Cambio de hora: llega el horario de invierno ¿será la última vez?

El último cambio de hora obligatorio tendrá lugar el 31 de marzo de 2019

Cada país decidirá si se queda en la hora de verano o de invierno

Llega el cambio de hora de octubre de 2018. En la madrugada del sábado 27 al domingo 28 cambia la hora, dejamos atrás el horario de verano y comienza el  horario de invierno. No será en ningún caso el último cambio de hora que tengan que realizar los ciudadanos. Aunque la  Comisión Europea ha propuesto acabar con estos adelantos o retrasos de hora, al menos habrá uno más, en marzo de 2019, ya que todavía en esa fecha será obligatorio regresar al horario de verano.  A partir de esa fecha, tocará a los países elegir qué horario quieren, si el de verano o el de invierno. Y tendrán que avisarlo, como muy tarde, en abril de 2019.   

Hasta ahora, la normativa que se aplicaba era la Directiva Comunitaria del Cambio de hora, que fijaba que el paso de la hora de verano a la de invierno se producía el último domingo de octubre en toda Europa. La normativa es obligatoria y el motivo que se aduce es el ahorro energético. Normalmente los relojes se adelantan una hora cuando arranca la primavera, y se retrasan una hora en otoño. 

Tras una consulta ciudadana en Europa, la Comisión ha propuesto la supresión del adelanto de hora del último domingo de marzo. El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha apoyado recientemente la eliminación del cambio de hora, aunque ha señalado que quienes deben tomar esa decisión son los países. "Los Estados, por la subsidiariedad, deben decidir ellos mismos si quieren que sus ciudadanos vivan en el horario de verano o invierno", ha dicho el líder de la CE durante un discurso. 

A las 3 son las 2

A las 3 de la madrugada del domingo se retrasa una hora el reloj y vuelve a ser las 2. Así será en la Península, porque en Canarias, a las 2 será la 1. El cambio supone que la noche del sábado al domingo tiene una hora más.

La consulta la llevó a cabo la Comisión entre julio y agosto de este año, y fue la de mayor participación en la historia de estas encuestas. Votaron  4,6 millones de personas de los 28 países de la UE y un 84% de los votantes eligieron acabar con los cambios de hora. Entre los españoles, el resultado fue aún más claro: un 93% votó por finalizar con los cambios. Solo finlandeses y polacos superaron esta tasa, al alcanzar un 95%. 

Big Ben de Londres
Big Ben de Londres Reuters

A partir de marzo de 2019, serán los países elegir los que elijan qué horario quieren (el de verano o el de invierno). La decisión está por tanto en manos de los gobiernos de los Estados miembros. La Comisión ha pedido celeridad en la toma de decisión para conseguir que el último cambio de hora en la UE ocurra en 2019. Además, desde Bruselas se pide también coordinación entre los Estados y ponerse de acuerdo "un buen funcionamiento del mercado interno".

¿Horario de invierno o de verano?

Cambio de hora: llega el horario de invierno ¿será la última vez?

Según el calendario planteado por la Comisión Europea, el último cambio de hora obligatorio tendrá lugar el 31 de marzo de 2019 y los Estados miembros que deseen volver a la hora de invierno realizarán una última modificación el 27 de octubre. A partir de esa fecha no se podrán hacer más cambios. La Eurocámara y el Consejo de la UE -la institución en la que están representados los países- deben acordar y aprobar la normativa como muy tarde en marzo de 2019.

La propuesta de la Comisión Europea señala que el plazo para que Parlamento y Consejo aprueben la propuesta es marzo de 2019.

Cambio de huso horario

En paralelo a la propuesta de de dejar cambiar  la hora dos veces al año, se ha planteado en España el debate del huso horario. Los países europeos están distribuidos en tres husos horarios: hora de Europa occidental (UTC), hora de Europa central (UTC +1) y hora de Europa oriental (UTC+2). En España la hora oficial es UTC+1, al igual que en Francia, Alemania o Italia. Según explica la Comisión, rl huso horario se determina en relación con la hora UTC (Tiempo Universal Coordinado), coincidente con la hora GMT (Greenwich Mean Time). El actual huso horario de España corresponde al de Berlín y se fijó en 1940 por la sintonía del dictador Francisco Franco con el Eje.  El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, manifestó en septiembre  que "quizá España tiene que estar en otro huso horario".


¿Por qué se cambia la hora?

Esta costumbre de atrasar el reloj en hora en invierno y adelantarlo en verano se empezó a usar de forma generalizada tras la crisis del petróleo de 1973. A partir de 1974, los países adoptaron horario de verano y de invierno para poder aprovechar mejor la luz del sol (y consumir menos electricidad). También había otros objetivos, señala la Comisión Europea, como la seguridad vial, el aumento de las oportunidades de ocio por de la prolongación de las jornadas o, simplemente, la adaptación a las prácticas de los países vecinos o de los principales socios comerciales.

Para unificar el momento de los cambios de horario en la UE, y que todos los países lo hiceran a la vez para evitar discordancias horarias entre los Estados, se aprobó una legislación común europea que tenía por objeto unificar unos horarios de verano nacionales divergentes y garantizar un cambio de hora armonizado dentro del mercado único. 

La Directiva Europea que rige el denominado 'Cambio de hora' señala que el horario de verano comienza en el último domingo del mes de marzo y que termina el último domingo de octubre. 

La directiva fija que, desde el año 2002, el período de la hora de verano comienza "en todos los Estados miembros" a la 1 de la madrugada, hora universal, del último domingo de marzo y termina en todos los Estados miembros "a la 1 de la madrugada, hora universal, del último domingo de octubre". 

¿Por qué acabar con los cambios de hora?

En un principio el cambio de hora lo establecieron los países para ahorrar energía. Según estimaciones del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), entidad del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, el potencial de ahorro en iluminación en España, por el cambio de hora, podría llegar a representar un 5% del consumo eléctrico en iluminación, equivalente a unos 300 millones de euros. De esa cantidad, 90 millones correspondería al potencial de los hogares españoles, lo que supone un ahorro de 6 euros por hogar; mientras que los otros 210 millones de euros restantes se ahorrarían en los edificios del terciario y en la industria.

Sin embargo, hay algunos estudios que el ahorro real en este momento es muy limitado. Desde IDAE recuerdan que para lograr ese potencial, "se deberá llevar a cabo un comportamiento responsable en el hogar a la hora de prescindir de la iluminación artificial cuando no es necesaria, así como la utilización de tecnologías de ahorro". por ello, los últimos informes presentan beneficios de impacto simbólico. 

Normas