Caixabank prevé un exceso de plantilla en tres años al cerrar más de 800 sucursales

La entidad financiera estima una rentabilidad superior al 12% dentro de tres años

Mantendrá el pago de dividendo en más del 50% de los beneficios

Caixabank oficinas
Oficina de Caixabank

CaixaBank impulsará la remodelación de su negocio digital y para ello cerrará 821 oficinas en los próximos tres años que generarán un exceso de empleados. Así lo ha expuesto el consejero delegado de la compañía, Gonzalo Gortázar, durante la presentación de su plan estratégico 2019-2021, en un acto celebrado esta mañana en Londres. 

 El plan, que el presidente de la entidad, Jordi Gual, y el consejero delegado, Gonzalo Gortázar, han presentado en Londres a analistas e inversores, recoge como una de las líneas maestras que se marcará la entidad en los próximos tres años será la transformación digital de su red de distribución e intensificar el modelo de atención remota. Para ello, CaixaBank reconfigurará su red de oficinas, impulsando el modelo de oficina urbana Store, que aumentará en 315 oficinas (hasta alcanzar las 600 en 2021) desde las 285 previstas al cierre del ejercicio 2018 y cerrará 821 sucursales urbanas que ahora están en activo. 

“Va a haber un excedente de plantilla que negociaremos de la mejor manera con los representantes sindicales. Este exceso de plantilla es consecuencia de ofrecer una mejor experiencia al usuario”, ha afirmado Gortázar. Durante el plan estratégico anterior, CaixaBank pasó de tener abiertas 5.358 sucursales en 2014 a 4.461 en 2018 y espera reducirlas a 3.640 en 2021. En la actualidad, la entidad bancaria cuenta con 37.000 empleados, aunque no ha proporcionado estimaciones de la reducción a la que se procederá en los próximos años.  

La entidad bancaria intensificará el modelo de atención remota, denominado inTouch, que espera alcanzar 2,6 millones de clientes en los próximos tres años, desde los 600.000 actuales, un aumento del 333%. Actualmente CaixaBank cuenta con 6,1 millones de clientes digitales de los cuales el 84% son usuarios móviles y un 38% de clientes se relacionan con la entidad exclusivamente por vía digital. 

“Prevemos que se realicen 10.000 transacciones en 2018 de las cuales solo el 5% serán en oficinas. Cada vez queremos posicionarnos más como oficina presencial y banco digital, por eso buscamos una oferta multicanal. No vemos una contraposición sino una complementariedad necesaria. La importancia del canal de oficina es muchísima”, ha añadido, no obstante, el consejero delegado.

Rentabilidad superior al 12%

Igualmente, CaixaBank impulsará su rentabilidad (ROTE) en los próximos tres años hasta alcanzar el 12% frente al 9,4% registrado en los resultados del tercer trimestre de 2018 y prevé mantener las políticas de pago de dividendo por encima del 50% del beneficio obtenido. 

“Hemos alcanzado con éxito todos los objetivos del plan estratégico 2015-2018 y lo hemos hecho en un escenario con tipos de interés negativos, un mercado en desapalancamiento, con profundos cambios tecnológicos, una regulación incierta y una litigiosidad elevada. Lo hemos logrado porque nos hemos centrado en lo que sabemos hacer. Hemos situado la rentabilidad en unas cotas que ya superan el coste de capital, hemos mejorado la calidad de nuestro balance y ganado foco al desprendernos de activos no estratégicos, y hemos culminado la desconsolidación prudencial de CaixaBank del Grupo CriteriaCaixa”, ha expresado Jordi Gual, presidente de CaixaBank. 

La hoja de ruta a seguir por la compañía se centrará en mejorar la experiencia del cliente, acelerar la transformación digital, crear una estructura ágil y colaborativa, mantener la solidez financiera y mantener una gestión responsable. 

“Esperamos cierta moderación, somos conservadores respecto al aumento de los tipos de interés. Según el BCE. El volumen de crédito subirá de manera modesta pero sí vemos mayor recorrido de crecimiento en la demanda de productos a largo plazo”, ha explicado Gual. 

El grupo prevé, asimismo, reducir sus activos no estratégicos y situar la ratio de morosidad por debajo del 3%. En los últimos tres años CaixaBank ha disminuido la participación en Boursorama (2015), BEA and Inbursa (2016) y recientemente, de Repsol. En total, el grupo ha reducido 22.000 millones de activos dañados, un 65%, hasta los 12.100 millones y en 2021 el banco espera reducir los activos dudosos a 7.000 millones.  

Del mismo modo, el 40% de los resultados irán destinados a la Fundación "la Caixa". "Es de destacar que tenemos la tercera mayor fundación del mundo en España y refuerza nuestro compromiso por la sociedad y a vocación de ser algo más allá de un banco", ha concluido Gortázar. 

Normas