha dicho Brandstätter.

A partir de 2019, VW prevé que 15 millones de coches eléctricos se fabriquen sobre la base de una plataforma modular específica para esta tecnología. “La optimización de los costes de material contribuirá significativamente al logro de los objetivos de rentabilidad sin debilitar la base del producto”, han asegurado desde la compañía alemana.El grupo alemán va a invertir más de 11.000 millones de euros hasta 2023 en la movilidad eléctrica, la digitalización, la conducción autónoma y en servicios de movilidad. De esa cantidad, más de 9.000 millones se destinarán a la ofensiva que la marca planea en el mercado de los coches eléctricos.

Actualmente la marca alemana tiene dos modelos completamente eléctricos programados, pero para 2025 quiere aumentar este número a un total de 20. La firma se ha marcado como objetivo comercializar más de un millón de automóviles eléctricos al año.

La fábrica de Zwickau, en Alemania, producirá sólo modelos electrificados, y las de Emden y Hannover también se convertirán en factorías de vehículos eléctricos a partir de 2022. En China, las plantas de Anting y Foshan empezarán a producir este tipo de vehículos en 2020.

En noviembre, Seat, que pertenece al grupo, firmó un acuerdo por el que empezará a vender coches eléctricos en el gigante asiático. “Este acuerdo con el Grupo Volkswagen China y JAC nos permitirá avanzar en el desarrollo estratégico para introducir la marca Seat en China y dar un paso más en la globalización de la compañía. China es el mercado líder del vehículo eléctrico y Seat quiere contribuir a impulsar esta tecnología para responder a las necesidades de nuestros clientes y fomentar una movilidad cada vez más sostenible”, dijo Luca De Meo, presidente de Seat.

Normas