Ocho fondos para invertir en tiempos convulsos

Algunos gestores han esquivado el mal momento de los mercados financieros y arañar rendimientos positivos

Predominan los fondos flexibles y mixtos, junto con las estrategias alternativas

Ocho fondos para invertir en tiempos convulsos

Este año va a pasar a la historia como uno de los peores para los fondos de inversión. Van mal los que se dedican a la Bolsa española, los que se dedican a la Bolsa estadounidense, los que invierten renta fija a corto plazo, los que invierten en bonos europeos... De media, estos vehículos están registrando unas pérdidas del 3%, algo nunca visto. Ante este escenario desolador, ¿qué pueden hacer el inversor particular? ¿Qué fondo puede escoger para afrontar un momento de mercado tan delicado?

Algunas estrategias y gestoras han demostrado que son capaces de esquivar las pérdidas generalizadas o, al menos, minimizarlas. Varios selectores de fondos indican cuáles son las mejores alternativas para capear estos tiempos convulsos.

Entre los productos seleccionados predominan los que tienen una flexibilidad amplia. Es decir, que no tienen por qué invertir un porcentaje fijo en renta fija o en renta variable, de modo que pueden ir adaptándose a la situación del mercado. También hay algunos que utilizan estrategias de inversión alternativas, propias de hedge funds, para tratar de salir bien parados pese a las turbulencias financieras. 

1. Acatis Gané Value Event

Se trata de un fondo mixto global y flexible que utiliza dos enfoques de inversión en valor con el objetivo de capturar gran parte de la rentabilidad de los mercados de renta variable, asumiendo para ello un nivel de riesgo menor. “El equipo gestor combina criterios de inversión en valor tradicionales con un enfoque en determinados catalizadores o cambios en la estructura de la empresa que permitan reducir el riesgo de las inversiones”, explica César Ozaeta, gestor de Abante Asesores.

Normalmente invierte en compañías con una estructura financiera sólida, con flujos de caja predecibles y que están gestionadas por equipos directivos de calidad. El fondo se ha revalorizado un 4,1% en 2018. Su rendimiento anual medio en los últimos cinco ejercicios ha rozado el 6%.


Algunos fondos han logrado rentabilidades de más del 5% en lo que va de año, sorteando las turbulencias financieras

2. Franklin K2 Alternative Strategies

Los fondos de inversión alternativos buscan aplicar estrategias propias de los hedge funds para desmarcarse del mercado. Los expertos no recomiendan destinar toda la cartera a este tipo de estrategias, pero consideran que pueden ser un buen complemento para reducir la volatilidad. Este producto de la gestora norteamericana Franklin Templeton ha logrado un rendimiento del 5,28% en 2018, en plena tempestad de los mercados.

“Nos gusta porque en sus cuatro años de historia su rentabilidad y volatilidad han sido excelentes”, explica Patricia Justo, responsable de selección de fondos de A&G Banca Privada. El fondo da mandatos a gestores de hedge funds de difícil acceso para el inversor europeo, y dedica muchísimos recursos a la construcción de cartera y el análisis de riesgos. En los tres últimos años ha vivido tres períodos de turbulencia en el mercado ( finales de 2015, principios de 2016, y este año, 2018). “Sus gestores han demostrado que son capaces de evitar la mayor parte de las caídas al tiempo que aprovechan casi todos los momentos alcistas”, recuerda Justo.

3. Cartesio Y

Este fondo es, junto con la sicav Torrenova de Banca March, uno de los vehículos más emblemáticos para la inversión conservadora española, que busca ante todo la preservación del capital. “El fondo Cartesio Y es uno de nuestros predilectos”, explica Ozaeta, de Abante. “Es un fondo mixto flexible en el que los gestores modulan mucho la exposición a Bolsa. A cierre de septiembre el equipo era muy cauto, así que solo tenían un 37% invertido en renta variable, mientras que el resto lo tenían en efectivo”. Ozaeta valora especialmente que el equipo lleve 15 años con la misma estrategia exitosa. En octubre entró en pérdidas anuales (-2,6%), pero su rendimiento anual medio en los últimos 10 años ha sido del 5,7%.

La gestora cuenta con una versión algo más prudente, el Cartesio Income, indicado también por Patricia Justo, de A&G. “Suelen evitar las duraciones largas y la baja calidad crediticia en la parte de renta fija; y las altas valoraciones, las modas y el apalancamiento en la parte de renta variable”, apunta esta especialista. En estos momentos, sus gestores están preocupados por las altas valoraciones del mercado y la incertidumbre del cambio de ciclo en las políticas monetarias, lo que les hace estar especialmente cautos con una cartera muy poco expuesta a renta variable, muy selectiva en renta fija y con mucha liquidez.

La gestora Cartesio es una de las pocas firmas españolas que ha sido reconocida por la consultora Morningstar con la medalla de oro, por el cuidado proceso de inversión y la solidez de su equipo.


4. Bellevue Global Macro

Este fondo está siempre invertido en el bono americano, un activo refugio que protege de la posición en renta variable y que no suele superar el 30% de la cartera. “Se trata de un producto idóneo para inversores conservadores con horizonte temporal a largo plazo”, comenta Marta Díaz-Bajo, directora de análisis de fondos de atl Capital. Esta especialista recuerda que no es posible encontrar fondos que obtengan rentabilidades positivas en todos los momentos convulsos y que además lo hagan razonablemente bien en momentos alcistas, pero sí que hay vehículos diseñados para reaccionar mejor cuando en el mercado predominan las caídas. El Bellevue Global Macro, administrado por una pequeña gestora boutique con sede en Zúrich (Suiza), ha logrado un rendimiento medio anual del 3% en los cinco últimos ejercicios. En lo que va de año pierde un 3%.

Los especialistas recomiendan
los fondos mixtos y los fondos alternativos
con vocación
de desmarcarse de la Bolsa


5. Mutuafondo Gestión Óptima Moderado

Mutuactivos es el brazo inversor del grupo Mutua Madrileña. Todas las inversiones en activos no inmobiliarios de la aseguradora se canalizan a través de fondos de su gestora, que desde hace años están abiertos a terceros. La entidad ha demostrado su buen hacer tanto en la gestión de los fondos de Bolsa como en los de renta fija. Su fondo Gestión Óptima Moderado es otra de las elecciones de Marta Díaz-Bajo. A su juicio, se trata de un producto ideal para inversores que tengan un perfil moderado. “Este vehículo tiene un sistema cuantitativo de gestión por el que te expone a los mercados de renta variable cuando estos van cogiendo tendencia alcista y luego un control de volatilidad y máximas caídas por el cual te asegura que no sufrirás las caídas de mercado en toda su extensión porque te sacará antes”, recuerda. En los 10 últimos ejercicios ha logrado un rendimiento medio anual cercano al 2%, con un nivel de volatilidad bajo. En 2018 el fondo cede un 4,3%.

El fondo más emblemático de la gestora para los inversores conservadores es el Mutuafondos Largo Plazo. Se trata de un vehículo que invierte solamente en bonos emitidos por empresas y Gobiernos. El vehículo ha logrado un rendimiento medio anual del 3,85% durante los últimos 10 años. Ahora, con la rentabilidad de la deuda europea en mínimos históricos, presenta unas pérdidas del 0,4% en lo que va de año. Este vehículo ha demostrado en los últimos años haber logrado un rendimiento mejor que el 78% de los fondos comparables.


6. Sycomore Partners

“Es el fondo ideal para este tipo de escenarios ya que los inversores ven compensada su paciencia con buenos retornos”, explica Patricia Justo. Se trata de un fondo de renta variable, pero que podría clasificarse como mixto, ya que modula su exposición a renta variable, dejando el resto de la cartera en liquidez.

A diferencia de otros mixtos, la parte de cartera invertida en acciones no se basa en su visión macro del ciclo económico, sino en la cantidad de empresas que encuentran con altos estándares de calidad cotizando a precios bajos. Gracias a esta filosofía, es un fondo que suele llegar a este tipo de escenarios con poca inversión en renta variable (encuentra que el mercado está demasiado caro) y aprovecha las caídas para comprar a buen precio empresas que les gustan, así que suele participar bien de las recuperaciones.

“No digo que acierten con los tiempos de forma perfecta, pero de largo plazo es un proceso de inversión que funciona bien, poco correlacionado y con baja volatilidad”, apunta Justo. En lo que va de año está demostrando su capacidad de resistencia, al ceder solo un 3,7%, frente a las fuertes caídas de los fondos comparables. En los últimos 10 años ha logrado un rendimiento medio anual cercano al 4%.


7. First Eagle Amundi International

Se trata de un fondo pensado para inversores agresivos, puesto que su objetivo es batir al índice de Bolsa mundial cayendo menos en momento de bajadas. “Este fondo tiene una exposición estratégica en oro que ha funcionado bien y mantiene desde hace unos pocos años una buena parte en liquidez. Estas dos apuestas le han permitido cumplir su objetivo declarado”, explica Marta Díaz-Abajo. El vehículo tiene un pequeño inconveniente en la clase que cubre el dólar, que se ve penalizada en años en los que el dólar lo hace bien frente al euro. “Sin embargo, la clase en euros que no está cubierta es totalmente recomendable para inversores a largo plazo”.

En lo que va de 2018 los gestores del fondo han demostrado que el vehículo está cumpliendo con lo prometido, ya que está prácticamente plano pese a las fuertes caídas bursátiles. En los últimos diez años ha logrado un rendimiento medio anual del 8,24%.


8. Merian Global Equity Absolute Return

Este fondo, gestionado por el español Amadeo Alentorn y su equipo, cuenta con un patrimonio de más 1.500 millones de euros. Su planteamiento se basa en conseguir desmarcarse por completo de la tendencia de los mercados bursátiles (lo que se conoce en la jerga como market neutral).

Para operar, la mitad de la cartera se invierte en acciones y la otra mitad en posiciones cortas (apuestas por la caída de la cotización de una determinada compañía). Tienen posiciones en unas 800 empresas de todo el mundo. Para definir si apuestan por la subida o la bajada de un determinado título, se fijan en los diferentes estilos de inversión que predominan en el mercado.

Tratan de identificar si es el mejor momento para las compañías value (aquellas de buena calidad pero que están infravaloradas), si es la hora de las empresas de crecimiento (aquellas que presentan unas perspectivas sólidas de incremento de sus ingresos...). Después, realizan una ponderación dinámica de cada uno de estos estilos de inversión.
“Cuando llegan momentos muy negativos, como pasó en 2011, entonces nos enfocamos en compañías de máxima calidad, aunque sean caras, y damos menos importancia a las empresas con un perfil ‘value”, explica el propio Alentorn.

Su rentabilidad media anual ha sido del 8,2% en los últimos cinco años, lo que le ha convertido en el mejor fondo del centenar contra los que compite en su categoría. En lo que va de ejercicio ha logrado rentar un 4,4%. Su gran apuesta en los últimos 12 meses han sido las compañías de corte defensivo.

Normas