OPV

Solarpack se estrena en Bolsa con una subida del 10,12%

Mantiene los planes para reinvertir el 100% del dividendo

Prevé invertir 310 millones para instalar 510 MW de capacidad solar

Solarpack ha realizado el acto de su estreno en la Bolsa de Bilbao.
Solarpack ha realizado el acto de su estreno en la Bolsa de Bilbao.

Solarpack, última salida a Bolsa de 2018 en España, se ha estrenado con éxito en el parqué de Bilbao. Jose Galíndez y Pablo Burgos, presidente y consejero delegado del grupo con sede en Getxo (Bizkaia), han dado el tradicional toque de campana, y la acción ha arrancado con una subida del 10% sobre el precio de colocación, 8,3 euros.

La acción ha culminado su primera sesión en Bolsa con un alza del 10,12% hasta los 9,14 euros. Llegó a marcar un máximo a los 9,7 euros por cada título. En la sesión se han movido 2,95 millones de euros y unas 320.000 acciones. 

El grupo, además, ha reiterado su compromiso de reinvertir el 100% de los beneficios durante los próximos tres años. Comenzará a retribuir a los accionistas a partir del cuarto ejercicio. Galíndez y Burgos han adelantado que Solarpack invertirá 310 millones en la instalación de 510 MW de capacidad solar en diferentes partes del mundo.

Este plan contará con una financiación exterior del 75% del presupuesto, mientras el 25% se cubrirá con recursos propios. Entre ellos están los 100 millones captados en la salida a bolsa, que pueden ser diez más si los bancos colocadores ejecutan su opción de compra de más acciones.

Solarpack quiere llegar a alcanzar una capacidad instalada de 1 GW en un plazo de cuatro años. De los citados 510 MW, ya contratados, 211 MW de ellos se ubicarán en España, que como el resto de Europa tiene importantes proyectos en renovables por la intención de descarbonizar la economía. En 2017, Solarpack se adjudicó 100 MW en las subastas renovables organizadas por el Gobierno de Mariano Rajoy.

Solarpack cotiza desde hoy a un precio de partida de 8,3 euros por acción que implica una capitalización bursátil de 266 millones de euros. La empresa pone en el mercado el 37,6 % de su capital social, porcentaje que se podría ampliar hasta el 39,9 % si se ejerce la opción de sobre-adjudicación (green shoe) de hasta el 10% de la oferta inicial.

El precio final se encuentra en la parte baja de la horquilla fijada en el folleto remitido al supervisor, que estaba entre los 8 y los 10,3 euros.

Tras la liquidación de la oferta, los principales accionistas de la compañía, entre ellos el presidente y el consejero delegado, mantendrán el 64,3% del capital (el 62% si se ejerce el green shoe). La empresa, especializada en el desarrollo de proyectos solares fotovoltaicos, cotizará con el símbolo SPK. La compañía utilizará los recursos captados con la salida a bolsa en comprar 13 megavatios de potencia en España y en financiar su crecimiento futuro.

Pablo Burgos había manifestado con anterioridad que el precio es "muy atractivo" para todos los accionistas, al tratarse de un valor que "ofrece a los inversores la posibilidad de formar parte de una historia de crecimiento muy singular respaldada por un sólido historial en una industria que es cada vez más relevante dentro del sector energético".

Creada en 2005, su capital se lo reparten sus directivos y fundadores. El actual presidente, José María Galíndez Zubiría, y su mujer controlan el 80%, a través de la sociedad Beraunberri. El consejero delegado, Pablo Burgos, tiene un 15% a través de Burgest 2007. Y el 5% restante está en manos del hermano del presidente.

Normas