Guía para no perderse en los test de estrés de la banca europea

La cifra de entidades analizadas se ha reducido a 48

Santander, CaixaBank, BBVA y Sabadell son los únicos bancos españoles examinados

Fachada del Banco de España.
Fachada del Banco de España.

¿Qué son los test de estrés?

Se trata de un examen de solvencia al que se somete a un total de 48 entidades financieras europeas, que tienen un mínimo de 30.000 millones de euros en activos, lo que cubrirá el 70% de los activos del sector en la Unión Europea. Se han realizado tomando como referencia el balance de las entidades a cierre de 2017. Son bancos que la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) y el Banco Central Europeo consideran sistémicos, es decir, aquellos que por su importancia, tamaño o influencia tienen una especial relevancia para el mercado en el que operan.

¿Cuándo se publican?

La EBA publicará los resultados de las pruebas este viernes 2 de noviembre a partir de las 18.00 horas.

¿Qué diferencias hay con respecto las anteriores pruebas?

Se ha reducido el número de entidades revisadas. En los test de 2016 fueron 51 bancos, mientras que el examen de 2014 se realizó a 130. En esta ocasión no se analiza a ningún banco de Portugal ni Grecia y ha quedado fuera el italiano Monte dei Paschi, la única entidad que suspendió las pruebas de hace dos años, por no contar con un volumen de activos suficiente.

Alemania es el país con más bancos sometidos a estas pruebas, ocho entidades, seguido por Francia (6), Italia, Bélgica, España y Reino Unido, con cuatro cada uno.

¿Cuántos bancos españoles son examinados?

En esta ocasión solo cuatro: Santander, BBVA, Sabadell y CaixaBank. Bankia ha sido eximida por la autoridad bancaria al acabar de cerrar la integración de BMN. El banco presidido por José Ignacio Goirigolzarri solicitó ser excluido al considerar que los datos que ofrecería no representarían su situación real.

Los últimos test de estrés realizados en 2016 incluyeron además a Popular, entidad que fue absorbida por Santander un año después, que acababa de culminar la ampliación de capital por importe de 2.500 millones de euros para mejorar su solvencia y la calidad de sus activos. Aprobó el examen pero con la nota más modesta entre los bancos españoles.

¿Y el resto?

Más allá de los datos publicados por la EBA de las 48 entidades europeas consideradas sistémicas, el Banco Central Europeo en su calidad de supervisor bancario también ha realizado un examen al resto de bancos, si bien los resultados serán confidenciales. Entre los españoles estarán Abanca, Bankinter, Bancaja, Cajamar, Kutxabank, Liberbank y Unicaja.

¿Qué analizan?

El objetivo de estas pruebas de solvencia es comprobar que las entidades están correctamente capitalizadas. Tal y como sucedió en 2016 no habrá suspensos ni aprobados, ya que el Pilar 2 no puede calcularse de manera automática con esta prueba. Con todo, el mercado tiende a considerar que una ratio de capital de máxima solvencia fully loaded en el escenario base del 8% como un aprobado, mientras que en el escenario estresado si la ratio baja del 5,5% la entidad deberá presentar un plan de recapitalización (que implicará la necesidad de incrementar los recursos disponibles o deshacerse de activos de riesgo) y si baja del 8%, solo recibirá una llamada de atención.

¿En qué consiste el escenario adverso?

La EBA ha endurecido de forma notable el escenario adverso al que somete a las entidades. El test busca evaluar la respuesta de las entidades a un escenario en el que: el PIB europeo se desvíe un 8,3% hasta 2020 del escenario base contemplado por el BCE – lo que implicaría una contracción del 1,2% este año, del 2,2% en 2019 y un crecimiento del 0,7% en 2020-; que la tasa de desempleo en la UE aumente un 3,3% dentro de tres años; que la inflación acumulada en tres años alcance el 1,9%, y que la caída acumulada de los precios del mercado inmobiliario, tanto de viviendas como de locales comerciales, sea del 19,1% y 20%, respectivamente, en estos tres años.

En el caso de España, el escenario base que toma el criterio de evolución del PIB es de un crecimiento del 2,4% este año y del 2,1% para los dos próximos ejercicios, frente a una contracción del 0,3% este año, 1,5% para el próximo y un crecimiento del 1,1% en 2020, en el escenario adverso. En el caso de la tasa de desempleo, la desviación contemplada en el escenario más estresado es de un crecimiento de cuatro puntos porcentuales.

Las pruebas también tienen en cuenta un empeoramiento de las condiciones de la deuda soberana, sus diferenciales o la volatilidad en la cotización de divisas y acciones.

Las pruebas de este año, ¿son más duras que las de 2016?

Desde DBRS afirman que el escenario adverso es más severo que el aplicado en las últimas pruebas, pero que "las asunciones para los diferenciales soberanos son más suaves que los potenciales movimientos de los mercados".

En S&P Global reconocen que pese a la mayor severidad, las asunciones manejadas no son tan duras como las más conservadoras aplicadas por la Fed de EE UU en su último examen a la banca o las de las pruebas de estrés del Banco de Inglaterra.

En esta ocasión los bancos serán sometidos además a la resistencia a la normativa IFRS 9, las nuevas reglas contables de provisiones, que implican pasar desde un criterio de dotaciones por pérdida incurrida a un modelo de pérdida esperada. Según los expertos de Alvarez & Marsal,  aplicando todos los criterios con los que se estresa a las entidades, este año las pruebas son más duras para todos los países excepto para Grecia y que el peor impacto estará en las firmas de Reino Unido, Alemania, España e Italia.

Normas