regalos
7 fotos

Los caprichos de la semana

Un cuento para trabajar las emociones, un clásico de Madrid y unos pendientes hechos de ilusión

  • Trabajar las emociones. Las personas con más recursos emocionales son más fuertes, sanas y felices ante cualquier situación de sus vidas. Puedo volar, de Elisa Rubio, es un cuento familiar, que envía a sus lectores mensajes subliminales para reforzar la figura de los abuelos, el compañerismo, la empatía, la amistad, el respeto o la paciencia. Se trata de un trabajo de autosuperación personal, que narra la historia de una niña, que vive junto a su abuela, en una casa de madera dentro de un bosque de castaños milenarios. A partir de ahí comienza una historia de superación y de fantasía, que puede ayudar a grandes y pequeños.
    1Trabajar las emociones. Las personas con más recursos emocionales son más fuertes, sanas y felices ante cualquier situación de sus vidas. Puedo volar, de Elisa Rubio, es un cuento familiar, que envía a sus lectores mensajes subliminales para reforzar la figura de los abuelos, el compañerismo, la empatía, la amistad, el respeto o la paciencia. Se trata de un trabajo de autosuperación personal, que narra la historia de una niña, que vive junto a su abuela, en una casa de madera dentro de un bosque de castaños milenarios. A partir de ahí comienza una historia de superación y de fantasía, que puede ayudar a grandes y pequeños.
  • El neón de Gran Vía. La firma de refrescos Schweppes, en colaboración con la artista lumínica Luisa Álvarez, presenta un nuevo objeto de deseo para los amantes del arte urbano: una caja de luz que recrea una de las escenas más míticas del skyline madrileño con el neón luminoso de Schweppes en Gran Vía. De venta en la tienda Erre Catorce (en el Rastro) en edición limitada, la obra muestra una fotografía retroiluminada del icónico rótulo luminoso de Gran Vía con el cielo de Madrid al atardecer como telón de fondo. La fotografía está impresa sobre una caja de metacrilato retroiluminada con distintas luces led. Precio: 150 euros.
    2El neón de Gran Vía. La firma de refrescos Schweppes, en colaboración con la artista lumínica Luisa Álvarez, presenta un nuevo objeto de deseo para los amantes del arte urbano: una caja de luz que recrea una de las escenas más míticas del skyline madrileño con el neón luminoso de Schweppes en Gran Vía. De venta en la tienda Erre Catorce (en el Rastro) en edición limitada, la obra muestra una fotografía retroiluminada del icónico rótulo luminoso de Gran Vía con el cielo de Madrid al atardecer como telón de fondo. La fotografía está impresa sobre una caja de metacrilato retroiluminada con distintas luces led. Precio: 150 euros.
  • Luna lacada. Acaba de presentarse el nuevo Seiko Presage con uno de los mejores lacados, basada en la técnica Urishi Byakudan-nuri, que retrata los ricos tonos del cielo y la luna justo al amanecer. Estos procesos se hacen a mano por los artesanos en el estudio del maestro Isshu Tamura, en la región de Hokuriku de Honshu, la isla principal de Japón. En edición limitada de 2.000 unidades con reserva de marcha de 45 horas, con 29 rubíes, en caja de acero inoxidable, cristal de zafiro de doble curvatura con revestimiento antirreflectante. El resultado es una obra de arte de alta relojería. Precio: 2.500 euros.
    3Luna lacada. Acaba de presentarse el nuevo Seiko Presage con uno de los mejores lacados, basada en la técnica Urishi Byakudan-nuri, que retrata los ricos tonos del cielo y la luna justo al amanecer. Estos procesos se hacen a mano por los artesanos en el estudio del maestro Isshu Tamura, en la región de Hokuriku de Honshu, la isla principal de Japón. En edición limitada de 2.000 unidades con reserva de marcha de 45 horas, con 29 rubíes, en caja de acero inoxidable, cristal de zafiro de doble curvatura con revestimiento antirreflectante. El resultado es una obra de arte de alta relojería. Precio: 2.500 euros.
  • Buen gusto, alegría de vivir, arte e ilusión. Así definen sus piezas en Tabita Jewels. Un proyecto ideado por Beatriz Rodríguez-Inciarte y Silvia Perotti, dos amigas emprendedoras cuyo objetivo es crear joyas para acompañar a las mujeres, y que estas se sientan especiales, en los momentos más importantes de su vida. “Creemos en las mujeres como fuerza que mueve el universo y este proyecto está dedicado a cada una de ellas”, aseguran en su manifiesto. Sus pendientes Nabá son piedras de labradorita y cristal y están bañados en oro de 18 quilates. Precio: 50 euros.
    4Buen gusto, alegría de vivir, arte e ilusión. Así definen sus piezas en Tabita Jewels. Un proyecto ideado por Beatriz Rodríguez-Inciarte y Silvia Perotti, dos amigas emprendedoras cuyo objetivo es crear joyas para acompañar a las mujeres, y que estas se sientan especiales, en los momentos más importantes de su vida. “Creemos en las mujeres como fuerza que mueve el universo y este proyecto está dedicado a cada una de ellas”, aseguran en su manifiesto. Sus pendientes Nabá son piedras de labradorita y cristal y están bañados en oro de 18 quilates. Precio: 50 euros.
  • Los bolsos de Moi & Sass se caracterizan por sus cortes limpios, sus colores neutros y sus siluetas femeninas y minimalistas. Nacieron con la intención de convertirse en accesorios de calidad, tan funcionales como imprescindibles, para adaptarse a todo tipo de situaciones. Así han logrado crear unos bolsos icónicos sin faltar a su característica simplicidad. Su Loa Cypress verde está confeccionado a mano por artesanos españoles en cuero de la mejor calidad. Cuenta con una correa larga, una cartera desmontable y un llavero. Precio: 540 euros.
    5Los bolsos de Moi & Sass se caracterizan por sus cortes limpios, sus colores neutros y sus siluetas femeninas y minimalistas. Nacieron con la intención de convertirse en accesorios de calidad, tan funcionales como imprescindibles, para adaptarse a todo tipo de situaciones. Así han logrado crear unos bolsos icónicos sin faltar a su característica simplicidad. Su Loa Cypress verde está confeccionado a mano por artesanos españoles en cuero de la mejor calidad. Cuenta con una correa larga, una cartera desmontable y un llavero. Precio: 540 euros.
  • A modo de memorias eruditas, el autor, y a pesar de que nació en 1980, hace un repaso sobre cómo la comida y la bebida forma parte de la vida de las personas. Y mucho más en la de Ignacio Peyró, director del Instituto Cervantes de Londres, que en Comimos y Bebimos (Libros del Asteroide, 17,95 euros), cuyo escrito destila un cierto recuerdo a Julio Camba, ensalza que los grandes momentos de la vida pasan siempre por una cocina. Todos sus recuerdos y deliciosas historias acaban en la mesa y, por supuesto, frente a un plato o una copa.
    6A modo de memorias eruditas, el autor, y a pesar de que nació en 1980, hace un repaso sobre cómo la comida y la bebida forma parte de la vida de las personas. Y mucho más en la de Ignacio Peyró, director del Instituto Cervantes de Londres, que en Comimos y Bebimos (Libros del Asteroide, 17,95 euros), cuyo escrito destila un cierto recuerdo a Julio Camba, ensalza que los grandes momentos de la vida pasan siempre por una cocina. Todos sus recuerdos y deliciosas historias acaban en la mesa y, por supuesto, frente a un plato o una copa.
  • De guarda. Es la segunda cosecha de Martelo, un vino de la bodega riojana Torre de Oña, que lanza la añada de 2014. Elaborado con un coupage de tempranillo, mazuelo, garnacha y viura, variedades todas ellas de viñedos de más de 60 años. Esta segunda añada, la anterior fue la de 2012, se caracterizó por un ciclo vegetativo con climatología favorable. El resultado es un vino de color rojo rubí, limpio y brillante, con un marcado borde granate. En nariz destapa una gran intensidad de matices de frutas rojas, notas balsámicas y especiadas. En boca destaca por su frescura y equilibrio, con un retrogusto largo, que se marcará con persistencia con el tiempo en botella. Precio: 21 euros.
    7De guarda. Es la segunda cosecha de Martelo, un vino de la bodega riojana Torre de Oña, que lanza la añada de 2014. Elaborado con un coupage de tempranillo, mazuelo, garnacha y viura, variedades todas ellas de viñedos de más de 60 años. Esta segunda añada, la anterior fue la de 2012, se caracterizó por un ciclo vegetativo con climatología favorable. El resultado es un vino de color rojo rubí, limpio y brillante, con un marcado borde granate. En nariz destapa una gran intensidad de matices de frutas rojas, notas balsámicas y especiadas. En boca destaca por su frescura y equilibrio, con un retrogusto largo, que se marcará con persistencia con el tiempo en botella. Precio: 21 euros.