El sueldo nominal de los funcionarios sube tres veces más que el privado desde 2012

El salario público real sube un 4,39% en el lustro; el privado cae el 0,7%

El hombre gana el 25% más que la mujer, pero se reduce la brecha

La ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet.
La ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet. EFE

La estructura de los salarios extraída de la encuesta de población activa revela un balance de la crisis en el que solo los asalariados del sector público ganan poder de compra, mientras que lo pierden los del sector privado. Los datos difundidos por Estadística constatan que los sueldos medios del empleo principal en el sector público suben un 6,89% desde 2012 hasta 2017, para llegar a 2.598,4 euros brutos por 12 pagas; entretanto, la remuneración media del empleo principal en el sector privado sube solo un 1,75% en el mismo periodo, para quedar en 1.719,7 euros brutos por 12 pagas. Si las remuneraciones se deflactan en un 2,5%, que es la tasa de inflación generada desde 2012 a 2017, los sueldos del sector privado han perdido el 0,75% de su poder de compra; los funcionarios, por su parte, han ganado en los cinco años un 4,39% de sueldo real.

Además, la brecha entre los funcionarios y los asalariados del sector privado es de 878,7 euros al mes (de 2.598,4 a 1.719,7), una cantidad superior a la que percibieron en 2017 nada menos que el 14% de los trabajadores por cuenta ajena. En definitiva: los funcionarios ganan de media un 51% más que los trabajadores privados, además de que aquellos han mantenido el nivel de ocupación durante la crisis, mientras que estos han perdido 3,5 millones de empleos.

Si descendemos al detalle de las ramas de actividad, la que agrupa a la Administración pública y defensa experimenta un incremento en sus remuneraciones en los cinco años analizados del 8,1% nominal. Y la de educación, en la que se encuentra todo el personal docente, mayoritariamente funcionarios, el sueldo nominal avanza en el periodo citado un 6,33%. Solo es equiparable a esta subida la de los sueldos del empleo principal en la actividad financiera y de seguros, con un 7,98% en los cinco años, y que además acapara la remuneración más elevada, con 3.371,8 euros por 12 pagas.

Una exploración más analítica de la remuneración por ocupación en las empresas proporcionada por el INE sitúa a los directores y gerentes con el incremento nominal más elevado en el periodo de 2012 a 2017, con un 6,57%, hasta llegar también a los sueldos más elevados del país, con 4.155,2 euros por 12 pagas. Si tenemos en cuenta que la franja de remuneración más baja ha retrocedido en el periodo un 0,7% (donde se encuentran empleados de hogar), se constata que la brecha entre sueldos más bajos y más elevados se ha agrandado durante los últimos años de la crisis y los primeros de la recuperación.

Caída del salario real

En términos generales el salario medio de los 15,68 millones de asalariados españoles fue de 1.889 euros por 12 pagas en 2017, con un avance nominal del 0,6% en el último año, y de un 2,09% (o 36,7 euros mensuales) desde 2012. Pero en términos reales esa remuneración media habría perdido poder de compra, ya que el deflactor del consumo medido como IPC ha sido del 2% en 2017 y del 2,5% en los cinco años transcurridos desde diciembre de 2012.

Los hombres tuvieron en 2012 un sueldo medio de 2.090,6 euros, solo un 0,33% nominal superior al de 2012, lo que supone un estancamiento que en términos reales representa un retroceso del 2%. Las mujeres, por contra, ganan en media solo 1.668,7 euros mensuales y el incremento en el periplo de cinco años es del 4,58% nominal (2,08% real). Aunque la brecha de género se ha reducido, sigue siendo abultada: de 422 euros al mes.

Del informe del decil de salarios elaborado por Estadística se desprende también que el 40% de los asalariados percibió en 2017 entre 1.231 y 2.136 euros al mes, mientras que un 30% ganó una cantidad superior a esta última, y otro 30% ingresó menos de 1.231. Aproximadamente un 13,5% percibió menos que el salario mínimo de ese año (825,5 euros por 12 pagas), con una mayor concentración entre las mujeres. Pero de forma muy mayoritaria, más del 70% de esos asalariados trabajaron con una jornada parcial.

Como en años anteriores, las remuneraciones más altas se concentran en trabajadores de más edad, mayor antigüedad en la empresa y mayores niveles formativos.

La remuneración a tiempo parcial crece un 10% en el lustro 2012-2017

Es inferior al SMI. La remuneración de los asalariados que trabajan con jornada reducida fue en media de 731,4 euros brutos al mes por 12 pagas en 2017, notablemente inferior al salario mínimo interprofesional del ejercicio, que era de 825,5 euros expresado también en 12 pagas. Pero el incremento experimentado por los sueldos en esta modalidad de empleo ha sido del 10% en el periodo 2012-2017. La subida de la remuneración de quien trabajó a jornada completa en 2017 fue de solo un 2,14%, pero llegó a 2.120,8 euros brutos al mes.

Brecha por tipo de contrato. Los asalariados con relación laboral indefinida cobraron una media de 2.086,7 euros brutos al mes, mientras que quienes tenían contrato temporal solo cobraron 1.343,4 euros mensuales. La brecha es de 743 euros mensuales.

Edad y formación, determinantes. El 60% de los trabajadores que se encuentran en los tres deciles de menos remuneración tienen menos de 25 años. Además, el 60% de los que tienen educación superior se concentran en los cuatro deciles de renta salarial más elevada.

Normas