Noticia patrocinada

Educar para el mañana

Para Schroders es clave inculcar en los niños el valor del ahorro

Como padres nos preocupa la educación de nuestros hijos. Así, escogemos el mejor colegio para ellos, insistimos en que aprendan idiomas y en que hagan extraescolar de robótica. Todo ello con el objetivo de prepararlos lo mejor posible para el mañana. Pero ¿qué hay de su futuro financiero?

¿Qué efecto puede tener el poseer más o menos conocimientos en esta materia en la futura planificación financiera de nuestros hijos?

Según el Estudio global de inversión de Schroders 2018, las personas que califican sus conocimientos financieros como “avanzados” tienen más posibilidades de vivir holgadamente con sus rentas para la jubilación que aquellos que se consideran menos avanzados en la materia. Solo un 22% de los encuestados con altos conocimientos sobre inversión considera que sus ingresos para la jubilación no son suficientes, dato que casi se duplica (38%) cuando hacemos la misma pregunta a inversores principiantes. Además, aquellos que se consideran expertos muestran una ­menor diferencia entre el porcentaje que ahorran (12%) y el que creen que deberían ahorrar (13%) que los que tienen conocimientos básicos (9% vs. 13%).

Carla Bergareche, directora general de Schroders para España y Portugal.
Carla Bergareche, directora general de Schroders para España y Portugal.

Si a estos datos le sumamos, por un lado, que los españoles en activo esperan dedicar un 35% de sus ingresos a gastos de manutención, cuando la realidad es que los jubilados dedican a este fin un 51% de su renta, y por otro, que somos los europeos que menos ahorramos y los que más estamos dejando de ahorrar, con una tasa del 7,2% según Eurostat, podemos concluir que es necesario tomar cartas en el asunto cuando aún hay margen de maniobra. Porque cuanto más sepan las nuevas generaciones sobre finanzas, más posibilidades tendrán de disfrutar de la jubilación que se merecen.

Nuestra generación también puede beneficiarse de la experiencia de nuestros mayores o de personas que ya se han jubilado, y ajustar nuestras expectativas financieras tomando ahora decisiones que mejoren nuestras posibilidades de disfrutar de una cómoda jubilación en el futuro. Pero sería injusto dejar toda la responsabilidad en manos de las familias. También es nuestra labor como gestora de inversiones y la de otras entidades públicas y privadas el transmitir a la sociedad la necesidad de empezar a ahorrar tanto y tan pronto sea posible, así como fomentar la educación financiera entre las generaciones más jóvenes.

Normas
Entra en El País para participar