Negociación

La UE y Reino Unido alcanzan un acuerdo político sobre el Brexit, que afronta su fase final

La cuestión de Gibraltar sigue sin estar resuelta

May: "Éste es el acuerdo adecuado para el Reino Unido"

Las banderas del Reino Unido y de la Unión Europea.
Las banderas del Reino Unido y de la Unión Europea. EFE

El Brexit afronta su fase final tras el acuerdo alcanzado entre los equipos negociadores comunitario y británico y se enfrenta a los últimos trámites para formalizar la salida efectiva del Reino Unido de la Unión Europea y configurar la futura relación entre Londres y los Veintisiete. No obstante, la Comisión Europea (CE) confirmó hoy que la cuestión de Gibraltar, para la que España pide más garantías jurídicas a fin de respaldar el acuerdo de retirada del Reino Unido de la UE, aún "debe ser abordada" por los Estados miembros.

No obstante, tanto Londres como Bruselas admiten que el tema de Gibraltar aún no se ha resuelto. Los embajadores ante la UE de los 27 Estados miembros han concluido su reunión para evaluar la declaración política sobre las condiciones de la futura relación con Londres sin un acuerdo sobre la cuestión de Gibraltar, que "sigue abierta", indicaron a Efe fuentes comunitarias, a tres días de la cumbre en la que los líderes esperan validar el texto. Las fuentes precisaron que varios países expresaron su "solidaridad" con España en este asunto. España ha amenazado con vetar el acuerdo si éste no es suficientemente claro al expresar que cualquier relación futura entre Gibraltar y la UE deberá contar con el visto bueno de España.

El texto del acuerdo afronta el 25 de noviembre, fecha de la cumbre del "brexit" en Bruselas, su primera prueba tras la luz verde del Gobierno británico: los líderes de los Veintisiete deberán decidir si lo respaldan o no, tras una semana y media en la que se han negociado cambios a nivel técnico. Al acuerdo de salida le acompañará la declaración política sobre la futura relación entre ambos, incluyendo un acuerdo para regular sus relaciones comerciales, un texto que está elaborando la Comisión Europea.

Tras la cumbre extraordinaria comenzarán los procesos de ratificación por parte de parlamentos como el de Londres, donde la primera ministra británica no tiene asegurada una mayoría que respalde el texto, y la Eurocámara. Ambos procesos deben concluir antes del 29 de marzo de 2019, cuando el Reino Unido dejará de ser Estado miembro de la Unión y comenzará el periodo de transición en el que ambas partes negociarán su futura relación.

La negociación de la futura relación está fijada, de momento, en 21 meses: desde el 30 de marzo de 2019 al 31 de diciembre de 2020. El acuerdo de retirada contempla la extensión del período transitorio más allá del 31 de diciembre de 2020, una única vez y de manera limitada, con el acuerdo conjunto de Londres y Bruselas.

En el potencial escenario en el que Londres y Bruselas no hayan logrado un acuerdo sobre su relación comercial para cuando concluya el periodo de transición, en el que se seguirá aplicando la legislación comunitaria en el territorio británico, se activaría de forma automática un plan de contingencia o salvaguarda sin fecha de finalización específica.

La primera ministra británica, Theresa May, en unas palabras ante la residencia oficial de Downing Street, afirmó que el acuerdo preliminar vislumbra un buen futuro para el país y aseguró que está "determinada" a que sea aprobado en el Parlamento. "Este es el acuerdo adecuado para el Reino Unido. Cumple con el voto del referéndum, devuelve el control de nuestras fronteras, nuestro dinero y nuestras leyes y lo hace al tiempo que protege los empleos, la seguridad y la integridad del Reino Unido", indicó.

May recordó que habló anoche con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y dijo que estaba confiada en que el acuerdo sea beneficioso para toda "la familia del Reino Unido, incluido Gibraltar", en alusión a las cuatro regiones del país -Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda del Norte- y los territorios dependientes.

Normas