Tecnología

Indra gana un 35% menos hasta septiembre pero mejora ingresos, contrataciones y rentabilidad

El beneficio neto se ve penalizado por la multa de la CNMC y la reestructuración de Tecnocom

La tecnológica mantiene sus estimaciones para el conjunto del año

Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra.
Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra.

Indra ha visto caer su beneficio neto un 35,4%, hasta los 55 millones de euros, en los nueve primeros meses del año frente al mismo periodo del año anterior, cuando obtuvo unas ganancias de 84,5 millones. En un hecho relevante remitido a la CNMV, la compañía explica que dicha caída se ha debido a elementos atípicos, y cita la sanción de la CNMC del pasado agosto (13,5 millones de euros), mayores gastos de reestructuración de Tecnocom (variación de 5 millones de euros), así como por las mayores amortizaciones (variación de 21 millones de euros) y el impacto de la optimización de las bases fiscales en Brasil en 2017. Solo en el tercer trimestre, la tecnológica obtuvo unas ganancias netas de 17,8 millones, un 62% menos que en el mismo trimestre de 2017.

Pese a este dato negativo, Indra ha anunciado que ha mejorado sus ingresos, su rentabilidad, la contratación y la cartera hasta septiembre. Igualmente, ha destacado que mantiene sus estimaciones para el conjunto del ejercicio.

Los ingresos de la multinacional española se elevaron hasta los 2.174 millones de euros en los nueve primeros meses, lo que supone un incremento del 2,7% en términos reportados en comparación con los 2.116 millones de euros del mismo periodo del año anterior y un aumento del 5,8% en moneda local. Dicho aumento se debe principalmente a la aportación de las adquisiciones  de Tecnocom y Paradigma y al fuerte crecimiento del segmento de transportes, que aumentó sus ingresos un 42% en el tercer trimestre. Los ingresos de la compañía entre julio y septiembre fueron de 711 millones, un 3,5% menos que en el mismo periodo del año anterior en términos reportados, aunque subieron un 0,9% en moneda local.

La contratación neta de la firma alcanzó los 2.466 millones de euros hasta septiembre, un 4,9% más, algo que Indra achacó al fuerte crecimiento experimentado por su división de transporte y defensa, que fue del 21%. Su resultado bruto de explotación (ebitda) mejoró un 7,4% hasta los 183 millones, lo que elevó el margen ebitda desde el 8,1% de hace un año hasta el 8,4%. Su cartera superó los 4.000 millones, tras crecer un 9%.

"Los resultados de los nueve primeros meses de 2018 siguen mostrando un buen crecimiento de la contratación, por encima del propio aumento de los ingresos, mientras que la cartera sigue creciendo y ya supera el umbral de los 4.000 millones de euros. Todo ello mejora la visibilidad de nuestro crecimiento a futuro", ha señalado el presidente de Indra, Fernando Abril-Martorell, que añade que "el desempeño de estos resultados nos permite mantener nuestros objetivos para el conjunto del año". 

El flujo de caja operativo antes de la variación de capital circulante de Indra muestra un crecimiento del 6%, hasta los 163 millones, por la mejora de la rentabilidad y pese a los mayores costes de reestructuración asociados a la integración de Tecnocom en los nueve primeros meses de 2018 frente a los nueve primeros meses de 2017.

La deuda neta se elevó hasta los 686 millones hasta septiembre, frente a los 588 millones en diciembre de 2017, debido a la generación de caja negativa en el periodo (-46 millones de euros) y a la adquisición de la compañía Advanced Control Systems (unos 40 millones de euros). Como resultado de ello, la ratio de deuda neta respecto al ebitda en los últimos doce meses se situó en 2,5 veces. Excluyendo la salida de caja por las adquisiciones realizadas en 2017 y 2018, la ratio en los últimos doce meses se habría situado en 1,4 veces.

Al cierre del tercer trimestre de 2018, la plantilla de la compañía suma 42.858 empleados, un 8% más frente al año anterior. La plantilla media al cierre de los nueve primeros meses de 2018 aumentó un 2% (incluye la plantilla media de Tecnocom de todo el periodo de 2017).

Abril-Martorel ha destacado que durante el tercer trimestre la compañía ha continuado con la ejecución de las iniciativas de transformación y cambio cultural comunicadas en su nuevo Plan Estratégico 2018-2020, al mismo tiempo que ha seguido intensificando su esfuerzo en gastos e inversión para continuar la mejora en los sistemas de información, en la transformación de sus fábricas y en la evolución de la marca. "Las nuevas organizaciones tanto en el negocio de TI como transporte y defensa, el lanzamiento de la nueva estructura de oferta y la renovación de la marca, que ha sido aplicada de forma individual en todos los mercados de la compañía, así como los planes de eficiencia y transformación, comienzan a reflejarse en nuestros resultados trimestrales", ha dicho.

Los títulos de la compañía han cerrado hoy con una caída del 0,28%, aunque desde principios de año cae un 21,88%. El precio de su acción está en 8,91 euros.

Normas