Una automovilística china quiere vender coches eléctricos en Europa a 14.000 euros en 2020

Great Wall Motor pretende expandir por el Viejo Continente su marca Ora, que tiene vehículos con 350 kilómetros de autonomía

Fuentes del sector explican que la industria europea tendrá que avanzar más rápido hacia la electrificación si quiere seguir manteniendo su liderazgo

Un grupo de trabajadores ensamblando un coche de la empresa Great Wall Motor.
Un grupo de trabajadores ensamblando un coche de la empresa Great Wall Motor.

El fabricante de vehículos chino Great Wall Motor quiere empezar a vender vehículos eléctricos de su marca Ora en Europa en 2020, según el diario de Hong Kong South China Morning Post. El próximo modelo que sacará la firma será el R1. Este coche es un compacto de cuatro plazas que tendrá un precio de 110.000 yuanes, unos 14.000 euros al cambio actual, y una autonomía de 350 kilómetros. El diario asegura que las subvenciones estatales podrían incluso reducir a la mitad ese precio.

“En Europa no hay un vehículo que ofrezca esa autonomía a ese precio”, dice a Cinco Días Arturo Pérez de Lucía, director gerente de Aedive, la asociación empresarial para el impulso del coche eléctrico. “China tiene acaparada la fabricación de baterías de litio, que supone aproximadamente el 50% del gasto del automóvil. Esto les permite sacar precios mucho más competitivos que los europeos”, añade Pérez.

El vicepresidente de Great Wall, Ning Shuyong, explicó que la empresa está empezando a estudiar cómo establecer “su sistema de distribución global para coches eléctricos”, con el propósito final de comercializarlos en Europa.

Según EFE, el Gobierno chino espera que los fabricantes domésticos produzcan unos tres millones de vehículos eléctricos al año. Great Wall quiere alcanzar las 450.000 unidades anuales. Los conocidos como “vehículos de nuevas energías” son uno de los diez sectores clave del programa que está llevando a cabo el Ejecutivo de este país, llamado “Hecho en China 2025”.

El gigante asiático es ya el primer mercado mundial para estos “vehículos de nuevas energías”, con 777.000 unidades vendidas en 2017, lo que supone un aumento del 53 % con respecto al año anterior. En la Unión Europea, en los primeros nueve meses de 2018 se comercializaron 215.000 vehículos eléctricos (incluyendo híbridos enchufables y eléctricos puros), según ACEA, la asociación europea de fabricantes de coches.

“La industria del autómovil europea tiene un reto importante por delante. La transformación del sector tiene que ser más rápida, ya que hay mercados emergentes como el chino o el indio, que están apostando muy fuerte por el vehículo eléctrico”, dice Pérez.

Normas